Hacer canciones pop, el verdadero reto para Zoé

Los mexicanos lanzan Aztlán, su sexto álbum de estudio, luego de su visita a Colombia en el Festival Estéreo Picnic, donde tocaron cuatro nuevos temas.

Hace cinco años Zoé no lanzaba un álbum de estudio. El último fue Prográmaton en 2013 y, desde allí, solamente había publicado la banda sonora de su documental ‘Zoé: Panoramas’, el año pasado.

La tarde del miércoles, la banda mexicana apareció en la Glorieta de Insurgentes en Ciudad de México e interpretó varias de sus nuevas composiciones, a la vez que liberó los doce temas de Aztlán, su sexto disco, en plataformas musicales digitales.

A través de sus redes sociales, la agrupación había anunciado que pronto habría una sorpresa y, a medida que se acercaba el momento, daba pistas de las coordenadas del evento. La convocatoria se hizo tan solo una hora antes con la ayuda de varios medios de comunicación locales. Cinco mil personas atendieron el llamado y rápidamente llenaron este sitio al aire libre, ubicado en un punto estratégico de la capital mexicana, cerca a lugares emblemáticos como el centro histórico, el Castillo de Chapultepec y la colonia Roma. También, en segundos, más de tres mil usuarios de redes sociales se conectaron a las cuentas oficiales del grupo para ver la transmisión en directo de este concierto. https://www.facebook.com/Zoeoficial/videos/10151101280119978/

Luego de veinte años de carrera, Zoé ha construido una base sólida de seguidores, que mantienen a la agrupación de rock como una de las más importantes de las últimas décadas en México y América Latina, una posición que les permite a sus integrantes conservar su independencia creativa y tomarse su tiempo para cada disco.

Aztlán es un disco bajo el control total de la banda, no solamente por el componente artístico, sino porque fue grabado en Panoram, el hogar actual de todos los proyectos de los integrantes de la banda y un centro de composición, producción musical y diseño de sonido para canciones, películas y campañas publicitarias. “Si bien habíamos abierto el estudio, no habíamos tenido la oportunidad de grabar algo de Zoé allí”, cuenta Sergio Acosta, bajista del grupo, quien piensa que esto le dio un toque especial al álbum.

Sin embargo, tener los recursos para darle rienda suelta a la imaginación no lleva a los integrantes del grupo a sumergirse en universos sonoros experimentales lejanos a los oídos de sus seguidores. Es claro que ellos sienten una responsabilidad de darles a los fanáticos lo que buscan. Angel Mosqueda (bajista) acepta que hacer un repertorio de concierto que les de gusto a todos en el público es un reto. De Zoé se identifican fácilmente dos grupos de amantes, los de antes y los de después del unplugged de MTV ‘Música de fondo’ (2011), tan diferentes entre sí como lo son éste álbum y los demás de estudio.

Hace siete años, lograr aquella pieza implicó que los músicos prácticamente empezaran de ceros en la composición para lograr transformar algunas de sus canciones clásicas, densas y oscuras, en versiones acústicas digeribles para todos los públicos. Justamente, la oscuridad fue la constante de la banda antes del desconectado y es algo inherente a la producción artística de sus integrantes.

En el caso de Ángel, lo oscuro proviene de la música de los años noventa y siente que le sale muy natural, razón por la cual anda vigilante en las sesiones de composición y grabación de Zoé. “ ¡A ver! ¡cachetadas a todos! Vamos a adecuarnos un poquito, a de repente hacer estas canciones más pop”, comenta que les recuerda a sus compañeros cuando toman ciertos caminos musicales y explica cómo entre esa naturaleza, esas influencias y esa necesidad de hacer música un poco más fácil de escuchar, se da esa combinación sonora característica de la banda, con lo denso ahí inmerso. “A eso, súmale lo que cada uno ha escuchado en sus casas, como Chucho (tecladista) y su locura pink floydiana”, añade.

“Si hablamos de eso, este disco me encanta porque siento que tiene la más oscura que hemos hecho en nuestra historia. ‘Renacer’ es la más dark, pero es muy bonita”, dice Rodrigo Guardiola, baterista, para quien otro de los secretos del éxito de las canciones de la agrupación es la habilidad de León Larregui (cantante) de muchas veces camuflar reflexiones existencialistas complejas en letras sencillas, que incluso pasan por románticas.

“Todo es una cuestión de ritmo. Cómo usas la primera nota, cómo vas logrando que ese ritmo persista en todos sus momentos y llegue al final. Cómo se va instrumentando y la música va pasando del verso al coro. Todo eso cuesta trabajo y para mí ese es el chiste de la temática, del disco y de cómo hacer este arte”, afirma Angel.

A toda esta tensión entre la densidad y el pop se suma la tarea de sonar siempre a ellos, aunque es la más fácil, según dice Rodrigo, porque se resume en el uso de sintetizadores análogos, esos responsables de los sonidos de moda, que evocan los años 80, como los del cabezote de la serie de Netflix ‘Stranger Things’. “Ahora hay muchas películas y bandas con el sonido de sintetizadores análogos, pero son la cosa más característica del sonido de Zoé desde el inicio”, explica el baterista del grupo.

Por eso, lo primero que hicieron cuando empezaron a trabajar en Aztlán fue la lista de compras de sintetizadores. “Separen dinero de los presupuestos del disco y lo primero que hay que hacer es comprar ‘sintes’. Es lo que más compramos. Nos ancla a sonar siempre como Zoé, pero cada vez con más colores”, concluye Guardiola.

Panoramas

A pesar de que Aztlán tardó cinco años en llegar, eso no significa que la banda hubiera estado en silencio. Su producción musical se centró en la banda sonora del documental ‘Zoé: Panoramas’, una pieza dirigida por el baterista Rodrigo Guardiola, en compañía de Gabriel Cruz Rivas, encargado de las visuales de la agrupación desde 2006.

‘Panoramas’ muestra la intimidad de la agrupación contada por sus propios integrantes, sin cabezas parlantes y es el resultado de seis años de grabaciones y múltiples ediciones. Allí, entre viajes llenos de anécdotas, entrevistas, conflictos y momentos de creación, se percibe a veces el ambiente denso del cual hablan sus integrantes y también la solidez de sus relaciones personales, esa que los mantiene hoy en día juntos, como una de las más reconocidas bandas de rock de habla hispana.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend