SUSCRIBIRME

Nueve casos donde la moda es política

La moda es política que sirve para unir lazos entre naciones, derrotar protocolos antiguos y enviar mensajes sin pronunciar ninguna palabra.

Foto: Twitter / @CSiriano

La moda es política que sirve para unir lazos entre naciones, derrotar protocolos antiguos y enviar mensajes sin pronunciar ninguna palabra.

«Ayer estaba marchando por mi país y hoy tuve el privilegio de estar en un show muy poderoso con algunas reinas de la música MUNDIAL y quise llevar un mensaje de tantos que escribo en mis letras a mi ROPA”, escribió Goyo, cantante de la agrupación ChocQuibTown en su cuenta de Instagram donde aparece con un jean y un gabán de tela roja con parches de denim con un mensaje que confirma lo que ya sabíamos (pero que era necesario tener presente): la moda es política, sea donde sea.

Aunque hablar de prendas de vestir y grandes galas con nuevas colecciones parece de un mundo frívolo, neutral y sin trasfondo, de hecho es una de las mejores herramientas políticas que existen desde siempre.

Históricamente la moda es política que sirve para unir lazos entre naciones, derrotar protocolos antiguos y enviar mensajes sin pronunciar ninguna palabra.

Diners recuerda nueve casos en los que la moda ha sido un acto político en Colombia y el mundo:

S.O.S Colombia

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de GOYO (@goyocqt)

Encabezando esta lista tenemos la prenda que Goyo usó en su presentación «Celebra: Ellas y su música», organizada por Univisión y Grammy Latino el pasado 9 de mayo. La artista nacida en el municipio de Condoto (Chocó) lució este conjunto diseñado y pintado por Lewis Beilharz. Ambos se reunieron unas horas antes para exponer el mensaje: “No se rinde el que nació donde por todo hay que luchar”, como mensaje de apoyo a las protestas pacíficas que se desarrollan en Colombia.

«La moda puede convertirse en arte, el arte puede convertirse en un estatuto político. Fue un gran honor hacer esta ropa para la talentosa reina @goyocqt para que la gente sepa lo que está sucediendo en Colombia en este momento. Paz y oraciones por Colombia», escribió el diseñador en su cuenta de Instagram @beilharz_official.

‘Fake news’

Durante los ocho años del gobierno Santos, la primera dama, María Clemencia Rodríguez de Santos, resaltó por sus atuendos, su elección de diseñadores y la forma en la que se convirtió en una embajadora del diseño colombiano en el mundo.

Pero sin duda, el momento más recordado por los colombianos, en el que envió un mensaje a través de su vestimenta, fue durante las votaciones presidenciales en 2018. La mañana de aquel domingo, tanto el expresidente Santos como ‘Tutina’ fueron a su puesto de votación.

Y fue por medio de un jean, una prenda básica del armario colombiano y en la que el país es potencia mundial, que María Clemencia Rodríguez no pasó inadvertida. En unas franjas rojas a ambos costados se leía -y se repetía la frase- Fake news (noticias falsas, en español).

El mensaje llegó luego de una contienda electoral por la presidencia que estuvo envuelta en polémicas por la cantidad de noticias falsas que circulaban en contra de uno u otro candidato en la primera vuelta. De esta manera, ‘Tutina’ Rodríguez hizo eco a la posición de no creer en cuanta noticia circulara y solo le bastó un jean de la marca británica Top Shop.

La pañoleta de Claudia López

Si de prendas de vestir que caracterizan a políticas colombianas se trata, la pañoleta de la alcaldesa de Bogotá, Claudia López, se lleva el protagonismo en el último año.

Siendo la única mujer que buscaba la alcaldía de Bogotá en 2019, y en competencia con tres hombres, Claudia López se adentró en un terreno que históricamente ha pertenecido al género masculino.

La periodista e historiadora de moda Vanessa Rosales explica, en un texto publicado en Vice, que “la ausencia histórica de las mujeres en el poder explica que, una vez allí, estas se masculinicen con frecuencia en la vestimenta”.

Por otro lado, Rosales escribió que “el poder es de por sí un terreno peculiar cuando se trata de la forma en que se visten las mujeres dentro de él. Se conjuga la necesidad por evocar seriedad, rendirse a los protocolos de la acción pública y negociar una apariencia que permita habitar un mundo que por siglos ha sido de los hombres exclusivamente”.

Vea tambien: Mestizo, la colección que plasma la multiculturalidad colombiana

La pañoleta de López es constantemente relacionada con la corbata masculina, como una manera de ‘feminizar’ esta imagen del político tradicional. En distintos colores, a veces hacia un lado o centrada, esta pañoleta se convirtió en un objeto indispensable en cada acto público de la ahora alcaldesa.

La visita del papa a Colombia

El protocolo del Vaticano aconseja que en las audiencias papales las mujeres deben usar un vestido negro sin escote, con mangas que cubran los brazos y una falda por debajo de la rodilla.

A pesar de esto, seis mujeres en el mundo cuentan con el famoso ‘privilegio del blanco’, lo que les concede la posibilidad de usar un vestido blanco en una audiencia con el pontífice, según la norma protocolaria. Las reinas Sofía y Letizia de España, y la reina Paola de Bélgica, son algunas de las monarcas que conforman la lista.

