SUSCRIBIRME
INICIO//Gastronomía//Restaurante Rokko Asian Table: un rincón del sudeste asiático en Bogotá

Restaurante Rokko Asian Table: un rincón del sudeste asiático en Bogotá

Es un sitio ideal para compartir y probar preparaciones poco exploradas en la ciudad.

Foto: Cortesía Rokko Asian Table

Es un sitio ideal para compartir y probar preparaciones poco exploradas en la ciudad.

Carteles en neón penden a los lados, plantas como si fueran los arbustos de cualquier calle, una pared de graffitis, vajillas pintadas, mesas llenas de palillos y sriracha y la comida que cualquiera quisiera probar en la Calle Khao San en Tailandia. Así es Rokko Asian Table el restaurante ubicado en pleno corazón de la zona rosa bogotana.

En Tailandia, Vietnam, Camboya y Corea del Sur la calle es el ecosistema de la buena comida. Felipe Carbó y los otros dos socios y fundadores de Rokko Asian Table —el nuevo restaurante inspirado en el sudeste asiático— lo tenían muy claro desde el comienzo ¿pero cómo traer la calles de esta geografía a un país como Colombia, que desaprueba su propia comida callejera?

Por suerte, inspiración no es lo mismo que realidad. Los socios aprovecharon la idea para gentrificar el exotismo de la gastronomía callejera asiática con este restaurante. Rokko Asian Table es cocina de calle pero a puerta cerrada: hecha con el cuidado y la paciencia de chefs de restaurante y con la estética e higiene de cualquier espacio moderno.

“La idea es que vivas la experiencia de comer la comida callejera: con palitos, acercándo el plato, y probando la comida que solo se come allá”, dice Carbó.

El menú es una elaboración creativa del chef español Daniel Meroño y del sous chef Carlos Ríos, a partir de todo lo bueno que se encuentra en esta gastronomía: pad thais, -salteado de woks a base de tallarines- shoyu ramen, buddha bowl, kani salad -a base de cangrejo y mayonesa sriracha-, dumplings, el típico tom yum tailandés, gyozas, sushi, baos y pokes.

 

Gyozas

Vea tambien: La publicidad efectiva contra el cáncer de seno


En este sitio las mesas están siempre llenas. Antes de que acabe cualquiera de los platos, llega otro para compartir. Con tantas opciones a la visa la monotonía del plato individual, tan arraigada a nuestra cultura, queda olvidada y lo comensales se arriesgan a comer de aquí y de allá, mientras un mosaico de sabores y texturas van pasando por el paladar.

A todos los visitantes de Rokko se les recomienda probar el bibimbap, un plato que no está en la ciudad y que encantaría a cualquier colombiano. Como en Corea, en Rokko se sirve en un bowl de piedra volcánica hirviendo. A la mesa llega en manos de un mesero que se encarga de explicar el arcoiris de ingredientes que caracteriza a esta perla de la cocina coreana: arroz blanco, un mix de verduras, lomo y un huevo (semicocido) en el centro. Después de una breve explicación y de ver el vapor que transpira, ocurre la magia: mientras el mesero va mezclando todos los ingredientes, el arroz crujiente de la base va desprendiendo, el color de las salsas se va pegando a cada vegetal y el huevo termina de cocinarse.

Este prólogo sensorial es apenas un abrebocas de lo que el comensal se lleva al paladar: este plato es una delicia que uno jamás querría acabar.

Otros de los platos recomendados son todos aquellos que pasan por el josper, un aparato de origen español que funciona como parrilla y asador a base de carbón. Todas las carnes que pasan por ahí son tiernas, jugosas y con el dejo de la brasa. De este repertorio destacan el pulpo, el pork belly y el porterhouse.

Pulpo asado en el josper

Vea tambien: La historia de 4 mujeres detrás de 4 marcas del BCapital 2019


Porterhouse asado en el josper y terminado con mantequilla de trufas


Para finalizar la casa recomienda el kakigori, un postre japonés a base de hielo raspado acompañado con frutos rojos, crema catalana y un toque de azúcar flambeada en la punta. Es una explosión de texturas y temperaturas que encanta.

“Llevamos apenas mes y medio abiertos y la gente no para de llegar”, dice Carbó. En las noches, cuando los dos salones se llenan, a quien le corresponde más trabajo es al encargado del bar. A esa hora el ambiente toma el humor de la vida nocturna en la calle: tintinean copas, las risas son más fuertes, y hay música. El ánimo sube tanto que para los dueños está claro que pronto el restaurante incluirá un repertorio de djs en vivo de noche.

En el restaurante hay espacio para 90 personas, ofrecen servicios hasta medianoche y atienden con un encanto único. Los dueños de Rokko Asian Table, los mismos de Teriyaki y Sr. Choo, le siguen apostando a los sabores de las cocina asiática, en este caso son los sabores del sudeste los que priman.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Agosto
05 / 2019


Send this to a friend