SUSCRIBIRME

¿Qué es la gastronomía del futuro?

La gastronomía del futuro viene en empaques comestibles, hechos en impresoras 3D y vegetales transgénicos. ¿Ya estamos en el futuro?

Foto: Instagram, 2021

La gastronomía del futuro viene en empaques comestibles, hechos en impresoras 3D y vegetales transgénicos. ¿Ya estamos en el futuro?

La gastronomía del futuro sí es como nos la imaginábamos. Los supersónicos, le atinaron, Yo Robot también. Mejor dicho, todo lo que alguna vez soñamos ya está con nosotros y si no… está por venir.

Mesas inteligentes

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de inamo Restaurant & Bar (@inamorestaurant)

Por ahora se les conoce como Inamo por el nombre del restaurante londinense donde ya se han implementado con éxito. Se trata de mesas con pantallas táctiles que contienen toda la información requerida por un comensal a la hora de hacer su pedido y le permiten ver en detalle los platos de la carta y ordenar directamente a la cocina.

Lo que inicialmente parecía ser propio de un restaurante temático, terminó por ser tan atractivo para los clientes que ya son varios los locales en diversas ciudades del mundo que ofrecen el servicio.

Comerse hasta la bolsa

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Hojo Yuma (@yuma_hojo)

La industria alimentaria genera uno de los mayores volúmenes de basura proveniente de empaques. El profesor David Edwards, de la Universidad de Harvard, trabaja con un equipo de diseñadores e ingenieros en el desarrollo del proyecto WikiCell, una película comestible hecha a base de almidones, azúcar, gelatina y algas que brinda protección externa a alimentos como lácteos, carnes y frutas.

Así, los productos pueden ser comercializados sin necesidad de recurrir a plásticos o cartón. La tecnología ya se ha implementado con éxito en las “wikipearls”: bolas de helado, queso o yogur recubiertas con una capa hecha de partículas naturales que omiten el uso de vasitos o cucharas plásticas.

Gourmet sobre ruedas

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de tasty food😋 (@chocland_1)

El furor de los camiones de comidas, o food trucks, aumentará en las próximas décadas. La comida callejera ha dejado de ser solo cuestión de perros calientes y la apuesta es por platos más completos y variados, como ocurre desde hace muchos años en Asia.

Las administraciones públicas van rumbo a promover los espacios para este tipo de negocios, facilitando su operación y ubicación. Algunos países, como Canadá, revisan los menús antes de aprobar las licencias y valoran que la comida tenga estándares de calidad y que rescate sabores tradicionales de diferentes culturas y los ponga al alcance de la gente. Cada vez más personas podrán alimentarse dándole la vuelta al mundo desde la esquina de su oficina.

Menú en 3D

El primer paso lo ha dado la NASA al desarrollar una impresora 3D para fabricar alimentos. La idea es recrear las comidas de la vida diaria a partir de una combinación de polvos a base de proteínas y carbohidratos, agua, aceite y colorantes naturales contenidos en cartuchos, como una impresora tradicional.

El proyecto se ideó para suplir las necesidades alimentarias de los astronautas en misiones de larga duración, pero ahora muchos científicos han recalcado las ventajas de este sistema, que podría transformar el panorama al permitir la creación de comidas que suplan necesidades alimentarias personalizadas. El prototipo inicial está pensado para “imprimir” comida de menor volumen como pizza o galletas.

Superalimentos del futuro

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de UN Food & Agriculture Org (@fao)

Los cálculos dicen que para el año 2050 la sobrepoblación tendrá como consecuencia la imposibilidad de alimentarnos a todos. Por eso, y adelantándose a un futuro de escasez alimenticia, organizaciones como la FAO han sugerido los insectos como una posible alternativa de nutrición.

En la actualidad se consumen principalmente en Asia, África y Latinoamérica, y pueden superar a la carne en propiedades nutricionales. El pronóstico es que así como aprendimos a comer ostras y sushi, llegaremos a disfrutar de los bichos. Otra de las esperanzas está en las algas marinas, abundantes en todos los mares.

Comida con historia y sentidos

Heston Blumenthal, el chef británico dueño de Fat Duck, con tres estrellas Michelin, y para quien “la cocina molecular no murió; nunca existió”, pronostica que la próxima alta cocina será una combinación de historia y evolución de los sentidos.

Por eso ha creado platos como el Sound of the Sea, compuesto por una caracola marina que tiene en su interior un iPod que reproduce los sonidos de las olas y una caja de madera que contiene mariscos frescos. Los comensales coinciden en que gracias al sonido logran conectarse aún más con el sabor.

¿Chatarra saludable?

La obesidad continuará siendo un problema de salud pública. Cada vez más expertos se inclinan por la opción de desarrollar grasas y azúcares saludables para convertir la comida chatarra en buena para la salud, según explica la autora de libros de gastronomía Irena Chalmers:

“La gente no dejará de comer papas fritas, pero podemos acudir a una mezcla de ‘ciencia y conciencia’ para hacerlas menos dañinas y así reducir los índices de enfermedades asociadas a una mala alimentación”. Para el Laboratorio de Comida y Marcas de la Universidad de Cornell, con la ayuda de potenciadores de sabor se podrá lograr que la gente coma porciones más pequeñas de las comidas que le agradan y quede satisfecho sin tener que llegar a los excesos.

Latinoamérica y Australia: las nuevas alacenas

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Gaston Acurio (@gastonacurio)

El despertar de la cocina latinoamericana, que comenzó en Perú de la mano del chef Gastón Acurio, continuará sacudiendo al mundo y ya se baraja la importancia de países como México, Brasil e incluso Colombia en este fenómeno.

En el caso de México hay un nuevo interés por el rescate de la cocina tradicional, para romper los estereotipos derivados del Tex-Mex, mientras que Brasil y Colombia apuestan por una búsqueda orgullosa de ingredientes exóticos y desconocidos para llevarlos a la cocina de más alto nivel.

Esta corriente está impulsada por chefs jóvenes, que se han preparado en los mejores restaurantes y escuelas culinarias del mundo, y ahora se disponen a tomar la bandera de la cocina-país como su proyecto de vida. Algo similar ocurre en Australia, un continente donde los chefs han alcanzado un grado de profesionalismo sorprendente, al punto de ser los encargados de varias de las cocinas más prestigiosas de Europa.

¿Más vegetales?

A finales de los sesenta se produjo la primera ola fuerte de vegetarianismo con el movimiento hippie, pero se vio interrumpida porque los hijos de los hippies, que llegaron a ser adolescentes en los ochenta, fueron inundados por el boom de la comida rápida.

Estamos ante una nueva generación que ha optado por esta forma de alimentación y por primera vez existe una secuencia de dos generaciones consecutivas de vegetarianos en las familias. Algunos lo han hecho por convicción, otros por salud.

Son personas que irán inculcando la misma práctica en sus hijos, multiplicando la tendencia hacia el futuro. Cada vez resulta más fácil ser vegetariano en un mundo donde hay más opciones e intercambios de información. La crisis alimentaria, que tiene que ver con la escasez de agua y tierra, también es determinante para migrar hacia una dieta de frutas y vegetales, que requieren menos de ambos elementos.

El artículo ¿Qué es la gastronomía del futuro? fue publicado originalmente en Revista Diners de septiembre de 2013

También le puede interesar: ¿Ama las lentejas? Entonces le gustará este pie con puré de batata

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
19 / 2021

Send this to a friend