SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Moda en tiempos posmodernos

Moda en tiempos posmodernos

Si la moda es el espejo del espíritu de la época, ¿qué la define por estos días? Análisis de tiempos tempestuosos, vibrantes y eclécticos.

Si la moda es el espejo del espíritu de la época, ¿qué la define por estos días? Análisis de tiempos tempestuosos, vibrantes y eclécticos.

La mujer en la fotografía lleva una falda estampada, en verde, negro y blanco; un top colmado de pequeños círculos en verde limón; de chaqueta, una especie de kimono hecho con flores azul náuticas, blancas, amarillas y en la mano, un sobre con textura de pitón. La imagen fue hecha en las calles de París, en el intermedio de algún desfile. Nada en el ensamble aparenta parecerse entre sí. Pero hay una extraña y cautivadora armonía. Hay un sentido en esa colisión de contrarios. El tipo de sentido que buscan los fotógrafos de estilo callejero que capturan estas imágenes y el mismo que celebra hoy la manada de la moda más avanzada.

En tiempos recientes la industria ha celebrado el estallido de estampados. De pies a cabeza, en magníficos contrastes, en pasarelas y editoriales, en las calles –donde está la acción más estimulante– la mezcla de prints parece expresar el ánimo de estos días: esa presencia de estampados geométricos, ópticos, tecnológicos, coloridos y surreales parece una forma de expresar sincronía con nuestra era digital.

Para los que aún estiman que la moda es un tema banal y secundario, me place recordarles que existen pocas cosas que reflejen una época tanto como el estilo y las expresiones estéticas. Adivinar la década aproximada de una fotografía antigua será tanto más fácil por la ropa y las formas del peinado. Años hace ya que el estilo de una década cesó de ser uniformado. Los veinte o cincuenta son fáciles de reconocer por unas estampas básicas: las tendencias eran pocas y casi que homogéneamente adaptadas. Nuestra era actual, sin embargo, acoge y permite –como nunca antes– toda expresión imaginable. La moda de hoy es, en esencia, una colisión de contrarios. Un cuerpo multiforme de contradicciones y contrastes.

Vea tambien: Cinco ejercicios para despertar su memoria

De allí que las tendencias sean tan opuestas como disparatadas. Se celebran las siluetas limpias y depuradas, al mismo tiempo que se buscan toques y matices artesanales, orgánicos. Se puede encarnar el espíritu de una flapper en pleno fervor del Art Déco y del jazz, pero también es posible lucir relevante al evocar la dulzura de un ama de casa del cincuenta en los suburbios americanos, a lo Betty Draper. Mientras que los estampados en sus formas más diversas nos revelan la influencia de la tecnología en el diseño, algunos diseñadores devuelven a las pasarelas las siluetas clásicas de la alta costura. En las pasarelas de Nueva York, para la primavera-verano 2012, muchos diseñadores bucearon los contornos de una posible identidad americana. Ahora, cuando la temporada apenas comienza, convive sin dificultad lo atlético con lo lady-like.

Que la moda mire hacia el pasado no es una novedad. Lo nuevo, o más bien lo refrescante, está en el espíritu de la reinterpretación. No importa si la tendencia nos impulsa a parecer sacadas de El gran Gatsby. La moda de hoy no es literal. Los vestidos de Etro – el sello italiano conocido por sus estampas calidoscópicas – que evocaban la década de 1920 tenían proporciones tribales y modernistas. La evocación de Jil Sander de los años cincuenta era también mínima y atemporal. En este paisaje han emergido, además, nuevas siluetas.

La que reinará es una similar a la que recién exhibieron Proenza Schouler y Peter Son. Un juego de proporciones, con prendas voluminosas e influenciadas por la clásica alta costura que tienen, sin embargo, mucho garbo realista y callejero. El dúo detrás de Proenza – Lázaro Hernández y Jack McCollough – se ha caracterizado por su línea urbana, hyp y vanguardista. Su destreza para interpretar los apetitos de la chica cool del presente los ha hecho uno de los sellos más celebrados del momento. Som pertenece a la nueva casta de diseñadores con linaje asiático que con su posmodernismo están reformulando el lenguaje del estilo actual.

Vea tambien: Cinco películas que tiene que ver durante el Festival de Cine Francés 2019

Si la estética de hoy es una oda al eclecticismo posmoderno, también es cierto que los individuos se sienten cada vez más atraídos por el estilo atemporal. El hecho de que la moda se base en la contrariedad también explica la forma cómo se valora el estilo personal. Se pueden mezclar tres estampados en un solo ensamble saturado o inclinarse por un look absolutamente limpio. Se valora la expresión de identidad, el carácter intrínseco y no las tendencias fugitivas. El mundo y la moda de hoy celebran la variedad en la esencia. Así es el eclecticismo.

 

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
10 / 2012


Send this to a friend