SUSCRIBIRME
INICIO//Ocio//Hobbies//Conozca al colombiano que quedó en podio de la Media Maratón de Miami

Conozca al colombiano que quedó en podio de la Media Maratón de Miami

Nicolás Santos obtuvo el segundo lugar sobre más de 20 mil corredores. Conozca su historia aquí.

Foto: Cortesía: Fitbit

Nicolás Santos obtuvo el segundo lugar sobre más de 20 mil corredores. Conozca su historia aquí.

Antes de la creación de la Media Maratón de Miami, en 2003, la carrera nació en los años 70 con apenas 1000 participantes, quienes corrieron desde el Tropical Park hasta los barrios del suroeste de Miami, bajo el nombre de la maratón Orange Bowl.

Ahora, la carrera se convirtió en una de las más representativas de todo Estados Unidos, junto con la maratón de Chicago y Nueva York, en donde fanáticos y deportistas de todo el mundo se reúnen para poner a prueba su estado físico, resistencia y velocidad bajo el sol inclemente de ‘la ciudad mágica’.

En 2019, un colombiano sorprendió a los 21367 participantes de Estados Unidos, Europa, África y Asia con un tiempo de 1 hora, 14 minutos y 36 segundos, que le valió el segundo puesto, solo debajo del puertorriqueño Cristian Melendez con 1 hora, 12 minutos y 12 segundos.

Vea también: Las cinco maratones más locas del mundo

Así es cómo Nicolás Santos se convirtió en un corredor de maratones por pasión:

Por un tema de simple vanidad, Nicolás Santos, el hijo de Hernando Santos Calderón, comenzó a correr en 2002. Sin mayores pretensiones, empezó en la máquina de un gimnasio, todas las mañanas, hasta que le dijeron que lo hacía muy bien. Dos años más tarde corrió su primera media maratón, la de Bogotá, y se sintió muy cómodo.

Vea tambien: Hoy comienza el Salón del Queso en Bogotá

En 2006 un amigo cercano lo convenció de ir a la maratón de Nueva York porque su esposa no podía viajar y ya tenía el hotel y el plan armado. Santos accedió, comenzó a emocionarse, aunque no llevó el equipo necesario y, al final, les ganó a todas las personas con las que había viajado.

Vea también: Running, una adicción positiva

Desde entonces, se enfoca en correr maratones y aunque dirige una compañía que asesora patrimonios familiares, buena parte de su día se lo dedica, con cuerpo y alma a su pasión.
Y no es una frase de cajón. Él mismo lo reconoce. “No soy como otras personas que entrenan más cuando se acerca una competencia. Siempre entreno igual”. Todos los días, sin excepción, se levanta a las cinco de la mañana y corre, en promedio, una hora y media –en la semana hace cerca de 160 kilómetros–.

No trasnocha, no toma alcohol, no come fritos, a la hora del almuerzo realiza estiramientos y en vacaciones hace todo lo que sea necesario para seguir corriendo. Aún recuerda cuando fue con su esposa a un hotel que quedaba sobre el agua en Bocas del Toro, en Panamá, y le pidió al señor que transportaba en lancha a los empleados que lo llevara todas las mañanas hasta el pueblo para poder correr sin problema.


Nicolás Santos corre cerca de 160 kilómetros a la semana. Foto: Archivo Diners.


Santos afirma que cuando hizo un cambio en su alimentación y comenzó a tomar suplementos, gracias a su entrenador Santiago Rodríguez, el brinco en su rendimiento fue “violento”.
En la maratón de Nueva York, en 2015, ocupó la posición treinta y cinco entre 50229 personas, con un tiempo de 2 horas, 32 minutos y 38 segundos. Fue el mejor colombiano y el segundo mejor latinoamericano. Y sus tiempos han mejorado desde entonces, en las competencias que ha corrido posteriormente, como la de Boston, Chicago y Londres.

Vea tambien: ¿Los recuerda? Estos fueron los campeones de la Copa América 2001

“Es un tema de disciplina. Yo no necesito suerte, eso es para los mediocres o para los que juegan lotería. Yo, en cada día de entrenamiento, me gano mi suerte”, dice enfático. Su próximo gran reto lo espera en Berlín, donde quiere estar por debajo de las dos horas y treinta minutos.

Asegura, sin dudarlo, que la carrera más difícil que ha corrido en su vida fue una de montaña, en Colorado, que comenzaba a 3.600 metros de altura y finalizaba en 4.800 metros. Pero logró terminarla porque sus dos hijas siempre esperan que les lleve la medalla y él no puede fallarles.

Vea también: Kathy Switzer volvió a correr la maratón de Boston

Pero ¿qué significa para este hombre de 37 años correr? “Es un momento en el que estoy solo, en el que me encuentro conmigo mismo y me permite conocerme mejor. Y esa adrenalina, esa disciplina, me prepara para la vida, transmite responsabilidad y genera el respeto de la gente”.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Enero
29 / 2019

Send this to a friend