La reina Isabel II y su historia de amor por los animales 

¿Sabía que todas las ballenas, delfines y esturiones cercanos a la costa británica le pertenecían? Diners le cuenta un poco más sobre su amor por los animales.
 
La reina Isabel II y su historia de amor por los animales 
Foto: Archivo de Nueva Zelanda
POR: 
Revista Diners

La reina Isabel II creció rodeada de perros, quizás por eso es que a lo largo de su vida llegó a tener más de 30. 

A los 18 años recibió como regalo de cumpleaños una perra de raza corgi llamada Susan y, desde ese momento, todos los palacios en los que se encontraba la reina también recibían a alguna de sus mascotas. 

Susan se convirtió en la madre de varios de los corgis y dorgis -un cruce entre este último y dachshund- que la reina tuvo y así, a lo largo de los años, más de 30 perros caminaron por el palacio de Buckingham.

Entre los nombres de las mascotas más reconocidas por el pueblo y queridas por la monarca están Muick, nombrado como uno de los lagos que había en Baltimore, lugar donde falleció la reina; Monty, Willow, Whisper, Candy, Vulcan, entre otros. 

De hecho, que la reina siempre se encontrara rodeada por corgis se convirtió en algo de conocimiento público, tanto así que en su breve aparición en el sketch junto con Daniel Craig, quien interpreta a James Bond, durante los Juegos Olímpicos del 2012, dos de sus preciados perros comparten pantalla con ellos en el video. 

Otros animales amados por la Reina

Sin embargo, el amor de la Reina por los animales iba mucho más allá de solo los perros. 

La monarca tuvo vacas, caballos purasangre y varios animales exóticos que le regalaron líderes de diferentes países.

Incluso, también es dueña de todas las ballenas, delfines y esturiones que se encontraran a cierta distancia de la costa de Reino Unido. 

Su relación con los caballos también empezó a corta edad, cuando a los cuatro años recibió como regalo de cumpleaños un pony al que llamó Peggy.

A partir de ahí, Isabel II encontró en estos animales una distracción de sus deberes con la corona. 

A veces, mientras caminaba por los cientos de desfiles que tomaron lugar en el palacio de Buckingham, Isabel II saludaba a todas las mascotas que las personas le acercaban y muchas veces se le vio acariciando los caballos que acompañan a los soldados del palacio. 

Así que, algo que queda claro de la vida de la reina Isabel II es que fue reconocida por el amor a los animales y que hasta el momento de su muerte estuvo acompañada por al menos una de sus mascotas. 

(Le puede interesar: The Crown: Ponga a prueba sus conocimientos de la serie con este quiz).

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
septiembre
9 / 2022