Artesanías Embera Chamí: Protagonistas en Expoartesano

Los complejos productos artesanales elaborados por la comunidad indígena Embera Chamí ya traspasan fronteras no solo por su calidad, sino por la estrategia de internacionalización que tienen detrás.

Para los Embera Chamí tejer no es un trabajo cualquiera. Este arte, complejo sin duda alguna, es solo una de las múltiples maneras de mantener vivas las tradiciones que conectan a los indígenas con sus ancestros.

Por ello, un grupo de artesanos de esta comunidad –que tiene por hogar la cordillera occidental de los Andes colombianos– tomó la decisión de agrupar estos legendarios saberes bajo la Asociación Jaipono, espíritu de la flor sagrada.

Edilson Nakabera, quien forma parte de la comunidad Embera Chamí y a su vez heredó de sus padres el arte de tejer complejos collares y manillas de vivos colores, lideró la construcción de la Asociación Jaipono y tuvo una visión que permitió agrupar múltiples talleres de artesanías con el propósito de llevarlos varios escalones más arriba.

Esto, en pocas palabras, significó dar a conocer de forma más contundente en ferias y encuentros grandes los complejos trabajos artesanales. “En 2015 pusimos a andar la Asociación Jaipono, conformada por 10 mujeres y 10 hombres. Mi padre era su presidente pero, seis meses después de fundada, yo asumí el liderazgo. Estoy en el proceso de llevar adelante a los socios”, cuenta Nakabera, quien habla con conocimiento de las complejidades que significa tejer collares, manillas, pectorales y okamas –caminos que recorren el cuello– en chaquira mostacilla o en materia vegetal.

Los productos de la comunidad Embera Chamí, agrupados en la Asociación Jaipono, comenzaron a abrirse paso con total éxito en ferias artesanales y en varios encuentros hechos en el país. En ese proceso, relata Nakabera, Artesanías de Colombia respaldó a la Asociación para poner en marcha proyectos de forma conjunta, gracias a la asesoría de diseñadores y de expertos artesanos.

“A través de la artesanía tejemos una historia que resalta la belleza”, apunta Nakabera, quien tuvo claro que para ir más allá de las ferias y de encuentros artesanales locales debía marcar la diferencia.

Este joven artesano, que tomó la decisión de estudiar diseño gráfico, entendió que las redes sociales y otros canales electrónicos eran vehículos poderosos para llevar a otras partes del mundo los saberes de sus ancestros, traducidos en coloridos tejidos que forman múltiples y variadas figuras geométricas.

Así, redes sociales como Instagram y Facebook –relata Nakabera–, pasaron a convertirse en unos aliados de los 20 artesanos que conforman la Asociación Jaipono. “Gracias a Artesanías de Colombia y al Ministerio logramos avanzar en la comercialización internacional de nuestros productos. A través de las redes pudimos aumentar nuestras ventas en un 50% desde 2016”, cuenta el artesano Embera, quien está asentado desde hace 20 años en Pereira (Risaralda).

Edilson Nakabera tiene claro que el camino es continuar la internacionalización de cada producto hecho por los artesanos Embera Chamí. También está convencido de que quiere entregar a cada uno de los compradores que adquieran un collar, unos aretes o una okama el viento y la sanación de sus ancestros, por medio de los colores que tienen los entramados geométricos compuestos por las pequeñas chaquiras.

En resumidas cuentas, los maestros artesanos quieren compartir con los portadores de cada pieza un pedacito de Jaipono, el legendario espíritu de la flor sagrada de los Embera Chamí.

Para conocer más sobre estas artesanías visite www.artembera.com.co

Artículos Relacionados

  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana
  • Música para después de una tormenta con Ariana Grande
  • Dirty Proyectors, un viaje de melodías folclóricas

Send this to a friend