Así se vivió el Estéreo Picnic 2019

Del 5 al 7 de abril, miles de aficionados a la música se reunieron en cerca a Bogotá para celebrar diez años de uno de los festivales musicales más importantes de Colombia.

Fueron tres días para disfrutar de algunos de los mejores artistas de la actualidad y algunos clásicos que se niegan a perder vigencia. Tres días en los que el campo de golf Briceño 18 se convirtió en el lugar de encuentro para miles de personas.

Precisamente el cambio del lugar fue una de las novedades de este año. El campo de golf, un lugar de unos 200.000 metros cuadrados, se convirtió en el lugar perfecto para que las bandas y los fanáticos se encontraran allí. Aunque era un poco alejado de la ciudad, el tráfico y la logística para los parqueaderos mejoró bastante. Así como la llegada al lugar, que aunque no fue perfecta, no fue tan traumática como en años anteriores. Punto para los organizadores.

Fuera de eso, lo que realmente importó era la calidad de las presentaciones, y este año no faltó. Entre las sorpresas fue bastante grato ver un grupo de bandas emergentes nacionales que se apropiaron de los escenarios y no se amilanaron frente a un público de miles de personas.

Bandas y solistas como Quemarlo todo por error, Margarita siempre viva, Montaña, Mabiland, Rap Bang Club, Las Yumbeñas, Ha$lopablito, The Kitsch y Nicolás y los fumadores se subieron al escenario y se apropiaron de él. Esto habla muy bien del futuro de la música alternativa en Colombia y de los músicos que a punta de autogestión y trabajo duro se abren espacio en un mundo que no es sencillo.

Si bien las nuevas propuestas nacionales sorprendieron, los artistas colombianos con mayor reconocimiento también dejaron claro por qué son tan importantes. En esta clasificación entran Alcolirykoz, Bajo Tierra y Mitú que con sus shows demostraron que son propuestas contundentes y que pueden hacer parte del cartel de cualquier festival del mundo.

Capítulo aparte merece Grupo Niche. Para los que lo vieron en vivo fue difícil separar la razón del corazón, pues con un show cargado de nostalgia, recuerdos y mucho sabor, la agrupación caleña puso a bailar a miles de personas con un éxito tras otro. No pararon y el pasto del escenario Tigo, el más grande del festival, se volvió una pista de baile. Esto solo deja claro que este es un festival para los que les gusta la música, no importa el género, lo que importa es ir a disfrutar del momento.

Los invitados internacionales tampoco desentonaron. Desde Kendrick Lamar con un show poderoso, Sam Smith con su voz inconfundible, Underworld con el inmenso homenaje a la música de los noventas, Arctic Monkeys cerrando con altura, Foals demostrando que con rock se puede pasar del pogo al baile en milésimas de segundo y FIDLAR que con su sonido crudo demostró que el punk no está muerto.

Por fuera quedan muchas cosas: la buena selección de música electrónica, los espacios para descansar, la amplia oferta gastronómica, las activaciones de varias marcas y otro montón de bandas y artistas. Fue una buena celebración para sus diez años y aunque queda espacio para seguir mejorando en muchos aspectos logísticos, Estéreo Picnic es una experiencia que vale la pena vivir.

Artículos Relacionados

  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia
  • Conozca a Turcios, uno de los mejores caricaturistas del mundo
  • 14 autorretratos para romper estereotipos

Send this to a friend