El sonido de los castrati

Para este mes Suena Diners decidió meterse en los pantalones de un cantante castrado y vivir en voz propia la impresión de ser despojado de uno de los símbolos más emblemáticos de la masculinidad.

Los Castrati fueron las superestrellas del canto en el siglo XVIII pues su voz era muy apreciada por la especial combinación del timbre agudo, propio de un preadolescente, con la capacidad pulmonar de un adulto, de lo que resultaba el poder para alcanzar las notas más altas con una voz de cualidad diferente a la de un hombre en falsete o a la de una mujer.

La orquidectomía es el nombre de esa peculiar cirugía que desde abajo agraciaba la garganta con un colorido tímbrico angelical permitiéndole agudos portentosos celestiales a estos cantantes, tan populares en el barroco que enloquecían a las fans, quienes gritaban emocionadas, “Evviva il coltello!” (“¡Viva el Cuchillo!”).

Verdaderos ídolos pop, fueron conocidos por nombres como NicoliniSenesinoCaffarrelli,SalimbeniCarestiniAppiani y el más famoso, Farinelli recreado en el filme de 1994 que lleva su nombre.

El papa Clemente VIII admitió castrati en el coro papal en 1599 usando como justificación la directiva de San Pablo “que las mujeres se mantengan en silencio en la iglesia”, y el papa Inocencio XI lo ratificó en 1686 al prohibirles a las mujeres aparecer en escena. Así, en ausencia de voces femeninas se requería encontrar tonalidades diferentes para oponerlas a las masculinas.

Los compositores sintieron la fascinación de inspirarse en la, posibilidades de estas voces que tenían un tremendo impacto emocional sobre las audiencias por las pirotecnias que hablan las leyendas hacían los castrati sobre los escenarios.

Hoy su lugar lo vienen ocupando los contratenores, tenores por naturaleza que por una técnica depuradísima consiguen alcanzar notas dentro del espectro de la contralto femenina. Artistas comoIestyn DaviesAndreas SchollDavid DanielsFranco Fagiol y Philippe Jaroussky ocupan hoy los roles de los castrati, demostrando que es posible lograr el falsete, la herencia de los castrati de quitarle la masculinidad a la voz del hombre, sin que pierda ese par de bienes preciados.

Cecilia Bartoli sostiene que un buen cantante surgía de cada 4.000 púberes malogrados, y ha dedicado su disco Sacrificium al redescubrimiento de la música escrita para los grandes castrati napolitanos, trabajo que ha roto récords de ventas.

Michael JacksonBarry GibbJustin Bieber o Ricky Martin hubieran sido candidatos a la ablación testicular de haber sido legal que los padres lo autorizasen. Ernesto Tomasini, exponente de la ópera de cabaret contemporánea, lo expresa con convicción: “Lamento no haber sido castrado, yo hubiera entregado feliz mi masculinidad por mi arte.”

En verdad nunca sabremos cómo sonaban.

O Lord, Whose Mercies Numberless
Iestyn Davies

 

Artaserse 
Franco Fagioli

 

Cara Sposa
David Daniels

 

Bach Cantatas
Andreas Scholl

 

Come Nube Che Fugge Dal Vento
Philippe Jaroussky

 

Don’t Leave Me This Way
The Communards

 

Come Nave In Mezzo All’onde
Cecilia Bartoli

 

Son Qual Nave Ch’agitata
Farinelli

 

Yellow
Coldplay

Impermanence
Ernesto Tomasini

fm@fernandomartelo.com

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend