SUSCRIBIRME

Seis marcas de ropa colombiana de la mano de sus creadores

Los creadores de seis marcas de ropa colombiana y accesorios masculinos le contaron a Diners cómo ha sido su experiencia de hacer moda en Colombia.

Foto: David Rugeles

Los creadores de seis marcas de ropa colombiana y accesorios masculinos le contaron a Diners cómo ha sido su experiencia de hacer moda en Colombia.

Son jóvenes exitosos y les han dado vida a propuestas de moda masculina únicas, preocupadas por la calidad y el servicio. En poco tiempo han logrado lo que muchas empresas en cualquier sector sueñan desde el comienzo, pero que solo consiguen con muchos años de esfuerzo e inversión: llegar a los mercados internacionales. Marcas de ropa colombiana como Martín Pescador, Argento & Bourbon, Morton & Bedford, Whitman, Jean & Tonic y Papúa ya sacan la cara por el diseño local en el exterior.

WHITMAN
SEBASTIÁN Y FELIPE FALLA

disenadores5_700x414


Inspirada en Walt Whitman, poeta y periodista estadounidense, la marca, creada por Sebastián y Felipe Falla en 2013, se identifica con la esencia de este revolucionario de las letras que influenció la literatura universal. Con ella, los hermanos quieren hacer su propia revolución, ofreciendo al mercado de la moda masculina una propuesta de prendas inmunes al paso del tiempo, “compras una hoy y en diez años la puedes volver a usar” –afirman– y, además, comprometida con el desarrollo del país; desde la materia prima que usan hasta la mano de obra, Whitman fomenta el consumo responsable.

Felipe estudió fotografía publicitaria, y Sebastián, gastronomía, ambos en Buenos Aires. Hace tres años, y gracias a la inquietud que sentían por el universo del vestuario, en especial el masculino (aunque también ofrecen prendas femeninas), decidieron crear una marca propia que satisficiera sus gustos personales.

Luego de participar en una feria en Medellín, en diciembre de 2013, se dieron cuenta del potencial de su propuesta. “El éxito de Whitman es que procura lograr el equilibrio ideal entre lo clásico y lo contemporáneo. Nuestros cortes tradicionales se complementan con formas modernas, de esta manera logramos prendas con un fit único”, aseguran sus creadores. Pero hacerlo no fue fácil: “Realizamos muchas pruebas, tuvimos muchos errores y buscamos nuevos caminos para llegar a lo que ofrecemos hoy día”.

Su oferta incluye abrigos, blazers, gabanes, trajes, camisas y pantalones. “Nuestro objetivo es tener un portafolio amplio para que el hombre pueda encontrar en nuestra tienda todo lo que necesita”, concluyen. ¿El siguiente paso? “Pronto fortaleceremos nuestros procesos y logística para vender nuestros productos internacionalmente”. Por el momento venden a través de su página web (http://whitmanstore.com) y en su tienda en Bogotá.

ARGENTO & BOURBON
NICOLÁS PINZÓN GODOY Y CAMILO SARMIENTO MOYANO

disenadores1_800x669

Con Argento & Bourbon, Nicolás Pinzón y Camilo Sarmiento acercan la tradición del calzado europeo al público latino.


Son amigos desde los cuatro años; estudiaron juntos en el colegio, luego en el CESA (Colegio de Estudios Superiores de Administración) y después viajaron al mismo tiempo a realizar un posgrado en Francia. Nicolás se especializó en mercadeo de lujo y Camilo en negocios internacionales con énfasis financiero.

Su primera experiencia profesional tuvo lugar en París. Nicolás entró como gerente de producto a la división de lujo de L’Oréal para manejar el mercado de Estados Unidos y Canadá; Camilo, por su parte, ingresó al área financiera de Dior, del conglomerado LVMH. “La experiencia de cada uno nos permitió ver la extrapolación que existía entre el verdadero lujo y su posicionamiento en Europa versus nuestra experiencia en Colombia como consumidores y, en general, como hombres que no encontrábamos muchos productos, en especial zapatos, más allá de los que traen las marcas internacionales a precios elevadísimos”, asegura Camilo. De ahí nació la idea de producir algo relacionado con moda masculina.

