5 predicciones que explican por qué nos distraemos con facilidad a la hora de leer

Hace 25 años el escritor estadounidense Sven Birkerts predijo en su libro Las elegías de Gutenberg, que la tecnología arruinaría la concentración de las personas a la hora de leer.

En 1991 Sven Birkerts se levantó de su cama y prendió la radio para escuchar las principales noticias de Michigan (Estados Unidos) y el mundo. Lo primero que sonó fue el anuncio de que el científico Tim Berners-Lee había logrado publicar la primera página web de la historia. En ella estaba almacenada toda la información sobre el proyecto WWW (World Wide Web) y su influencia en el mundo entero, como luego confirmó Birkerts en el periódico local.

Esta información dejó abrumado al ensayista literario de 40 años, quien pensó de inmediato en el futuro de la lectura y cómo esta se iba a transformar, inevitablemente. Así que puso su empeño en imaginar cómo sería ese futuro, y plasmó sus ideas en el libro Las elegías de Gutenberg: el destino de la lectura en la era electrónica, publicado en 1994. Allí aseguró que la lectura disminuiría en cantidad y calidad debido a los incontenibles avances del internet y otras tecnologías.

Sus amigos de los seminarios de escritura de Bennington College, la Universidad de Harvard, el colegio Emerson y el Amherst, le dijeron que su libro era bastante extremista con el tema y que veían improbable que sucediera lo que relataba. Sin embargo, si usted es de los que se ha puesto a leer un libro y a la vez revisa el celular, piensa en las vueltas que debe hacer o simplemente no lo disfruta, déjenos decirle que Birkerts predijo su distracción hace 25 años.

A continuación vea las principales predicciones de Birkerts en su libro:

Un libro solo se va a leer una vez, nada más

Al comienzo de este libro, Birkerts resume la definición de una buena lectura, bajo las palabras del historiador Rolf Engelsing, como leer intensivamente, “una práctica bastante común en la mayoría de lectores de antes del siglo XIX, quienes debían leer lo mismo una y otra vez porque los libros eran escasos”.

Esta lectura repetitiva hacía que los lectores encontraran nuevos significados e incluso se le consideraba como una práctica profunda, casi religiosa, en la que leían a tal punto que hallaban la satisfacción intelectual en un solo libro. Hoy gracias a la disponibilidad de libros, físicos y digitales, es poco probable repetir un libro.

Habrá tantas distracciones que no será posible una lectura profunda

Birkerts aseguró en su libro que la distracción le ganarían la batalla a una buena lectura. “La velocidad creciente y la conectividad implacable transformará las narrativas, tanto ficticias como reales, para que el lector termine rápido un libro, pero sin descubrir su esencia”.

Las computadoras le resumirán la historia

Cuando una película se estrena, al siguiente día podrá encontrar en internet toda clase de spoilers y noticias. Lo mismo pasa con los libros, que como acertó Birkerts, los encontrará en su versión resumida, arruinando su experiencia de pensar y resolver la trama que el autor le plantea.

“En el futuro las computadoras le entregarán un destilado de los libros, sus anécdotas, chistes y titulares, lo que arruinará su conexión y la emoción de adentrarse en una historia de la que solo sabe su título y su autor”.

Le faltará satisfacción al leer

“Con un libro tenemos la posibilidad de sumergirnos y estar inmersos en cuerpo y alma. Es un portal donde podemos detener el tiempo con nuestras propias manos y quedarnos suspendidos en ese estado de satisfacción que nos regala el autor. Sin embargo, el internet acabará con esa sensación pues le obligará a correr detrás de una nueva lectura, sin dejar el espacio suficiente para disfrutar lo que acaba de aprender”.

Birkerts creía que el internet disminuye nuestra capacidad de atención debido a la velocidad creciente, pues las personas están más enfocadas en acabar el libro para empezar otro, que en darle sentido a las narrativas presentadas.

No habrá tiempo de calidad para la lectura

“La velocidad del internet llevará a la personas a acortar su tiempo de lectura”, aseguró Birkerts, quien se imaginó un mundo donde las personas eliminarían por completo su espacio de lectura matutina para distribuirlo en los minutos libres de la semana. “El libro es maravilloso. No te abandona ni cuando te quedas dormido, pues cuando abres tus ojos lo ves ahí en tu regazo. En cambio, nosotros le daremos nuestro tiempo de sobra. Ese que tienes cuando vas de camino a tu trabajo, el de antes de la siesta y el que tienes cuando sales a comprar leche, porque su devoción se enfocará en lo que ofrece internet”.

¿Se siente identificado con las predicciones de Birkerts? Escríbanos en el recuadro de comentarios

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend