Guía para ver los premios Oscar 2018

En medio de escándalos por acoso, críticas por la falta de diversidad en ediciones anteriores, y unas películas cargadas de mensajes políticos se celebrarán este 4 de marzo los Premios Óscar de la Academia.

Poco se imaginaba Louis B. Mayer, presidente de la MGM, cuando organizó en 1927 un famoso banquete en el que 36 invitados (desde Charlie Chaplin hasta los hermanos Warner), constituyeron la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas, que noventa años después su reunión anual tambalearía hasta los cimientos.

No es para menos. Desde hace varios años, tanto el público como la comunidad del cine hollywoodense han dejado en claro que el Óscar se está quedando atrás: las películas seleccionadas parecen jugar “a lo sano”, sin reconocer la diversidad de voces, historias y puntos de vista que cada día llegan a las pantallas.

Sin embargo, aunque cojo, el Óscar sigue siendo el premio al que aspira todo el que ve el mundo a través de una cámara. Estos son algunos de los temas que regirán la entrega 90 de los premios de la academia.

El mundo sin Harvey Weinstein

En octubre de 2017, la revista New Yorker y el New York Times publicaron largas investigaciones en las que varias actrices, productoras y hasta asistentes, denunciaron el acoso sexual y varias violaciones por parte del fundador de la productora Miramax.

Imagen: Abraham Magnawa/Shutterstock.com

Weinstein, quien entonces era un magnate cinematográfico prácticamente intocable es, después de Dios, quien más agradecimientos ha recibido en los discursos de premiación: sus películas recibieron 300 nominaciones. En la ceremonia de 2018, por supuesto, su nombre estará en boca de todos pero como un susurro, un fantasma, un tirano depuesto.

Lo que no sabe el público, es que Weinstein también fue el creador de la “campaña del Oscar”, una serie de eventos a los que se invita a los miembros de la Academia, y en los que los directores, productores y estrellas, se dedican a “conquistar” los votos. Si le parece que esto no es efectivo, solo recuerde que por campañas así, Shakespeare in Love le ganó el Oscar a Saving Private Ryan. ¿Cómo se llevó a cabo la campaña del Oscar en un mundo post – Weinstein? Quizá nunca lo sabremos.

Una oportunidad histórica

Sólo cinco directoras han recibido la nominación a Mejor Director, y de ellas solo una, Katherine Bigelow (The hurt locker, 2010), resultó ganadora. En 2018, la actriz Greta Gerwig podría convertirse en la segunda por la película Lady Bird.

Greta Gerwig – Foto Dimitrios Kambouris/Getty Images North America/AFP

Es la primera vez que Gerwig se sienta en la silla de director, y el guión, también nominado, es producto suyo. Las actrices Saoirse Ronan y Laurie Metcalf, protagonistas de la película, compiten en las categorías de Mejor Actriz y Mejor Actriz de reparto.

Pero la ocasión no es histórica únicamente para Gerwig. Jordan Peele, autor y director de Get Out, podría convertirse en el primer ganador negro del premio a Mejor Director.

Jordan Peele – Foto Getty Images North America/AFP

Aunque personajes como Spike Lee y Steve McQueen (Twelve years a slave) estuvieron nominados, y Lee incluso recibió un oscar honorario, la Academia todavía tiene esa deuda pendiente.

Los mexicanos mandan en Hollywood

Primero fue Alfonso Cuarón, quien pasó de dirigir Y tu mamá también a recibir el Oscar como Mejor Director por Gravity, de 2013. Le siguió Alejandro González Iñárritu con Birdman y The Revenant en 2014 y 2015.

Guillermo del Toro – Foto Cortesía Fox

Si, como todo parece indicar, se lleva el premio Guillermo del Toro (La forma del agua) y los mexicanos logran hacer moñona, quedará confirmado que, más allá de lo que piensen Donald Trump y sus secuaces, los mexicanos son una poderosísima fuerza creativa en el cine norteamericano.

Ojo a… Timothée Chalamet y Daniel Kaluuya

Tengamos claro que ni Chalamet, de 22 años, ni Kaluuya, de 28, se van a ganar el Oscar.

Daniel Kaluuya – Foto Kathy Hutchins/Shutterstock

No es posible, cuando se enfrentan a gigantes como Daniel Day-Lewis, Denzel Washington y Gary Oldman, quienes juntos acumulan 16 nominaciones y 5 estatuillas.

Es más: probablemente el galardón será para Oldman, quien en su papel de Winston Churchill en la película Darkest Hour ha arrasado con el premio a Mejor Actor en todas las ceremonias anteriores y quien, con una carrera de más de 30 años, ya se merece el máximo reconocimiento.

