Millonarios: más corazón que fútbol

El equipo embajador vuelve a estar en una final de Liga después de 10 temporadas. Así analiza un hincha al conjunto del técnico argentino Miguel Ángel Russo.

No hay partido en Colombia que tenga más tradición que Millonarios y Santa Fe; han pasado 75 años desde el primer encuentro y en esta historia hay amor, odio, rivalidad, favores, una ciudad y esta final, que por primera vez enfrentará a los dos equipos capitalinos por el título de Liga.

Sin embargo, antes de llegar a esta instancia, ambos conjuntos tuvieron que remar contra la corriente. Por un lado, los hinchas del cuadro embajador arremetieron contra el equipo y su presidente, Enrique Camacho, por no contratar jugadores de renombre para los campeonatos de la Liga, Copa Colombia y Copa Libertadores.

El técnico de Santa Fe, Gregorio Pérez, tuvo que inventar y reinventar su alineación por las múltiples lesiones de la plantilla. Así fue como pasó con el delantero Humberto Osorio Botello, el lateral Leivyn Balanta, el central Carlos Henao y la baja más sensible: el arquero Leandro Castellanos, que al igual que los otros jugadores, no podrá jugar la final.

Sin embargo, Millonarios tiene más presión de ganar. Primero, para conseguir la tan anhelada estrella 15, que le servirá para acortar diferencias con Atlético Nacional y alegrar a su hinchada. Segundo, porque de los cuatro partidos a los que enfrentó a Santa Fe por la liga, solamente logró ganar uno: el 19 de marzo derrotó a los cardenales 3-0 con goles de Andrés Cadavid, Ayron Del Valle y Deiver Machado, este último que ahora juega en el equipo belga KAA Gent, desde agosto de 2017.

Lea también: Carta de un hincha de Santafé

Santa Fe ganó los otros tres partidos por la mínima diferencia. El 25 de marzo: 2-1, con el que cortó dos años y seis meses sin ganar un clásico con goles de Jonathan Gómez, Johan Arango y para los azules Cadavid; 16 de julio: 1-0, con un gol al minuto 81 y el 27 de agosto otra vez 1-0, ambos goles del lateral izquierdo Juan David Valencia.

Ahora, cinco meses después del último partido, los jugadores de Millonarios tienen el respaldo de las estadísticas para llevarse la victoria, pues de los 291 veces que han jugado, el equipo azul tiene 115 victorias sobre 77 de su adversario.

Además, los jugadores y la directiva del club llevan la carga de no ganar desde hace cinco años, cuando el técnico Hernán Torres acabó con los 24 años de sequía el 16 de diciembre en la tanda de penaltis frente al Independiente Medellín el 16 de diciembre de 2012.

Aunque ningún jugador de esa época va a estar en la final, los hinchas tienen puesta la fe en los guantes de Nicolás Vikonis, quien salvó al equipo de ir a una tanta de penaltis con el América de Cali cuando le atajó un remate a Lizarazo a los 92 minutos del partido de vuelta.

Otra ficha importante Jair Palacios, que atacó y defendió a lo largo de la liga de forma regular, incluso participó de varias asistencias y remates al arco. También lo es Felipe Banguero, que aunque no tuvo un buen despliegue en el ataque y los rivales aprovecharon su banda para atacar, fue mejorando con cada partido.

Andrés Cadavid, que con la cinta de capitán, saca al equipo, lo organizó y le imprimió a todos los jugadores los ánimos para atacar. El uruguayo Matías De Los Santos, que acompaña a Cadavid, no es un titular regular, pero se fue ganando la confianza del técnico con buenos quites de balón.

Jhon Duque, que renovó con el conjunto embajador hasta el 2022, sabe recuperar y tocarla con su compañero Silva, el eterno 14, que la conecta con los delanteros Harold Mosquera, que se ganó a la afición con gambetas y regates de lujo y Duvier Riascos, que no marca goles desde 18 de noviembre, cuando Millonarios goleó al Deportivo Cali 5-1.

Por último, el delantero Ayron Del Valle está esperando una posible sanción de la Comisión de Disciplina de la Dimayor, por el golpe al defensa del América de Cali, Éder Castañeda, en el partido de ida en semifinales.

Si la sanción se cumple, reduciría las opciones de Russo, quien empezó el campeonato con una nómina que no estaba lista para enfrentar una final, pero que ahora por amor al fútbol llevó al equipo a estar en la disputa por el título este 13 y 17 de diciembre.

Antes la hinchada vivía del pasado glorioso y lamentaba las eliminaciones dolorosas, pero ahora, en este clásico, los jugadores tendrán la posibilidad de dejar sus nombres en la historia por cada corrida de pelota, por cada recuperación y por cada gol que logren hacer.

Artículos Relacionados

  • Las películas de Andrés Burgos
  • Vea las primeras imágenes de la segunda temporada de Dark
  • Tómese un rato para conocer a Cardi B
  • Galería: Venezuela es la ganadora del World Press Photo 2018