SUSCRIBIRME

Bogotá Fashion Week 2022, así se viste de moda la capital colombiana

Esta semana Bogotá propicia el regreso de la industria de la moda a la presencialidad con pasarelas, tiendas pop up y charlas. Una conversación con el escritor Edward Salazar sobre las expectativas y los retos de esta edición del Bogotá Fashion Week 2022.

Foto: Foto cortesía Bogotá Fashion Week

Esta semana Bogotá propicia el regreso de la industria de la moda a la presencialidad con pasarelas, tiendas pop up y charlas. Una conversación con el escritor Edward Salazar sobre las expectativas y los retos de esta edición del Bogotá Fashion Week 2022.

En el corazón de la ciudad, el Palacio de San Francisco, un edificio neoclásico del arquitecto francés Gastón Lelarge ubicado en la Avenida Jimenez, abre sus puertas a una comunidad ansiosa por reunirse, compartir y conversar sobre la moda. Es el día 0 de la agenda de Bogotá Fashion Week 2022 y la pareja de diseñadores detrás de Leal Dacarett presenta la colección El Contento.

La quinta edición del evento es el resultado de un proceso de asesoramiento, liderado por la Cámara de Comercio de Bogotá, a los negocios de moda de la región. Durante ocho meses, asesores de Kollective Moda guiaron a los diseñadores y directores creativos en la conceptualización y preparación de las colecciones que se presentarán durante estos tres días de Bogotá Fashion Week 2022, del 19 al 21 de mayo.

De esta manera, los reflectores que apuntan hacia las modelos en la pasarela son solamente la punta del iceberg de una industria que, en Bogotá y Cundinamarca, genera 240.000 empleos.

Pasarela Leal Dacarett
El Contento, la pasarela inaugural de Leal Dacarett. Foto cortesía Bogotá Fashion Week

“Aunque no seamos conscientes del papel que ocupa en nuestras vidas, la moda tiene una relación directa con todos. Es una experiencia bastante más cotidiana de lo que pensamos. Y, en Colombia, incide en conversaciones políticas y manifestaciones sociales”, explica Edward Salazar. El investigador de estudios de moda recientemente publicó el libro Nostalgias y aspiraciones: vestir, estéticas y tránsitos de las clases medias bogotanas en la segunda mitad del siglo XX y es uno de los invitados a los conversatorios del evento.

La identidad de Bogotá Fashion Week

La apuesta de la Cámara de Comercio de Bogotá es clara: fortalecer la industria y posicionar a la ciudad como una capital de negocios de moda en el mercado nacional e internacional. De allí la fuerte representación local en esta semana de la moda y las alianzas con escuela de moda locales como Esden y LCI.

Nicolás Uribe Rueda, presidente de la Cámara de Comercio de Bogotá, cuenta que desde la entidad están haciendo “esfuerzos permanentes para consolidar la reactivación del sector y brindar herramientas y asesorías a los empresarios de la moda. Y así lograr unidades productivas más competitivas”.

Leal Dacarett Bogotá Fashion Week
El Contento, la pasarela inaugural de Leal Dacarett. Foto cortesía Bogotá Fashion Week

Y es ahí donde Bogotá le toma ventaja a otras ciudades como Medellín o Barranquilla. “Esta es la primera plaza de consumo del país. Si bien hay otras ciudades que son fundamentales en la producción, circulación y representación, Bogotá sigue teniendo el mayor nivel de gasto mensual en el componente del vestido en los hogares colombianos”, asegura el investigador Edward Salazar.

Vea también: Diez casos donde la moda es política

Bogotá, la moda de todos

Además de ser un fuerte consumidor de moda, Bogotá aloja en ella múltiples expresiones del acto de vestirse. Esta característica hace que sea imposible interpretar una única moda bogotana.

Salazar asegura que “Bogotá es una receptora de personas de muchas partes del país. Por eso es imposible definir una estética completa y única. En mi libro se evidencia cómo esa identidad de la ciudad se construye a partir de colores que denotan sobriedad, elegancia, de espíritu moderno y medio londinense. Y cómo eso mismo coexiste con tradiciones campesinas y expresiones urbanas y populares al vestir”.

