Eran Kolirin: Es difícil clasificar sentimentalmente las películas

Hablamos con Eran Kolirin director de la película israelí ‘Detrás de las colinas’, que se estrena esta semana en Cine Colombia.

No es común que lleguen películas de cine israelí a nuestro país, por eso ‘Detrás de las colinas’ es una de esas rarezas que vale la pena tomarse el tiempo e ir a verla en las salas de cine.

Esta película de 2015, que hizo parte de la selección ‘A certain regard’ del Festival de Cannes en 2016, narra la historia de David, un militar que se retira del ejército después de 27 años de carrera. Al volver a casa las cosas no son iguales a cuando se fue: sus hijos han crecido y ya no tiene la misma autoridad sobre ellos y su esposa lo ve como una persona ajena a la familia, por lo que su relación comienza a deteriorarse. Al mismo tiempo la sociedad y la familia viven situaciones que ponen a prueba su estabilidad y su tolerancia a las situaciones adversas.

Diners conversó con Eran Kolirin, su director, sobre la temática que aborda la película, la situación del cine israelí.

¿Qué lo inspiró para escribir esta película? Es una historia sobre volver a casa, pero a veces parece que el protagonista se siente como un extraño en su propia casa…

Exactamente. Creo que este sentimiento de sentirse como un extraño dentro de su propia casa y dentro del país me ha perseguido durante muchos años. Me sentía un poco alienado en mi vida personal y también en la forma cómo se maneja la política en Israel. Los cambios que han ocurrido en la sociedad, todo este sentimiento parece que encontró su lugar también dentro de la película.

¿Qué más lo hacía sentir como un extranjero dentro de su país?

Es muy difícil de explicar todo, pero este país se está volviendo más y más violento. Más capitalista y empuja a sus habitantes a una ceguera colectiva. Es un sentimiento constante de vivir al borde de un volcán. Bueno, algunas veces, no todo es tan malo.

¿Cómo nació el personaje de Yifat, la hija menor? Ella parece un personaje diferente en la película: se preocupa por la sociedad y todas las cosas que suceden alrededor de ella.

Para mí, dentro de la familia hay tres fuerzas diferentes: está el padre que necesita el hogar, la madre que necesita amor y la hija que necesita ser una buena persona. Estas tres fuerzas de alguna forma no pueden vivir juntas. De alguna forma no pueden tener un hogar con amor y ser buena persona, es la forma en la que sentía. Es como un juego de rompecabezas en el que tienen que renunciar a alguna pieza para tener las otras dos.

Algunas críticas consideran esta película como la más profunda. ¿Usted la considera así?

Es difícil poner las películas en esta clase de clasificación. Al momento de hacerla, de algún modo este fue el resultado porque me sentía así en ese momento. Pero no sé si esta es la más profunda sentimentalmente, no mido las películas en estas categorías.

¿Qué lo inspira y cuáles son sus influencias?

Muchas veces me inspiran algunos lugares y la arquitectura. Me intrigaba mucho estos lugares de clase media que se han construido en el borde de las colinas. Son espacios en los que parece que no hay ley alguna. Es un poco como un cuento de hadas, está el pueblo y luego está el bosque. Disfruté mucho rodar en este sitio justo en la mitad de Tel Aviv y Jerusalén, es como el suburbio perfecto, pero queda cerca a los territorios palestinos, así que me gustó mucho estar allá.

¿Cómo ve la situación de los israelíes y los palestinos, pero desde el punto de vista de la gente del común?

La gente del común es una generalización. El gobierno hace todo lo posible para mantenernos separados. Infunden miedo en la mente del pueblo para mantener separados a los unos de los otros. Desafortunadamente lo están logrando y esto parte de lo que habla la película. La forma en que los israelíes ignoran y parece que ya no ve a los palestinos, es como si no existieran para algunos.

¿Cómo está la industria del cine en Israel?

Hay financiamiento público para el cine, pero es muy bajo. Ultimamente han habido películas israelíes reconocidas alrededor del mundo, en grandes festivales que les han abierto las puertas, así que es una industria que está floreciendo. Desafortunadamente el gobierno ha tenido problemas con el ministerio de cultura. De alguna forma el gobierno se ha opuesto a algunas películas que no van con su línea de pensamiento, así que hay tensión entre los cineastas y el gobierno.

¿Y cómo está esta tensión actualmente? ¿Ha mejorado o ha empeorado?

Ha empeorado en los últimos dos años.

¿Hay censura?

No hay censura, pero estarían felices de hacerlo. Se quejan de que las películas son muy “izquierdosas”. No hay censura oficial, pero lo hacen con la opinión pública.

¿En qué está trabajando actualmente?

Estoy trabajando en la adaptación de un libro que se llama ‘Let it be morning’, de un autor palestino que vive en Israel. Es la historia de un pequeño pueblo que es atacado por el ejército israelí. Pero de hecho es una película divertida, el tema se trata de modo humorístico y más amable.

Artículos Relacionados

  • Estas son las fotos más desgarradoras de vida salvaje en 2018
  • “La ciclovía es la playa de los bogotanos”
  • Si le gusta Melina Ramírez, seguro le gustará su ‘playlist’
  • Playlist: 10 años de Spotify

Send this to a friend