Bob Marley y la fiebre del reggae viven para siempre

Diners recuerda al cantante jamaiquino, a 74 años de su nacimiento, con una historia poco conocida de sus principios en el reggae.

Bob Marley, nacido en el pueblito St. Ann en fecha imprecisa de 1945, fue hijo de un oficial del ejército británico que solo vio al pequeño dos veces en su vida. Su madre, una mujer negra que cantaba en la playa con las olas, le entonaba canciones de cuna mientras acariciaba las sortijas de su cabello lunar.

De chico, Bob sintonizaba las emisoras de Nueva Orleans y escuchaba a Brook Benton, Chuck Berry, Fats Domino, Elvis Presley y al pianista de jazz Nat King Cole. Pero quedó impresionado por los cantantes jamaicanos Desmond Dekker y Jimmy Cliff, que influyeron decisivamente en él. El maestro Joe Higgs completó su formación, ayudándole incluso a arreglar canciones y a producir sus primeros discos.

Fue después de escuchar a Ray Charles, y sobre todo a Los Drifters, que decidió conformar un grupo vocal más grande que el que tenía, integrado por dos coristas de ébano, Beverly y Cherry acompañadas por el guitarrista Peter Tosh y los percusionistas Bubby Livinston y Junior Braithwaite.

Ahora incluyó, además, a los hermanos Barrett, Carly en la batería y Aston en el bajo. Esto le dio una fuerza mágica. La fusión del ska con los “realets” o coro femenino -herencia del soul-, una guitarra de rock y el ritmo de calipso de Trinidad, resultó la amalgama perfecta que Bob Marley impuso como patrón para hacer buen reggae. Para los rastafari, en cambio, el reggae es la mezcla del dios Jah, el ghetto, el sufrimiento, la “hierba”, el destino común, la verdad y el ritmo.

Los Wailing Wailers (“Los Chicos Duros del Quejido”) se convirtieron entonces en el mejor grupo local de Jamaica, sin subestimar a buenos competidores como los Toots & Maytals. A partir de aquella fusión, la fama de Bob Marley creció inmensamente a pesar de las diversas prisiones temporales que sufrió, por adicción y posesión de droga. Por el año 1975, el semanario musical británico Melody Maker -de mayor venta en el mundo-, le dedicó la portada y un reportaje donde lo presentaba como superestrella.

Marley con los Wailers grabó más de doce volúmenes de larga duración, entre los cuales se destacan “Rasta Revolution” (1974), “Natty Dread” (1975), “Exodus” (1977) y “Uprising” (1980), considerados clásicos dentro de la música reggae y pop en general.

Marley nunca desligó su música de la política de su país y de su raza. Temas como “Yo disparé al Sheriff”, “África Unida”, “Natty Dread” y “Comerciantes de esclavos” revelan su pensamiento rastafariano y contestatario en contra de la política racista de los blancos gobernantes. Marley decía: “Nunca dejes que un político te haga un favor. Lo que ellos quieren es tenerte controlado”.

Su adhesión a la causa independentista de la nueva nación africana de Zimbabwe, fue muy notable cuando apareció en un concierto en vivo para celebrar el nacimiento de esa nueva república. Los numerosos festivales, viajes y conciertos en Londres, Oslo, Bruselas, Boston, Estocolmo, París, Nueva York y otras ciudades del mundo, fueron minando sus fuerzas.

Un cáncer incurable afectó definitivamente su salud. Después de un concierto en el Madison Square Garden de Nueva York, Bob sufrió un fulminante colapso y urgentemente fue internado en un hospital.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Caption this: ______ Photo by Kim Gottlieb-Walker from her book “Bob Marley & The Golden Age of Reggae.”

Una publicación compartida por Bob Marley (@bobmarley) el

Dos meses más tarde, el 11 de mayo de 1981, ese cafre con luz de estrella polar que había nacido en un lupanar de Jamaica, moría dejando un ritmo vivo, excitante y sensual. En el funeral de Bob, la música de un piano, un saxo y un coro de corazones femeninos desnudaban el alma de cuanto negro había venido a despedirle, a darle las gracias por haberles ayudado a padecer la vida con ritmo.

A continuación escuche las canciones que Diners eligió para rendir homenaje al rey del reggae:


Disfrute de este primer vistazo a la nueva versión de Stephen Marley y la remezcla del clásico álbum de ‘Kaya’.



Los Wailers realizan una actuación en vivo en el estudio para el Top Gear Radio Show de Londres antes de actuar en vivo para el Old Grey Whistle Test de la BBC. Interpretan “Stir It Up” y “Concrete Jungle” durante este set.



Bob Marley y The Wailers tocan “Running Away” (KAYA) en vivo en el Harvard Stadium en Boston, durante el Festival de Unidad de Amandla el 21 de julio de 1979.



Bob Marley y el guitarrista de los Wailers, Earl ‘Wya’ Lindo, presentan una interpretación acústica de “Redemption Song” en vivo en Jamaica TV en 1980.



¡Vea a Bob Marley & The Wailers tocando la canción “Zimbabwe” (‘Survival’) en vivo en el Festival de Unidad de Amandla en el Harvard Stadium de Boston el 21 de julio de 1979!


¿Cuál es su canción favorita de Bob Marley? Escríbanos en el recuadro de comentarios

Artículos Relacionados

  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia
  • Conozca a Turcios, uno de los mejores caricaturistas del mundo
  • 14 autorretratos para romper estereotipos

Send this to a friend