SUSCRIBIRME
INICIO//Ocio//Libros//"Volver a verte", un poema de Eduardo Carranza

"Volver a verte", un poema de Eduardo Carranza

El poeta colombiano publicó en 1980 este poema en exclusiva para Diners. Perfecto para recitar al amor de su vida.

Foto: Unslash/ C.C. BY 0.0

El poeta colombiano publicó en 1980 este poema en exclusiva para Diners. Perfecto para recitar al amor de su vida.

A pie anduviera la llanura
con el sol en la frente ardiendo
como esperanza o maldición.
Subiría montañas, jadeante,
asistido por alguna flor
y partiendo el viento en dos alas.
Y ríos cortaría con mi pecho
y potros domaria con las rodillas
o mirándolos a los ojos
y acariciándoles la crin
como cuando tenía veinte años.

Ramos traería de fuego y lluvia,
ramos de viento y no-me-olvides
para ponerlos en tu sueño.
Durmiera bajo las estrellas,
orilla de quebrada o bosque
en lecho de hojas bienolientes
y una piedra por cabezal
para sorprender al turpial
cuando sale de un pico el alba
como una gota de rocío:
-¡su canto azul, su canto rojo!-

Tiritando anduviera el páramo
tocando musgo y fraylejón,
también el valle enardecido
del cámbulo y el azahar
del palmar y el árbol del pan
pisando abrojos como en Apauta,
descalzo con hambre y con sed…

Vea tambien: ¿Caminar o dormir? ¿Qué es mejor para después de almorzar?

Iría hasta el final del mundo
por Occidente, por Oriente,
sin ángel, caballo o navío,
como la luz dando la vuelta
para volver al mismo sitio:

¡La casa en que nos hemos amado!
Y buscaría y buscaría
por aire y mar y continente,
por tierra y cielo y más allá
la huidiza Flor de Lilolá
para prenderla en tu pelo negro
o en tu pecho: tú lo dirás:
Y ¡todo por volver a verte!
y, Amor, tenerte entre mis brazos
en una tarde de Febrero
bajo el ala del huracán
entre gemidos y relámpagos:
¡Los negros ojos medio extraviados,
los puros labios entreabiertos
y el delirante incendio mortal
y el doble beso en la doble rosa
y el fuego húmedo por tu oído
y la manzana y el puñal
y los cabellos insondables
y el abismo de la piel dorada…!

A veces creo que alguien me oye
en un país de cuyo nombre
ahora no quiero acordarme
y, otras que estoy hablando solo
o que solo soy un silencio
que nadie oye
¡Y siento el Cielo y el Infierno
pesando sobre mi corazón!
¡Y otra vez estoy solo, solo
como un hombre!
Y se ha detenido el reloj.

Vea tambien: “Todo lo que se ve en Frontera Verde, incluso lo más fantástico, está basado en la vida real”, Ciro Guerra


Firma del poeta Eduardo Carranza.


 

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
01 / 2019

Send this to a friend