La inspiración rosa de Mary Kay

Mary Kay Colombia acaba de entregar un auto rosa a la primera directora nacional de ventas independientes. Historia de un sueño.

Cinco años después de que abriera su empresa de cosméticos en Dallas, Texas, Mary Kay Ash decidió ir a un concesionario de Cadillac. Soplaban los vientos de cambio de 1968 y ella, con su espíritu emprendedor y determinante, le dijo al dueño que quería que su carro fuera color rosa, exactamente igual al de su paleta de maquillaje. El señor le explicó lo que le costaría volver a pintarlo en caso de que no le gustara el resultado, pero Ash no lo dudó ni por un instante.

El Cadillac rosa se convirtió en una sensación absoluta en las calles de Dallas. Un año después se estableció el programa oficial para entregar cadillacs coupe Deville a las cinco directoras de ventas independientes líderes de la época, como recompensa a su éxito y compromiso con la compañía.

Hoy, el programa del auto rosa, próximo a cumplir medio siglo de vida, es un ícono de la marca. Tan solo en Estados Unidos más de 163.000 de estas directoras han obtenido la calificación para manejar uno de estos autos. En el resto del mundo existen más de setenta modelos de carros diferentes, dependiendo de la demanda y la preferencia de cada mercado.

TROFEO SOBRE RUEDAS

Hace tres años la marca Mary Kay llegó a Colombia. Según su gerente de ventas, Nancy Ramírez, cuentan con una fuerza de ventas de 20.000 consultoras a nivel nacional, que comparten cualidades en común, como ser mujeres empoderadas, seguras de sí mismas y exitosas.

El pasado 16 de agosto, como parte del programa Trofeo sobre ruedas, la marca de cosméticos entregó su primer auto rosa en el país en una ceremonia que se llevó a cabo en el centro de convenciones Ágora de Bogotá.

La cucuteña Gelixa Jácome recibió una camioneta Mazda CX-9 y se convirtió en la primera directora nacional de ventas independientes en obtener este reconocimiento. Ramírez asegura que al finalizar el año esperan entregar dos autos más a estas mujeres líderes, que, sin duda, siguen el legado y la filosofía de la emprendedora Mary Kay Ash, quien al fallecer en 2001 dejó una compañía con utilidades millonarias, presente en más de cuarenta países.

Artículos Relacionados

  • Así sonaría Johann Sebastian Bach en 2018
  • ¿Qué escucha Burning Caravan?
  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana

Send this to a friend