SUSCRIBIRME

Oreste, el restaurante que le da un nuevo valor a la comida colombiana

El chef y comediante Pedro Silva reflexiona desde su restaurante Oreste qué es la comida colombiana y hasta dónde se puede llegar con los ingredientes nacionales.

Foto: Oreste

El chef y comediante Pedro Silva reflexiona desde su restaurante Oreste qué es la comida colombiana y hasta dónde se puede llegar con los ingredientes nacionales.

Los gastrónomos del país están en busca de sabores que le den un nuevo significado a la comida colombiana. Algunos quedan maravillados por las creaciones de Leonor Espinosa en Leo; otros no dejan de elogiar a Álvaro Clavijo de El Chato y otros como Pedro Silva, chef y propietario de Oreste, cuestionan lo que buscan los críticos en las cocinas de Bogotá.

“Estoy convencido de que la cocina colombiana no es lo que nos han dicho todo este tiempo. Si miramos los ingredientes de una bandeja paisa vamos a encontrar carne de res y cerdo que no son propiamente del país. Esto le pasa lo mismo a España con sus papas bravas, que se hacen netamente con ingredientes americanos. Y ni hablar de Italia con la pizza, ya que el queso y el pan provienen de Egipto. Entonces, deberíamos ver la cocina como un espacio en el que nos apropiamos de ingredientes de todo el mundo para hacerlos dignos de nuestro gusto”, comenta Silva, quien estudió en el Basque Culinary Center, la prestigiosa escuela de cocina de San Sebastián (España).

¿Qué es Oreste?

En línea con estas reflexiones sobre el origen de la gastronomía colombiana, Silva empezó a estudiar los ingredientes ancestrales del país y encontró que ninguna cocina en el mundo sería famosa si no fuera por la fusión de ingredientes que atravesaron las fronteras físicas y culturales.

De ahí que le puso a su restaurante Oreste (Síndici), el nombre del compositor italiano -nacionalizado colombiano- quien compuso el himno nacional. A pesar de haber sido inspiración de un extranjero, que utilizó arreglos de otros himnos europeos, esta canción nos identifica como nacionales.

“Quiero hacer un cambio real en la cocina y presentar estos ingredientes internacionales reinterpretados bajo nuestra identidad gastronómica”, comenta Silva.

En la cocina de Oreste

Con luces tenues, sillas cómodas, este restaurante del barrio Quinta Camacho, resulta ideal para pasar una noche tranquila después del trabajo. Puede llegar con amigos o con su pareja y empezar la velada con una entrada de empanadas de morcilla, papa criolla y picadillo de jalapeño, envueltas en masa de maíz peto. Su crocancia es inigualable, ya que salen de la freidora directo a su mesa.

Vea tambien: ¿Cómo identificar un auténtico whisky japonés?

Puede seguir con un tamal de pipián -guiso a base de papas- para compartir y dejarse sorprender por su relleno de queso paipa y suero cachaco. Otra opción son unas papas bravas de doble cocción, salsa brava y mayonesa vegana de alioli -plato recomendado por el chef-.

“Sé que los nombres pueden sonar ostentosos pero en Oreste queremos democratizar el término de alta cocina. Queremos que venga con todo su parche de amigos, se sientan bien atendidos y vean que nuestros precios son justos. Aquí no le vamos a pedir un 10 por ciento más por la zona o porque el plato es de autor. Creemos que la experiencia no puede costar más que un combo en El Corral”, dice Silva.

Platos fuertes grandes

Si ya probó las entradas del menú, siga con una panza de cerdo cocinada seis horas en cerveza y romero, acompañada de puré de arracacha y papa criolla; garbanzos fritos y glaseado de salsa de vino y naranja. También le recomendamos el risotto cubano acompañado con bondiola, pepinillos encurtidos y queso gruyere.

“La carta está inspirada en mis 30 años de experiencia comiendo. Porque a diferencia de muchos otros chefs, que empezaron en el mundo de la cocina por influencia de la abuelita, yo empecé porque tenía hambre y estudié toda clase de ingredientes por pura curiosidad”, comenta el chef, quien de momento es más reconocido por sus chistes en Sábados Felices, que por su nuevo concepto gastronómico.

Un postre y un coctel

Termine la noche acompañado de un DJ en vivo (fines de semana) y una torta de cacao bañada en tres leches y bañada con un shot de café (mocca tres leches).

Vea tambien: Sabores locales para regalar a quienes más quiere

Y si le queda espacio, tómese un Pacific Mule, un coctel ácido y refrescante que combina lo mejor del viche Mano de Buey con tequila, soda de jengibre y limón. También puede pedir una gulupa gin & tonic, que tiene un sabor dulce y cítrico gracias a la mezcla de gulupa, ginebra Gordons, sirope de carambolo, romero, hierbabuena y tónica.

“Queremos que la gente disfrute y aprenda que la cocina nacional es muy buena, con sus fusiones y evolución constante. Pero sobre todo, que sepan que pueden comer saludable y a un precio justo en uno de los lugares más populares de Bogotá”, concluye el chef Pedro Silva.

Precios: Entre 30 y 40 pesos por persona con bebida

Dirección: Carrera 9 #70 a – 19

Instagram: @orestecocinaybar

Para ver el menú completo haga clic aquí

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
16 / 2021

ARTICULOS RELACIONADOS

diciembre 4, 2021 VER MÁS
diciembre 4, 2021 VER MÁS
Send this to a friend