‘Rapsodia a los cuatro elementos’, estreno mundial en Cartagena

El Festival Internacional de Música de Cartagena comenzó su serie Latinoamericana con este concierto que mostró en todo su esplendor el talento del chelista colombiano Santiago Cañón-Valencia.

Cuando Federico Hoyos, el director, marcó con su batuta el final de la Rapsodia a los cuatro elementos, el público rompió en aplausos, como pasa siempre. La Orquesta Filarmónica de Medellín se puso de pie y agradeció con una venia, como pasa siempre. El violonchelista Santiago Cañón, que hizo las veces de solista, saludó al director, al primer violín y a los asistentes, como también pasa siempre. Un final de concierto calcado de cualquier otro, hasta que en medio del público se levantó Jorge Pinzón, el compositor, y se dirigió al escenario mientras los aplausos se hacían ovaciones, como pasa muy pocas veces.

Con obras de compositores vivos, vigentes y colombianos la décimo tercera edición del Festival de Música de Cartagena dio comienzo a su serie Latinoamericana. Felipe Hoyos (Cartagena), Pedro Sarmiento (Cali) y Juan David Osorio (Medellín) fueron parte de un programa que cerró con el estreno mundial de la rapsodia de Jorge Pinzón (Boyacá).

De izquierda a derecha, Santiago Cañón-Valencia, Jorge Pinzón y Federico Hoyos./Foto:Tico Angulo/Festival Internacional de Música de Cartagena


La pieza fue comisionada especialmente para el Festival y Pinzón la escribió en tiempos maratónicos. “Me dieron 15 días de plazo. Me fui para una casa de campo y trabajé día noche”, cuenta. “Muchas veces me levantaba a las 3 de la mañana, trabajaba tres horas, dormía otras tres y trabajaba de nuevo tres. Eso era lo que el cuerpo me pedía: componer sin saturarlo porque si se saturo, la mente se muere”.

La elección del director no fue fortuita, Federico Hoyos se ha caracterizado siempre por incluir obras de compositores contemporáneos en sus repertorios: Krzysztof Penderecki, Jeff Manookian, Roberto Rubio, Gustavo Parra, Mauricio Nasi y, más de una vez, Jorge Pinzón. “Yo quiero estar en el presente como artista y como ser humano. Hacer parte de la historia que me rodea y apostarle”, dice.

Foto:Tico Angulo/Festival Internacional de Música de Cartagena.


La Rapsodia a los cuatro elementos tiene momentos inspirados en el aire, la tierra, el fuego y el agua. Fue interpretada por la Orquesta Filarmónica de Medellín y tuvo como solista a Santiago Cañón-Valencia, el chelista colombiano ganador del tercer puesto en uno de los concurso más importantes del mundo: Queen Elizabeth 2017. Es una pieza versátil, de contrastes en su carácter y atmósferas en su sonido. De líneas evocativas y juegos rítmicos que sin parecerse a nada resultan familiares para quien las escucha.

Es una música cambiante. La idea de un compositor que evoluciona bajo la mirada del director y se enriquece con la interpretación del solista. Una música en la que Federico Hoyos deja algo suyo, en la que la Filarmónica de Medellín se vuelve narradora de historias y en la que Cañón-Valencia pone su firma. “Una de las mejores cosas de tocar obras de compositores actuales es que uno se vuelve testigo de cómo se gesta y termina siendo un coautor”, dice Hoyos. “Es una experiencia que da muchas luchas sobre la música, la vida y los seres humanos”.

Foto:Tico Angulo/Festival Internacional de Música de Cartagena.

El peso de la tierra, lo etéreo del aire, el calor del fuego y el movimiento perpetuo del agua. Una batuta serena, una orquesta conmovedora y un solista virtuoso. Un concierto vigente, actual y sensible. Una perfecta Armonía de los elementos.

 

 

Artículos Relacionados

  • 14 autorretratos para romper estereotipos
  • La exposición de la National Geographic que llega por primera vez a Colombia
  • Estas son las mejores fotos tomadas con iPhone en 2019
  • Galería: Vea las fotos finalistas del Sony World Photography Awards 2019

Send this to a friend