SUSCRIBIRME
INICIO//Ocio//Libros//“Dictadoras”: La intimidad del poder absoluto

“Dictadoras”: La intimidad del poder absoluto

El libro más reciente de la española Rosa Montero explora las vidas privadas de las enigmáticas parejas de Franco, Mussolini, Stalin y Hitler.

Foto: Unity Mitford junto a Adolf Hitler, 1936

El libro más reciente de la española Rosa Montero explora las vidas privadas de las enigmáticas parejas de Franco, Mussolini, Stalin y Hitler.

Qué tienen en común las mujeres de los dictadores más crueles del siglo XX? ¿Porque varias parejas de Stalin y Hitler terminaron suicidándose?  ¿Franco era un hombre débil?

En “Dictadoras”, el más reciente trabajo de la española Rosa Montero, encontramos una aproximación a las mujeres que acompañaron a los principales dictadores europeos del siglo XX: Stalin, Hitler, Mussolini y Francisco Franco.

Luego de un trabajo de investigación que recopiló entrevistas a los descendientes de los dictadores, consultas con especialistas y un recorrido por los países de origen, Montero nos presenta cómo las mujeres de los dictadores fueron algo más que apéndices o “primeras damas”.

Allí encontramos un acercamiento a la vida sentimental de Stalin, el frio dictador soviético quien solía tener romances furtivos con sus copartidarias y caseras durante sus años de militancia y como prófugo político. Su pareja más destacada fue su segunda esposa, Nadezdha Alliluyeva “Nadia” con quien se casó después de la revolución bolchevique y con quien tuvo varios hijos. Incluyendo a su hija Svetlana, quien tendría varias parejas que lograron incomodar al líder comunista.

El caso de Nadia era el de una mujer interesada en las artes muy crítica de las arbitrariedades de Stalin. Sin embargo, el ambiente hostil del Kremlin, las intrigas del partido y el inicio de la represión hicieron que Nadia cayera en una profunda depresión llevándola al suicidio, convirtiéndose en un mito dentro del periodo comunista.

Vea tambien: “Nunca tuve tiempo para sentarme a llorar por una goleada”, Óscar Córdoba

También se encuentra una aproximación a las mujeres que pasaron por la vida de Adolfo Hitler, quien a lo largo de varias décadas ha estado marcada por mitos como su presunta homosexualidad o desamores con mujeres judías. En este caso, Montero nos ofrece un panorama más concreto en el que Hitler solo logra tener una intensa vida amorosa, en simultánea con su ascenso político, que en parte se debía a su habilidad para los discursos y su producción intelectual.

A pesar de todo, la actividad política de Hitler le hizo rehuir a muchos romances y peticiones de pretendientes, todo porque decía estar “casado con la nación”. Esto hizo que sus relaciones fueran tormentosas y limitadas en su aspecto privado, en el que su pareja más fiel Eva Braun, tuvo que vivir las peleas y sufrir los celos por parte de admiradoras y mujeres cercanas al círculo nazi. Montero también recrea los últimos días del “Fuhrer” durante la toma de los soviéticos a Berlin en 1945 desde la perspectiva de las mujeres de los nazis, uno de los momentos que más llama la atención de los interesados en el periodo de la Segunda Guerra Mundial y sobre el que se han construido múltiples falsedades.

En el caso del dictador italiano Benito Mussolini, encontramos la influencia de Margheritta Sarfatti, una intelectual de alta sociedad quien logro convencerlo de para pasar de su militancia socialista a abrazar las ideas fascistas que predominaban en Europa durante los años de entreguerras. (1919 -1939)
También se destaca su carácter machista en el que cortejaba a varias amantes en simultánea y eliminaba con brutalidad a quienes se resistían a su poder. Sin olvidar el caso de la Clara Petacci, la última pareja del líder que moriría linchada durante el asedio al “Duce” en 1944.

Por último, Montero hace un interesante recuento sobre el caso del general Francisco Franco, quien comandó a España en una cruenta dictadura y quien a diferencia de sus líderes contemporáneos, este tendría una relación compleja con su madre y con sus hermanas, al igual que con su esposa durante la dictadura Carmen Polo. Franco aparece como alguien paradójico y particular, en el que su mujer lo influenciaba a tomar decisiones radicales y le hacía jugar con sus emociones, todo en medio de una estricta vida religiosa, sugiriendo el potencial y el poder oculto que tienen las mujeres de los líderes en su vida íntima.

En “Dictadoras” no solo predomina la representación de las mujeres como víctimas. La lectura de este texto se convierte en una experiencia que resulta intrigante, no solo por la curiosidad que despierta el conocer la intimidad de los dictadores respecto a sus actuaciones públicas, también presenta lo complejo de entender el papel que cumplen las mujeres durante las disputas de poder y su necesaria reivindicación para la Historia.

Vea tambien: Los recitadores, una profesión extinta

Montero nos advierte en esta obra de las patologías que presentaban los dictadores con su narcicismo, del culto a la personalidad, de las consecuencias de una crianza férrea, de los conflictos en las relaciones maternas, en donde se van proyectando las orientaciones autoritarias que estos personajes tuvieron en su vida pública. Sin dejar a un lado su dedicación religiosa, como en el caso de Franco.

Estos son algunos de los interesantes ángulos que nos ofrece esta obra para tener una nueva mirada a la vida, obra y atrocidades de algunos de los personajes más importantes del Siglo XX.

Dictadoras
Rosa Montero
Random House Mondadori
2013
183 páginas

La serie documental está disponible en la página web del canal argentino TN.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
21 / 2014

Send this to a friend