Oscuro Animal: el silencio de la cruda realidad

Esta película ha cosechado éxitos en varios festivales y llega hoy a las salas de cine colombiano de la mano de dos nominaciones a los premios Fénix. Un producto crudo y real.

El director caleño Felipe Guerrero nos trae esta película que ha sido muy alabada por la crítica internacional. La trayectoria de Guerrero no ha pasado desapercibida en el mundo, su primer filme, Paraíso ( 2006), ganó el mismo año mención especial a ópera prima en Marsella y mejor documental en Barcelona. Luego siguieron Corta, su segundo documental, y después un corto llamado Nelsea. En el mundo de la edición también ha sido muy necesario en películas como Los Hongos, Monteadentro, y La Playa D.C., filmes en los que se puede ver su forma de contar las historias y lo pulido y sutil del montaje. Felipe tiene una visión holística del cinema, no por nada viene en paquete de tres: montajista, productor y director.

Por eso tal vez es que Oscuro Animal lleva ya en pocos meses una cosecha de varios premios que incluyen Mejor Película en el Festival de Lima, los mejores premios del festival de Guadalajara (director, película, fotografía, actriz) y el Premio Internacional de la Crítica Fipresci en el Nowe Horyzonty, en Wrocaw, Polonia, entre otros.

Oscuro Animal trae historias que se entrelazan en el trasfondo sobre la violencia colombiana, sobre la realidad alejada de las ciudades y que el campo ha batallado por décadas.
No hay diálogos, así que si usted no es fan de los silencios y solo quiere monólogos y charlas llenas de sentido, no se arriesgue a ir. Aquí el riesgo se toma por la crudeza de los relatos, por la veracidad de los rostros y sus expresiones. Porque es una manera diferente de contar de nuevo (sí, otra vez) la violencia que nos arranca muchas veces los sueños y nos trae a la realidad. Una historia sobre las mujeres y sobre cómo la sumisión las hace sobrevivientes sin sopesar las consecuencias.

Es además un viaje del campo a la ciudad, un desplazamiento. Esta vez el sonido, que sí existe (no los diálogos), es alucinante e impecable (por algo está nominado a un Fénix) y es un protagonista más. Tres mujeres ayudan a que la cinta las convierta en una entidad que es la metáfora de todas esas mujeres sojuzgadas por el conflicto. Ellas, que parecen débiles, a la vez son la fuerza de todo esto.



Esta película es una invitación de su creador a observar la guerra desde otro punto de vista. No es fácil percibir tantas escenas llenas de ignominias, atropellos, durezas; a veces pensamos que la costumbre mitiga ese juicio, pero hay que ir preparado para verla. Habrá dolor en el espectador, pero si hay templanza se sale de la sala con un aprendizaje.
Por eso desde este lado de la opinión le deseamos mucha fuerza, porque así como en la vida real, no se sale invicto de estas batallas.

Artículos Relacionados

  • Especial: ¡Feliz cumpleaños Harry Potter!
  • Así se vivió el Concierto Radiónica 2018
  • Escuche el acústico del Concierto Radiónica y Diners 2018
  • ABC del rock colombiano

Send this to a friend