Haydn, Mozart y Beethoven han sido los principales protagonistas por estos días en Cartagena, y su genialidad solo se puede apreciar a través de intérpretes de muy alto nivel que han sido quienes han descubierto para el público lo mejor de sus obras.

El Cartagena XII Festival Internacional de Música ha propuesto esta vez al público un diálogo con el estilo clásico no solo en el repertorio sino también en relación con los intérpretes. Músicos consagrados como el pianista brasileño Nelson Freire, el austriaco Rudolf Buchbinder, la violinista alemana Antje Weithaas, el pianista alemán Thomas Hope o el violonchelista italiano Mario Brunello nos han mostrado su conocimiento y su acercamiento personal al estilo clásico. Pero también han sorprendido gratamente los artistas jóvenes que han mostrado un altísimo nivel en sus interpretaciones, confirmando así la vigencia y la atemporalidad de este repertorio.

Además de Clemens Schuldt, joven director de la Münchener Kammerorchester, de quien ya hemos hablado, el Cuarteto Schumann, conformado en 2012 por tres hermanos, que llevan el apellido del insigne compositor romántico, y la violista Liisa Randalau, ofrecieron tres conciertos de la Serie Oro Davivienda, uno dedicado a los cuartetos de Beethoven, otro a los de Mozart y otro a los de Haydn. El cuarteto asumió con propiedad el reto de este complejo y exigente repertorio que evidencia un juicioso conocimiento del estilo de cada compositor, con una técnica impecable.

Por otro lado el pianista austriaco Aaron Pilsan de 22 años, mostró un talento, un dominio técnico y una musicalidad excepcionales en el repertorio concertante de Mozart, en la música para piano solo de Haydn y en el repertorio de cámara de Beethoven junto a la violonchelista, también austriaca Julia Hagen en varios conciertos de la Serie Oro Davivienda.

La espontaneidad y autenticidad de su interpretación dieron una nueva dimensión al estilo clásico Hagen, también de 22 años, hizo su debut como solista a los 14 años con la Orquesta de Jóvenes de Viena y desde entonces, de forma paralela a su formación, ha tocado con prestigiosas orquestas y directores,y ha ganado varios concursos de su instrumento. Fue escogida con cinco chelistas más para participar en la ‘Clase de excelencia del violonchelo’ impartidas por el gran virtuoso Gautier Capucon, a quien tuvimos oportunidad de escuchar en el festival anterior. La precisión de Hagen, su sonido y su amplia expresión de matices y temperamentos se evidenciaron en dos conciertos dedicados a las sonatas para violonchelo de Beethoven.

La conexión y el entendimiento musical entre Hagen y Pilsan es algo para recordar de esta edición del festival. Para completar esta pléyade de jóvenes músicos de alto nivel, pudimos ver al colombiano Santiago Cañón como solista con la Münchener Kammerorchester, a la Filarmónica Joven de Colombia que acompañó al violonchelista italiano Mario Brunello, los jóvenes cantantes colombianos Julieth Lozano, Pablo Martínez y Juan David Gonzalez, así como a quienes participaron en el tradicional concierto de Jóvenes talentos, un espacio que cada años vuelve a sorprender por el altísimo nivel de los que están comenzando.

Esta vez participaron en este concierto el violinista Daniel Cifuentes, la soprano Sara Marcela Bermudez Barreto, el flautista Daniel Santiago Guerrero y la cornista Jessica Rueda, nombre que seguramente volveremos a escuchar pronto. Los jóvenes músicos han tenido un papel, sin duda, relevante en el Cartagena XII Festival Internacional de Música.

Artículos Relacionados

  • Monsieur Periné estrenó “Encanto Tropical”
  • Beautiful Boy: ¿Un Oscar para Timothée Chalamet?
  • Dirty Computer, de Janelle Monaé: Disco de la semana
  • Deadpool 2 llegó (¡por fin!) a las salas de cine