A su regreso a Colombia y luego de que cada uno trabajara por varios años en diferentes áreas, decidieron saltar al agua. Argento & Bourbon nació en 2014. La idea de sus creadores era adaptar las tradiciones europeas en cuanto a técnicas y formas al pie latinoamericano, pero con una propuesta de diseño innovadora (el forro interno y la suela son color magenta). El resultado fue un zapato hecho ciento por ciento en cuero, elaborado a mano, cómodo y con acabados de lujo. Pero le apostaron a algo más: producen entre 50 y 100 pares de cada referencia lo que le asegura al cliente cierta exclusividad y ofrecen un servicio posventa, que incluye mantenimiento durante toda la vida útil de los zapatos por cuenta de la marca.

En su corta historia han recibido el respaldo de dos inversionistas extranjeros que le han dado a la marca el impulso que necesita para pensar en grande: “Decidimos montar nuestra propia fábrica para seguir asegurando la calidad de nuestros zapatos y vamos a abrir una tienda en Bogotá para que el cliente pueda interactuar con la marca”, explica Nicolás. Cuando ambas estén en operación pondrán en marcha su idea de que el producto sea cada vez más personalizado. Más información en http://argentobourbon.com/.

JEAN & TONIC
ISABELLA FERNÁNDEZ

disenadores8_800x669

Isabella Fernández es la fundadora de Jean & Tonic, la marca especializada a la medida para hombre


Antes de darle vida a Jean & Tonic, la marca que ofrece jeans para hombre a la medida, Isabella se formó como estilista de moda en el Istituto Marangoni de París y luego en comercialización de moda en el Art Institute de Miami. Después trabajó en una empresa emergente de moda en Nueva York, que les ofrecía a diseñadores y grandes marcas vender de manera directa sus productos a tiendas por departamentos y boutiques en todo Estados Unidos.

Vea también: Cubel: el astronauta de Palenque en Bogotá Fashion Week

Recién llegada a Colombia empezó a confeccionar para Falabella la marca privada de jeans para niños. “Noté que en la industria del denim es muy difícil destacarse entre tantos competidores nacionales e internacionales. Yo buscaba darle un valor agregado al consumidor y se me ocurrió crear una marca que les ofreciera a sus clientes la posibilidad de personalizar sus jeans”, afirma.
En diciembre de 2014 Isabella lanzó al mercado Jean & Tonic. “Nos inspiramos en el arte de la mixología. Así como hoy día uno va a un bar y el mixólogo te prepara un trago a tu gusto, dependiendo de tus antojos de ese día, queríamos dar a entender que en Jean & Tonic el cliente es quien decide cómo quiere su jeans”.

disenadores9_800x669


Para lograr esto, el cliente escoge la horma; luego, el color. Después elige el tipo de manualidad (es decir, si los quiere con rotos, con arrugas o clásicos) y los terminados (los botones y el color del cuero que va en la parte posterior del jean), y, por último, puede agregarle sus iniciales bordadas en el tono y el tipo de letra que desee.

Esto es posible gracias a una interfaz creada en equipo con la diseñadora de la firma, Claudia Morales, y un grupo de programadores de Medellín. “Queríamos que la experiencia del usuario fuera interactiva y dinámica”, comenta. Luego de la elección, el cliente debe esperar dos semanas para que los jeans lleguen a sus manos y si el pedido es internacional, tres. “A través de la plataforma de financiación colectiva Kickstarter, despachamos pedidos a Australia, Nueva Zelanda, Taiwán, Canadá, Singapur, Japón y Polonia, aunque nuestros pedidos más constantes vienen de Estados Unidos e Inglaterra”. ¿Su sueño? “Queremos sacar más productos en denim, desde chaquetas y camisas hasta sweatpants”.

