SUSCRIBIRME
INICIO//Ocio//Cine//“Relatos salvajes”: el feroz reino de lo cotidiano

“Relatos salvajes”: el feroz reino de lo cotidiano

“Relatos salvajes” expone, a través del lente del humor negro, esos momentos en los que se nos cae la máscara y le revelamos al mundo nuestra ferocidad, nuestras reacciones instintivas.

“Relatos salvajes” expone, a través del lente del humor negro, esos momentos en los que se nos cae la máscara y le revelamos al mundo nuestra ferocidad, nuestras reacciones instintivas.

Muchos podríamos coincidir en que el sentido trágico de la vida no está en las grandes pérdidas ni el sufrimiento sostenido sino en la incapacidad de reaccionar ante lo imprevisto, en la violencia con la que pueden agredirnos las pequeñas cosas. Para los grandes dolores hemos tenido tiempo para elaborar un guión, nos hemos trazado un mapa sobre nuestras reacciones e incluso tenemos unas convenciones sociales que nos ayudan a saber cómo actuar. Son las pequeñas bromas que la vida le juega a nuestro libreto las que nos hacen salir de casillas: ha muerto un ser querido y debemos ir a la funeraria, con nuestro mejor traje negro y la elegancia que corresponde, pero justo antes de entrar a compartir con los otros dolientes, alguien nos riega café en la corbata o nuestro tacón se rompe. El día que nos despiden del trabajo tenemos todo el cuidado de recoger nuestras pertenencias y salir con la frente en alto, sin vergüenza, y al momento de abandonar el edificio tropezamos y caemos en un charco ante la mirada burlona de los demás peatones. Pagamos a tiempo y nos cortan el servicio del celular, cambiamos nuestro plan de datos por uno más caro que no sirve, la tarjeta tiene fondos insuficientes para pagar el almuerzo. Meseros negligentes, cajeros de banco distraídos, empleados de call-center parsimoniosos y nosotros mismos, sin importar nuestro oficio o condición, somos miembros de la fauna de la cotidianidad en la que el más mínimo tropiezo es capaz de desatar el caos.

La nueva película de Damian Szifron, “Relatos salvajes” (2014) nos cuenta a partir de 6 historias breves , lo que sucede cuando nosotros, los simples mortales,llegamos al límite de nuestra paciencia y nos descomponemos. A primera vista el hilo conductor de las historias sería la violencia y cómo esta puede relacionarse con la desigualdad social, el poder que da el dinero para solucionar las cosas que se han hecho mal, la debilidad del ciudadano común frente a la corrupción del sistema y la farsa de los rituales y convenciones sociales que consideramos como estables. Sin embargo, lo más importante de esta película tal vez sea la manera en la que expone al espectador mismo en la pantalla.

Vea tambien: Ricardo Darín: Un actor poco común

“Relatos salvajes” nos muestra reacciones extremas frente a situaciones imprevistas, así como reacciones exageradas, hacia los extremos de la frialdad y la pasión, que sin embargo resultan perfectamente posibles en nuestro entorno. Es así como los espectadores en la sala a la vez que ríen terminan repitiéndose a sí mismos que son, quisieran o podría llegar a ser esa persona. La película cuenta con la participación de grandes actores argentinos, como Ricardo Darín, quien protagoniza la historia “Bombita”, Erica Rivas (“Hasta que la muerte nos separe”) y Rita Cortese (“Las ratas”), quienes muestran el nivel de absurdo al que nos pueden llevar las minucias de lo cotidiano, la gente y sus hipocresías.

De este modo, “Relatos salvajes” expone, a través del lente del humor negro, esos momentos en los que se nos cae la máscara y le revelamos al mundo nuestra ferocidad, nuestras reacciones instintivas.

La película argentino-española (coproducida por los hermanos Almodóvar), ovacionada en los festivales de Cannes, Toronto y San Sebastián, será la candidata argentina para los Premios Óscar de este año y ha recibido críticas positivas a pesar de la particularidad de su estructura por episodios.

Vea tambien: Cinco películas para recordar a Federico Luppi

Así pues, ir a verse a uno mismo en “Relatos salvajes” e identificar a qué extremos llegaría o quisiera llegar y por qué razones no puede darse el lujo de perder el control tanto como quisiera, es un gusto del que es mejor no privarse. Cuando vaya a verla seguramente sentirá que es uno de los personajes: yo soy el ingeniero “Bombita”.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
21 / 2014

ARTICULOS RELACIONADOS

noviembre 22, 2018 VER MÁS
octubre 24, 2017 VER MÁS

Send this to a friend