Timothée Chalamet – Foto Valerie Macon/AFP

Sin embargo, estos dos jóvenes actores, prácticamente desconocidos hasta este año, mostraron una capacidad actoral casi sobrecogedora, y en entrevistas han mostrado un carisma digno de las estrellas de la edad de oro Hollywood. Sígales la pista, pues sin duda llegarán muy lejos.

Las actrices

Algo similar sucede en la categoría de Mejor Actriz, en la que las muy jóvenes Saoirse Ronan y Margot Robbie, quienes están nominadas por sus papeles en Lady Bird y I, Tonya, respectivamente.

Margot Robbie en I, Tonya

Ellas se enfrentan a Meryl Streep, impresionante en su caracterización de Kay Graham (cabeza del Washington Post entre 1969 y 1991) en The Post, Frances McDormand por su papel en Tres anuncios por un crimen, también ganadora de Oscar, y Sally Hawkins, quien probablemente reciba el galardón por La forma del agua. Su papel, en el que no musita palabra, le ha valido el clamor de la crítica.

La irlandesa Ronan no es ajena a las premiaciones. Con solo 23 años está en su tercera nominación, aunque este no sea su papel más poderoso. Robbie, por su parte, sorprendió al público y a la crítica por igual demostrando que es mucho más que una cara bonita en el papel de Tonya Harding, la patinadora artística que se hizo famosa en 1991 cuando junto a su esposo planeó romperle una rodilla a su contrincante, Nancy Kerrigan. Y aunque no salió vencedora en los Globo de Oro, al Oscar le encanta premiar a mujeres hermosas que transforman su apariencia por “su arte”.

Saoirse Ronan en Lady Bird

Nuevamente, Larraín

Pablo Larraín es quizás el director de cine más importante que ha dado Chile. Su primera nominación al Oscar llegó con la película No, de 2013, y aunque no lo nominaron por Jackie, la película que marcó su entrada al ‘mainstream’ de Hollywood, su dirección sí consiguió nominaciones para Natalie Portman.

Pablo Larraín – Foto Valerie Macon/AFP

En 2018 vuelve al Óscar, esta vez en calidad de productor, con la película chilena Una mujer fantástica.

Meryl y Denzel no se equivocan

Meryl Streep – Foto James Shaw/NurPhoto

Se habla mucho de cómo Meryl Streep no puede salir a la calle sin recibir una nominación al premio Óscar: en su carrera ha recibido 21 nominaciones y tres estatuillas; pero a los comentaristas se les olvida que el caso se repite con Denzel Washington: ocho nominaciones y tres estatuillas, inclusive por películas como Roman J. Israel, Esq. (2017), que no ha sonado en ninguna otra circunstancia.

Denzel Washington – Foto Everett Collection/Shutterstock.com

Todo en familia

Timothée Chalamet y Michael Stuhlbarg tienen, al parecer, el toque de oro. Los dos actores interpretaron a padre e hijo en Call me by your name, y cada uno por su lado participó en otra película nominada al Óscar. Chalamet es el interés romántico de la protagonista en Lady Bird, mientras Stuhlbarg es un científico soviético que pone en marcha toda la acción de La forma del agua.

Michael Stuhlbarg – Matt Winkelmeyer/Getty Images North America/AFP

Ya denle todos los premios a Sam Rockwell

Sam Rockwell es ese actor que uno ve en películas de comedia, de drama, de acción y de ciencia ficción en papeles de villano, de conquistador, de idiota, y siempre queda impresionado con lo que vio, aunque nunca se le ocurre pensar “¿cómo era que se llamaba ese que hizo ese papel?”

Sam Rockwell – Foto Christopher Polk/Getty Images North America/AFP

Rockwell está haciendo películas desde los años noventa (si algún día encuentra Glory Daze (1995) véala, Rockwell actúa junto a un jovencísimo Ben Affleck pre-Good Will Hunting) y sus actuaciones han sido consistentemente sólidas.

Su primer momento de gloria llegó de la mano de George Clooney, Julia Roberts y Drew Barrymore en 2002 cuando protagonizó Confessions of a Dangerous Mind, pero solo hasta 2018 se materializó la posibilidad de ganar un Oscar, por su papel en Tres anuncios por un crimen. Su actuación logra todo lo que debe hacer un actor: molesta, hace pensar, incomoda.

Artículos Relacionados

  • Playlist: 4 canciones para recordar a Ella Fitzgerald
  • Galería: Estas son las obras de arte más caras del mundo
  • Robert Pattinson, Jennifer Garner y Jake Gyllenhaal en lo último del cine
  • Playlist: ¡por fin es viernes!