Nada de esto fue impedimento para que en 2017, durante la visita del papa Francisco a Colombia, María Clemencia Rodríguez de Santos recibiera al invitado de honor en un vestido gris de la diseñadora Johanna Ortiz. Una elección sobria, con mangas largas, un lazo en la cintura y un pantalón debajo. Pero al fin y al cabo, no es un vestido negro.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Maria Clemencia De Santos (@tutina_desantos) el

Luego, para recibir al papa Francisco en la Casa de Nariño, la ex primera dama lució un conjunto de la diseñadora Silvia Tcherassi en color blanco. Sí, blanco. Un conjunto de dos piezas con una chaqueta con mangas amplias y un cuello alto y una falda también blanca por debajo de las rodillas.

Lejos de seguir el protocolo, María Clemencia Rodríguez apostó por resaltar el talento de las diseñadoras colombianas y su estilo particular.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Maria Clemencia De Santos (@tutina_desantos) el

La chaqueta ‘I don’t care

Al gobierno Trump le sobraron polémicas cuando de actos públicos se trata. Una de las más sonadas tuvo a la primera dama de los Estados Unidos, Melania Trump, como protagonista.

Durante una visita a un centro de detención de niños inmigrantes en Texas, en el año 2018, Melania Trump usó una chaqueta de Zara con un mensaje que quedó abierto a interpretaciones: I really don’t care, do u? (Realmente no me importa ¿y a ti?, en español). Y es aquí cuando vemos que la moda es política.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Fashion Hooligans (@fashionhooligans) el

El mensaje fue muy criticado, ya que se dio en medio de la implementación de fuertes políticas migratorias por parte del presidente Donald Trump.

Aunque en su momento la jefa de prensa insistió en que no había ningún mensaje detrás del atuendo, meses después la propia primera dama de Estados Unidos admitió, en una entrevista con la cadena ABC, que lo hizo “por la gente y por los medios de izquierda que me critican. Quiero mostrarles que no me importa. Podrías criticar lo que quieras. Pero eso no me impedirá hacer lo que siento que es correcto”.

La elección de Obama

Michelle Obama es recordada con cariño por miles de estadounidenses. Muchos de los cuales recuerdan sus acertadas elecciones de vestuario durante los 8 años de la presidencia de su esposo Barack Obama.

Y es que desde el inicio de los dos períodos presidenciales, la ex primera dama dejó en claro su posición. Para aquella noche del 2008, Obama lució un vestido del diseñador de origen cubano Narciso Rodríguez, junto a un abrigo de la marca estadounidense J. Crew. Lo anterior se alineó con temas como diversidad e inmigración que fueron centrales durante la campaña presidencial.

A esto se sumaron decenas de visitas presidenciales a diversos lugares del mundo en las que Michelle Obama no dudó en hacer honor a cada país usando piezas de diseñadores locales. En Milán, Obama lució prendas de la casa de moda de lujo italiana Missoni y en Japón, rindió homenaje a la cultura oriental con piezas del fallecido diseñador Kenzō Takada.

La América inmigrante

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Rigged2020 (@rigged_by_dems)

En lo que lleva siendo residente de la Casa Blanca de Estados Unidos, Melania Trump ha mostrado una clara preferencia por diseñadores europeos sobre los norteamericanos. Premeditado o no, el tema ha sido también criticado por la prensa estadounidense.

A esto se sumó su elección para la Asamblea general de las Naciones Unidas en 2017. En medio de un momento complicado internacionalmente para su esposo, Donald Trump, Melania lució un traje gris del diseñador belga Raf Simons para la firma Calvin Klein.

Simons, quien para entonces acababa de llegar a vivir a Estados Unidos -inmigrante-, se inspiró en la vida del país norteamericano para su colección y su multiculturalidad. ¿Coincidencia o no?

El cuello de la toga

Este año el mundo lamentó el fallecimiento de la jueza del tribunal supremo de Estados Unidos Ruth Bader Ginsburg, la segunda mujer de la historia en llevar el título. Ginsburg es recordada por su fuerte lucha feminista por la igualdad de género.

Pero una de las características que más recuerdan sus seguidores son sus icónicos cuellos que usaba sobre la toga que ordenaba usar el ente judicial. El traje fue concebido claramente para los hombres, por lo que deja un espacio para mostrar la camisa y la corbata que llevan.

Por eso Ginsburg optó por imponer su estilo propio y darle así un toque de feminidad por medio de los cuellos como accesorios, un acto estético que fue criticado por los más conservadores en su momento.

Así continuó con la costumbre de usar collares según la ocasión. Además, acompañaba su traje con accesorios como guantes y grandes pendientes.

Elecciones 2020

El 2020 es un año con una movida política importante en Estados Unidos, debido a las próximas elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Es por esto que la moda ha estado más política que nunca. Durante la Semana de la Moda De Nueva York, el diseñador Christian Siriano incluyó en su colección primavera 2021 un vestido negro estampado con letras blancas que leían ‘Vote’.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Lizzo (@lizzobeeating) el

El vestido fue llevado luego por la cantante Lizzo durante la ceremonia de premiación de los Billboard Music Awards 2020 como invitación a los estadounidenses a salir a las urnas.

Por su parte, el diseñador francés, Nicolas Ghesquière, decidió abrir el desfile primavera 2021 de Louis Vuitton en la Semana de la Moda de París con el mismo mensaje: ‘Vote’.

Vea también: 22 películas y series para aprender de feminismo según 5 feministas colombianas

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
10 / 2021

Send this to a friend