La marca tiene un trasfondo social. Con la venta de sus jeans apoyan, con cartucheras elaboradas en denim y útiles escolares, a los niños de un colegio construido por la Fundación Save the Children en Tumaco. Más información en: http://jeanandtonic.com.

MORTON & BEDFORD
JEFF THELEN

disenadores2_800x669

Jeff Thelen trabaja con un equipo de expertas estilistas colombianas en Morton & Bedford.


Si bien Jeff Thelen no nació en nuestro país –es norteamericano–, trabaja con un equipo de expertas estilistas colombianas que le dan sustento a la filosofía de servicio personalizado que ofrece Morton & Bedford, su marca de camisas hechas a la medida que hace más simple la compra de ropa para hombres ocupados.

La firma, que nació en 2014, fue una idea concebida por el propio Jeff para solventar una de sus grandes necesidades: camisas que le ajustaran perfectamente y que sus mangas no le quedaran cortas, es decir, hechas para él. Su necesidad se sumó a la de otros amigos y como empresario visionario decidió apostarle a la idea de una marca que les ofreciera a sus clientes la posibilidad de tener prendas elaboradas para su cuerpo y según sus gustos, sin tener que salir de tienda en tienda.

Como nunca había trabajado en el sector –estuvo cuatro años en el área financiera en Nueva York–, se tomó su tiempo para conocerlo. “Lo primero que debía hacer era buscar proveedores que no confeccionaran prendas masivas, porque cada pieza es única; eso demoró un tiempo. Hace dos años fui a Colombiatex y allí encontré los aliados para empezar este negocio. Mandé a hacer una camisa para mí y como salió bien, decidí mandar a hacer otra con uno que otro cambio, y algunas más para unos amigos; así empezó todo”, cuenta Jeff.

marcas


El proceso para hacerse con una camisa hecha a la medida de Morton & Bedford comienza en su página web; allí, el potencial cliente puede ver de qué se trata. Si está interesado, se registra. Luego, una estilista lo contacta para coordinar una cita, en la que lo aconseja sobre los estilos y colores que pueden quedarle mejor, y basada en la ocasión de uso, sus gustos y sus medidas (que son tomadas ese día) se manda a hacer la camisa que, pasados 15 días, llega al lugar que el cliente eligió.

Pero su servicio va más lejos: incluye, además, arreglos por daño o talla, instrucciones de lavado, y consejos sobre cómo llevar ciertas prendas para diferentes ocasiones y con qué combinarlas. “Con esto no estamos pensando qué podemos ganar hoy con este cliente, sino cómo podemos tener una relación de largo plazo con él”, concluye. Ahora, Jeff espera ampliar la gama de prendas hechas a la medida y replicar este modelo en Estados Unidos y Chile antes de que acabe el año. Más información en http://www.mortonbedford.com/.

MARTÍN PESCADOR
NICOLÁS VÁSQUEZ FERNÁNDEZ

ropa colombiana

Nicolás Vásquez se inspiró en la arquitectura y el estilo de vida de Cartagena para crear la marca Martín Pescador.

Vea también: Bogotá Fashion Week 2022, así se viste de moda la capital colombiana


Todo empezó en Cartagena. Nicolás, que es administrador de empresas de la Universidad de Navarra en España, estaba de paseo con algunos amigos y se hizo una pregunta: ¿Por qué todos llevaban ropa de firmas extranjeras? Pronto se dio cuenta de que había un vacío en el mercado y comenzó a darle forma a lo que hoy día es Martín Pescador.

Aunque no es diseñador de modas, la oportunidad estaba clara. “Las marcas femeninas de vestidos de baño ya tienen renombre internacional, pero de hombre no había nada. Así que decidimos enfocarnos más en el estilo de vida, es decir, no tanto en un diseño particular, sino en materializar esto tan bonito que tenemos, como los colores de la arquitectura cartagenera, y darle vida por medio de productos”, afirma Vásquez.

