SUSCRIBIRME
INICIO//Ocio//Libros//Círculo de lectura Diners: Tokio blues, música que baila a son de pasiones y encanto de muerte

Círculo de lectura Diners: Tokio blues, música que baila a son de pasiones y encanto de muerte

Tokio Blues entrega en cada página, los trozos de una novela escrita a son de pasiones, locuras, desesperos y opciones de vida que muchas veces declinan en el cálido y condenado proceso de la muerte.

Tokio Blues entrega en cada página, los trozos de una novela escrita a son de pasiones, locuras, desesperos y opciones de vida que muchas veces declinan en el cálido y condenado proceso de la muerte.

Hay historias que narran aventuras, relatos de amor, sucesos reales o traídos de otros mundos; guerras y peripecias de la gente y la vida en este indomable planeta. Sucede a cada instante, en los ojos abiertos que observan un cuerpo desnudo, las visitas a tierras lejanas que inspiran compasión, los versos silenciosos del sexo abierto mientras goza o aquellas palabras que pocas veces el viento se atreve a llevar. Así funciona Tokio blues. Como son viajado que encuentra razón en la incongruencia y ese sabor de dolor que puede ser eternamente placentero en su paradoja. Habría sido recuerdo la palabra precisa en la comprensión de lógicas soñadas, una obra que habla de la muerte, el placer y la zozobra como formas esenciales de vivir a través del amor. Si alguien me preguntara alguna vez a qué son bailaría si tuviese que hallar sentido al significado de vivir, probablemente este blues sería una opción.

Sucede en Japón. El genio pasivo de Toru Watanabe es catalizador de las vidas ajetreadas que hay en su entorno. Es inteligente, amigable, excitante en cada aspecto que atribuye a sus ojos sinceros y ese aire cautivador por ser capaz de pasar la página sin trascender demasiado. Ha sido espejo de vidas ajenas y ejemplo de reacciones en la carne lúbrica del ser humano. Conoce a Naoko gracias a su amigo de toda la vida, Kizuki. Típico adolescente que vive la vida como un juego insospechado y omite razones de lógica social porque esta en contra de políticas absurdas. Kizuki es novio de Naoko, la mujer cándida, ajena. Una luna enorme que brilla sobre los ojos de Watanabe mientras baila sola en su propio universo de oscuridad. Cuando Kizuki se quita la vida a sus 17 años Naoko entrega sus días vacíos a la quietud de Watanabe. Solían pasar el tiempo los tres hablando de todo y nada, escuchando la vida pasar. Sin Kizuki eran dos almas que atajaban la capital buscando algún remedio: una mujer afligida y un hombre enamorado. Alguna vez, Naoko se entrega a Watanabe y en el acto de lujuria los cuerpos reposan de dicha en un placer inexplicable que evoca a la muerte en su sensación.

La historia de una mujer dolida y un hombre apasionado. Naoko escapa de la realidad que encuentra en sus días a través de Watanabe, le observa y le besa casi por inercia. Watanabe le espera sediento de su cuerpo y las ganas implícitas de un amor destinado al exilio. La muerte puede verse como esa figura infinita que brinda tristeza al ser que vive. Comprender el significado de la ausencia impuesta es difícil y la adolescencia es la etapa en que el mundo tiende a trascender de manera profunda. Eran niños de cuerpos formados y sueños de vaivén, indicio de ideales blandos y sonrisas fortuitas. Naoko sufre eternamente un dolor que disfruta cuando encuentra serenidad al intentar calmarlo. Su historia es la de aquella finura que entrega al olvido, la idea de que alguna vez tuvo lugar en la existencia.

Watanabe es la figura masculina que brinda cariño a la mujer que ama. Sin embargo, se muestra abierto a nuevas personas y asume un papel de sujeto incondicional porque necesita de la tranquilidad de ella para sentirse cómodo consigo mismo. La muerte hace parte de su vida y asume su presencia de manera tranquila esperando el momento en que de alguna manera, deje de sentirle con dolor. Busca una forma de nostalgia que no le carcoma. Naoko es cobarde. Y su cobardía lastima sentimientos del hombre que es suyo, por consecuencia. Su cuerpo es objeto de deseo y complacencia. Busca la forma de superar su tristeza siendo la niña que merece tratamiento para estar en tranquilidad consigo misma, lo necesita y este se convierte en su más grande adicción. La muerte como un refugio, más no como la fortaleza que entrega sosiego a una vida ya hecha que ha llegado a culminar una etapa más.

Es el dolor, el deseo, la libertad, la prisión adquirida, el llanto, los juegos, el amor y la desidia lo que afronta a cada instante los personajes de Tokio blues. Una mujer deseada hecha pedazos que se entrega a la muerte, el hombre decidido que escoge vivir y afrontar tormentos propios y ajenos. La amiga incondicional que asume su papel terapéutico a través de la música como agente de rehabilitación y Norwegian Wood, de The Beatles tocando entre llantos y espumas del mar profundo que habita en cada corazón. Una obra en la que la música se hace vida y el amor es la señal más pura al demostrar la impotencia de algunos por no ser capaz de verle incluso, en su intensa faceta de oscuridad.

Vea tambien: A la semana nos comemos la cantidad de plástico de una tarjeta de crédito sin darnos cuenta

Hay historias que trillan por lo mismo de siempre, donde el amor es ganador y la vida merece oportunidades porque resulta que es necesario decirle al mundo que vale la pena vivir, ¿y si para vivir es necesario encontrar el dolor suficiente para valorarle? Tokio blues es la muestra de aquellos pensamientos que mueren en el intento y pasan por días sin gloria atajando el camino de algunos para ser su reflexión. Y de otros, que toman las riendas y viven con el poder de aprender a pasar la página. Un carácter fuerte es quien decide, independientemente del camino que pueda llegar a elegir. El dolor debería dejar de sub valorarse a si mismo pues es su fuerza, quien omite la razón de quien no asume el sentido de sus consecuencias.

“La muerte no existe en contraposición a la vida sino como parte de ella.” Murakami.

Acerca de Haruki Murakami:

Es escritor y traductor japonés. Es uno de pocos autores con la capacidad para hacer palabras el alma de la gente. La gente que escucha, que percibe y que siente. Su trayectoria escrita es impecable en el momento de contar historias que no sean trilladas y entreguen al lector cada instante, cada sensación. No es en vano su reconocimiento como uno de los más grandes novelistas del momento.

Imagen tomada de: www.deviantart.com

Vea tambien: Cinco autos deportivos icónicos del cine

 

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
12 / 2012

Send this to a friend