Las 17 marcas que estarán en la pasarela de Bogotá Fashion Week 2022 son una muestra de esto. En el mismo escenario de Ágora Bogotá, junto a Corferias, se presentarán firmas como Armantia, Cubel y MAZ Manuela Álvarez, que tienen un fuerte componente artesanal. Y otras propuestas como las de Andrés Otalora, Azulu y Carlo Carrizosa, que apelan a la elegancia y el romance latinoamericano.

Pasarela 2022
El Contento, la pasarela inaugural de Leal Dacarett. Foto cortesía Bogotá Fashion Week

Al listado de pasarelas se suman Stevan Valencia, Carolina Estefan, Lina Cantillo, Ivory Atelier, Camilo Franco, Ette de Oro, Palo Rosa Beachwear, Cala de la Cruz, A Modo Mio y Faride Ramos. 

La representación se amplía mucho más al revisar las nuevas tiendas pop up. Este espacio, que se inaugura en esta edición, es una gran vitrina dirigida al público general. Allí los bogotanos podrán adquirir de manera directa las piezas de las colecciones más exitosas de 100 marcas colombianas.

Junto a esto también se propiciará un ciclo de charlas que indagarán sobre soluciones perdurables para los negocios de moda sostenibles. Bajo la curaduría de Rocío Arias Hoffman, las conversaciones abordarán temas como la responsabilidad ambiental, las colaboraciones creativas, el oficio editorial, la sostenibilidad cultural, el diseño y los negocios.

Los retos de Bogotá Fashion Week

Aunque joven, la apuesta de Bogotá Fashion Week regresa en un momento crucial para la industria de la moda colombiana que, a su vez, le significa una serie de retos por enfrentar. Edward Salazar comenta cinco puntos claves.

Vea también: “La buena comida tiene que ser asequible para todos”: Sebastián Vargas, chef colombiano ganador de estrella Michelin

1. Muchas ciudades en Colombia han intentado emprender ferias de moda, como Medellín y Cali. Pero ninguna ha logrado una identidad que abarque a todo el país. En su turno, Bogotá Fashion Week promete una agenda que mira por fuera de las grandes ciudades, y que pone su mirada en experiencias culturales de grupos indígenas, campesinos y afrocolombianos. 

2. Las ferias de moda deben hablar del pasado, de ese camino recorrido por el negocio y la historia cultural de la región; del presente, de una manera honesta que permita avanzar; y, sobre todo, del futuro, por medio de conversaciones que, a pesar de no ser cómodas para marcas e influenciadores, deben hacerse para madurar. Esto relacionado a la diversidad, la sostenibilidad, no solo del medioambiente sino de las personas, y el desarrollo económico, social y cultural.

Leal Dacarett diseñadores
El Contento, la pasarela inaugural de Leal Dacarett. Foto cortesía Bogotá Fashion Week

3. Una de las grandes expectativas es la reactivación de la presencialidad. Por el covid, vimos pasarelas digitales que tuvieron muy buenas intenciones en seguir llevando la moda a los hogares y a los negocios. Pero estas tuvieron muchas dificultades técnicas.

4. Hay una conversación que no se ve en la pasarela y que es necesario buscarla y es cómo están narradas, en términos de justicia laboral, paridad de género y representación, aquellas colecciones de moda. Es importante saber qué conversaciones han tenido los diseñadores con las comunidades y territorios para presentarnos sus propuestas. 

5. Aunque es claro que una feria no puede abarcar una industria tan compleja, hay ausencias que se dejan ver y que hay que mirar con ojos críticos para crecer. Una feria de moda en Bogotá está llamada a reconocer su diversidad y a abrir las muertas de la inclusión a las múltiples experiencias de vida.

Lea también: La nueva generación del swimwear colombiano

Adrián David Osorio Ramirez, redactor web y asistente editorial. Periodista apasionado por escribir sobre moda y las expresiones culturales.

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
19 / 2022

Send this to a friend