Primero empezó con el clásico sombrero Panamá y lo convirtió en ícono de la marca, sobre todo el de paja de toquilla que tejen artesanos en Nariño. El equipo de diseño de la firma les ha puesto su toque personal: coloridas cintas que evocan los tonos de las fachadas de las casas de la Ciudad Amurallada, y el símbolo de la firma, la silueta de un Martín Pescador con un pez en su boca.

Luego de un tiempo, el administrador de empresas volvió su mirada hacia la confección y amplió la gama de productos a camisas de lino, camisetas de algodón, shorts, pantalonetas de baño, alpargatas y, hace poco, carteras de playa y bufandas de seda estampadas con imágenes de pájaros colombianos, que lanza en dos colecciones anuales. Además, realizó una alianza con la Fundación Proaves, que protege de la extinción a las especies endémicas de nuestro país, y dona una parte de las ganancias obtenidas por la venta de los sombreros de paja de toquilla.

El primero en interesarse por su marca fue el diseñador de ropa masculina Alberto Nieto y hoy Martín Pescador está presente en las tiendas Carlos Nieto de todo el país. También tiene importantes clientes en Francia, además de un contrato de distribución para Estados Unidos. “Gracias a las macrorruedas de ProColombia hemos podido ver el interés de personas en Australia, Europa, España y Londres. Además, ya estamos diseñando nuestra primera tienda”, asegura Vásquez. Más información en http://martinpescador.co.


PAPÚA

DAVID RODRÍGUEZ Y CAMILO OBREGÓN

marcas de ropa colombiana

Papúa de David Rodríguez y Camilo Obregón, está posicionada en mercados como Catar y Estados Unidos.


La historia de estos administradores se cruzó mientras asistían a la clase de creación de empresas en la Universidad de los Andes. Camilo había empezado su carrera con la idea de hacer una marca de pantalonetas de baño con diseños y estampados innovadores luego de que realizara un viaje a Francia justo después de graduarse del colegio. A su regreso encontró que era un nicho desatendido en Colombia y que había una oportunidad de negocio. “Aprovechamos que la industria de vestidos de baño en Colombia era reconocida internacionalmente y decidimos unir fuerzas para lanzar este producto”, afirman.

Para eso fue esencial el recorrido y la experiencia que tenía David en el mundo de los textiles y las confecciones, gracias a que su familia cuenta con más de 25 años de experiencia en la industria. Luego de ponerse rápidamente manos a la obra en el desarrollo del producto y el lanzamiento de la marca, en diciembre de 2012 nació Papúa.

El nombre está inspirado en la isla de Papúa Nueva Guinea, un destino desconocido por muchos. “La marca propone aventurarse a este tipo de locaciones, a explorar lo inexplorado, a disfrutar de las cosas más sencillas de la vida en buena compañía, siempre manteniendo el estilo de una buena prenda de verano”, cuentan los creadores de la firma.

Hoy, después de cuatro años en el mercado y de lanzar dos colecciones anuales, Papúa se ha logrado posicionar en destinos como Catar, México, Estados Unidos, España, Costa Rica y República Dominicana. En Colombia tienen presencia en Bogotá, Cartagena, Barranquilla y Medellín.

En este negocio, David está encargado de la parte de producción, logística y envíos nacionales e internacionales; Camilo se dedica a lo comercial, al mercadeo y a la expansión internacional de la firma. Y en eso siguen avanzando: “Estamos desarrollando una marca hermana más asequible para la tienda por departamentos más grande de Estados Unidos”. Más información en http://papua.com.co/es.

También podría interesarle: 8 tiendas ‘cool’ e independientes para ir a comprar ropa en Bogotá

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
07 / 2017

Send this to a friend