El primer amor de Carlos Muñoz

Recordamos al primerísimo actor de la televisión colombiana, Carlos Muñoz, con el recuerdo del primer amor, en la pantalla y fuera de ella.

Publicado originalmente en Revista Diners No. 258, septiembre de 1991.

A un actor de su trayectoria le podía resultar difícil y algo confuso identificar, entre los numerosos papeles de su vida, el de aquel momento en que no supo cómo hablar, qué hacer, en fin… ¡cómo actuar!

SU PRIMER AMOR
Pues… ¿pero cuál, el formal o el imposible? La primera novia formal que tuve, como a los 18 años, se llamaba Helena Ramírez. Trabajaba en el Ministerio de Comunicaciones y estudiaba en la Escuela de Arte Dramático del Teatro Colón.
Ibamos a tomar té en un plan muy galante, a la salida del trabajo. Pero antes, a los 13 ó 14 años, cuando estudiaba en el Colegio Americano, que era mixto, me gustaba una niñita muy bonita –¡muy bonita!– que se llamaba Cecilia. Yo creo que me le declaraba con los ojos, pero nunca me atreví a decirle nada, era un amor platónico, platónico, platónico.

SU AMOR DE PELÍCULA

Yo tuve dos novias cinematográficas –tal vez tenia el corazón muy grande–. Una fue Rossana Podestá, una italiana muy joven… tendría unos 18 años cuando empezó a actuar en Italia. Después, Emilio Fernández se la llevó para filmar La Red una película que la volvió muy famosa. Hizo muchas cosas, actuó en Helena de Troya y en Ulises. Supe que se casó con un italiano. Todas las revistas donde aparecía me parecían de colección y no eran fáciles de encontrar. La otra fue Mariana Vladi, una actriz francesa bellísima, también muy joven, que hizo Las Brujas de Salem. La recuerdo en esa película, que fue realmente su cumbre.

Artículos Relacionados

  • Participe en el desafío fotográfico de iPhone 2019
  • Artículo interactivo: Entreviste a Juanpis González
  • Happy Pills: “La felicidad está en comprar medicamentos que no necesitamos”
  • Galería: Estas son las películas más influyentes de la historia

Send this to a friend