SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Archivo Diners//Estas eran las colecciones de moda en 1979

Estas eran las colecciones de moda en 1979

Si necesita un ejemplo para comprobar que la moda es cíclica revise las tendencias de 1979.

Foto: https://www.instagram.com/boss/

Si necesita un ejemplo para comprobar que la moda es cíclica revise las tendencias de 1979.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 117 diciembre 1979

Aunque el fenómeno de la moda parezca querer resistirse a toda definición, es posible discernir su carácter esencial, su razón de ser. Es cuando viene a cuento el aforismo de Cocteau: «moda es lo que está a desmoda».

Esto es tan cierto, que el solo hecho de lanzar una moda es suficiente para ponerla a desmoda. Hoy, las modas se suceden rápidamente la una a la otra, vienen juntas, en el mismo plan, es una especie de representación horizontal como si se tratara del final de una ópera.

Por eso, la moda se volvió una inmensa memoria que graba, conserva, y con la misma rapidez, vuelve y utiliza lo necesario. La moda de hoy, más que en ningún otro momento de la humanidad, es un renacer constante, un recomponer, un rehacer.

No hay que olvidar además, que la moda siempre ha sido regulada por un modo de vida: los carros ingleses fueron altos durante mucho tiempo a causa de los sombreros altos que llevaban los señores de la época.

Los vestidos de las señoras fueron acortados en los años anteriores a la guerra por la altura de los escalones en los tranvías y así sucesivamente, hasta tal punto que ha habido etapas en las cuales la moda ha ido a la par con los regímenes políticos y, para no ahondar más, baste decir que la moda fue, es y será siempre un reflejo más de la condición social y económica de los pueblos.

¿Qué pasó en 1979 con la moda? Lo que pasó es muy reconfortante. Ya no es el ser humano el esclavo de la moda. Es la moda la que tiene que adaptarse a las necesidades y limitaciones de hombres y mujeres.

¡Gracias a Dios!

Alonso Restrepo, excelente asesor en estas cuestiones, toda vez que tiene una gran experiencia y es conocedor como el que más de todos los caprichos de la moda, conceptúa que en 1979 la moda, tanto masculina como femenina, se caracterizó por la tendencia a la informalidad y por una decisiva inclinación al uso de las fibras naturales como lino, algodón, cáñamo, sedas y lanas.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

WINTER OF EDEN: Joel wearing the #GivenchyFW19 collection designed by @ClareWaightKeller. #GivenchyFamily

Una publicación compartida de GIVENCHY (@givenchyofficial) el

Vea tambien: Pastusa Brauhaus, la cerveza artesanal hecha con agua de la falda del volcán Galeras

En el campo de los señores, concretamente, siguen a la cabeza Roma y París. Sustancialmente se conservó el estilo clásico con un tinte de renovación. La solapa del saco se angostó un poco y de acuerdo con esto se angostaron las corbatas y los cuellos de las camisas. Los azules y los grises fueron los colores para el traje de calle. El saco con dos botones y con una abertura o sin ella. El pantalón recto y con bota. Zapatos con punta moderada.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

@colesprouse attends the #FerragamoSS20 show looking casually chic in a total look from Ferragamo.

Una publicación compartida de Salvatore Ferragamo (@ferragamo) el

En el aspecto deportivo, los cambios tampoco fueron muchos. Pero lo que si se notó es que apareció una tendencia a una mayor comodidad, a una notoria informalidad: chompas, suéteres largos y flojos y pantalones de pana. En cuanto a la ropa de sport convencional, la chaqueta se llevó con una abertura o sin ella y el blazer y la americana fueron acompañados por el buzo con cuello tortuga, camisas de lanilla y pantalones en flanel o materiales livianos con corte recto y sin bota.

El color favorito en pantalones deportivos fue el beige, que desbancó al gris. Y las señoras, ¿qué suerte corrieron? Ungaro, Laroche, Cardin, Lanvin, Dior, Lapidus, Givenchy, Saint-Laurent, los «mandacallar», coincidieron en que las mujeres tienen que ser más femeninas, vestir más de acuerdo con todo eso que significa ser mujer. Fue una moda retro definitivamente.

Vea tambien: 5 libros para colorear inspirados en la cultura popular

Hombreras, faldas angostas debajo de la rodilla y con aberturas, chaquetas sueltas y más cortas, chaquetas ajustadas con cinturones de cuero en el día y brillantes en la noche, colores brillantes y contrastes fuertes para la noche, sastres clásicos, medias con vena, medias grabadas de acuerdo con el color del vestido, liguero, sombreritos estilo «píldora», boinas, plumas en las solapas de los vestidos, blusas de seda, chaquetas reversibles o capitoneadas, zapatos cerrados con tacones muy altos, collares con pepas de colores, carteras chiquitas para colgar atravesadas, «bustiers» de día y de noche, prenses en blusas y batas, cuello smoking con escote profundo, ropa interior y de dormir adornada con encajes y cintas de raso, vestidos de baño enterizos, colores como el lila, los morados, el fucsia, el verde, el rojo y el negro. En la moda femenina sigue mandando París.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

WINTER 19 #YSL25 by ANTHONY VACCARELLO DIRECTED by JUERGEN TELLER ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ #YSL #SaintLaurent #YvesSaintLaurent @anthonyvaccarello

Una publicación compartida de SAINT LAURENT (@ysl) el

Materiales como el jean, la pana, han sido y seguirán siendo los favoritos de algunos y algunas para la confección de chaquetas, vestidos y pantalones. Y en cuanto a la juventud, goza y se regodea con todo eso que se ha llamado la moda «disco».

Habría que anotar que hoy se vuelve a comprar calidad; no se trata de estar comprando para estar cambiando. Se trata de comprar prendas que duren, por eso la elección es más cuidadosa, ya que el precio está presente en la calidad. Hoy hay hombres que abren su saco mostrando orgullosamente que fue comprado en Londres en 1947 y todavía «sigue campante».

En cuanto a esa inclinación a la comodidad, a la flexibilidad, a la libertad, que tienen hoy hombres y mujeres para vestirse, pues bienvenida sea, sólo que, como dice Alonso Restrepo, «parece que la gente se preparara para algo, como sucedió en la época de las preguerras».

Habría que decir también por enésima vez, que la elegancia no está en la exageración: está precisamente en la prudencia y en la discreción. Todo en materia de vestir como en
otras materias tiene su edad y su momento.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
20 / 2019


Send this to a friend