Regresa un clásico de la vanguardia mexicana, Plastilina Mosh

La agrupación lanza música tras una década de silencio y visita Colombia para Festelar.

El nuevo álbum de la agrupación mexicana Plastilina Mosh traerá una particular colaboración. No será la del vocalista de Babasónicos Adrián Dargelos, ni la dulce voz de Ximena Sariñana, como en anteriores ocasiones. Su único invitado a cantar en el sucesor de ‘All u need is Mosh’ (2008) es Al Jourgensen de Ministry, una banda de rock industrial de los años noventa, caracterizada por ser ruidosa y experimental.

Esta participación no representa un vuelco en el sonido de la agrupación mexicana hacia los ruidos industriales, aunque sus seguidores saben que con Jonás Gonzalez (Jonaz) y Alejandro Rosso, los integrantes de Plastilina, cualquier cosa es posible. Es simplemente uno de los ingredientes humorísticos de la nueva producción, que seguramente se titulará ‘Kimchi’, -como la comida fermentada coreana-. “La canción es como una sátira a la moda de que todo ahora son colaboraciones, obviamente para hacer canciones más comerciales, y nosotros lo hicimos para hacer una canción más anticomercial”, explica Jonás.

Estos dos mexicanos, originarios de Monterrey, desde sus inicios quisieron innovar en términos sonoros, sin salirse de los límites de la radio comercial. Su apuesta fue con la canción Mr. P-Mosh (1998), que ofrecía una estructura nada fácil de digerir para los oídos acostumbrados a los géneros del momento como el grunge o el numetal, composición acompañada de un video protagonizado por la popular Lyn May, vedette y actriz mexicana de películas de comedia erótica; una mezcla de elementos audiovisuales novedosos e, incluso, transgresores para ese momento de la música en América Latina.

Mr. P-Mosh fue un éxito y el dúo estrenó un mercado por el cual ningún latinoamericano había transitado aún. El video fue rotado no solamente en MTV Latino sino en el canal estadounidense, un hito para una época en la que los artistas jóvenes de América Latina eran invisibles en el hemisferio norte. El tema les abrió paso para presentarse en Estados Unidos y Canadá, y en diversos países de Europa y Asia, además de otros del sur del continente como Argentina, Chile y Colombia.

Después de ‘Aquamosh’ (1998), el álbum donde aparecía esta canción, Jonás y Alejandro grabaron otros cuatro álbumes de estudio y pararon su producción artística por una década. “En lo particular me sirvió mucho este rato de descanso porque me alentó a producir más, a hacer arreglos más complejos y a colaborar con otros músicos. A meterme en la música regional de mi país y en la música latinoamericana”, cuenta el vocalista.

Jonás creó el proyecto ‘A band of bitches’ en el cual él y sus compañeros usaban máscaras, mientras tocaban canciones hechas para la fiesta; grupo que luego se convirtió en ‘Jonaz’ por la necesidad del músico de una independencia creativa total. “Me harté de las máscaras, los personajes, el debate, la planeación… todo era mucho pedo, no más tengo ganas de hacer rolas y pasarla chido”, dijo el año pasado, a la vez que ya se reunía con su colega de P. Mosh, Alejandro Rosso, dedicado en ese entonces a la producción musical de otros artistas como Ximena Sariñana y Chetes.

En los últimos cinco años, el grupo apareció algunas veces en festivales, sin ningún tema nuevo, en una especie de prueba para ver cómo sonaban juntos de nuevo, porque ambos eran conscientes de que el paso del tiempo hace a las personas cambiar y tal vez la química no sería la misma de antes.

Por fortuna, los dos músicos se sintieron cómodos y empezaron a trabajar en sus nuevas canciones. El año pasado se presentaron con ‘MJLM’, un nombre hecho con las iniciales de dos ídolos del pop mundial y del mexicano, Michael Jackson y Luis Miguel. “Es uno de los temas de Rosso. Lo recuerdo metido en el estudio con esta idea obsesiva de hacer una canción con estos dos nombres. Un rompecabezas. Como si estuviera descifrando una fórmula. Tenía clara la idea visual y también dirigió el video”, comenta Jonás.

A ‘MJLM’ le siguió ‘Jajaja’, una canción de la línea de la clásica ‘Pervert pop song’ del álbum ‘All u need is mosh’, el último lanzado por la banda, cuyo video es protagonizado por unas marionetas de ellos mismos. “El disco tiene el sentido del humor que tenemos muy arraigado, burlón, pero musicalmente se dispara para muchos otros lados que es lo interesante, lo ‘padre’”, dice el vocalista, quien sabe que seguramente esa forma de hacer música es la que hace de Plastilina Mosh un clásico mexicano, con temas que son banda sonora permanente en los bares, las fiestas y en el imaginario colectivo de las últimas generaciones de su país.

Plastilina Mosh presentará sus nuevas canciones en Colombia el próximo 19 de mayo en Festelar, un festival en el que los bogotanos podrán ver a otro clásico de la música alternativa latinoamericana como lo es Aterciopelados, además de grupos de vanguardia como Systema Solar, Mitú y Salsa n’ groove.

Artículos Relacionados

  • Así sonaría Johann Sebastian Bach en 2018
  • ¿Qué escucha Burning Caravan?
  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana

Send this to a friend