Cuatro lugares para aprender sobre vino en Bogotá

¿Se siente intimidado cuando le hablan de cepas, métodos de conservación, maridajes y referencias de vino? Piérdale el miedo con estos cursos.

En una reunión formal, social, en donde casi nadie se conoce entre sí, resulta habitual que uno de los temas de conversación para romper el hielo sea hablar de la bebida que ofrecen los anfitriones, que por lo general, suele ser vino.

Entonces aparecen expertos que hablan de conceptos como cuerpo, densidad, ligereza o robustez, que mueven sus copas y hacen de probar y hablar del vino, toda una experiencia. Aquellos que no están familiarizados con estas palabras, descripciones, suelen sentirse incómodos, intimidados y prefieren no opinar, aunque en el fondo tengan dudas y quisieran saber más del tema.

También ocurre cuando, al terminar de ordenar un almuerzo o una cena, el mesero numera varias opciones de vino para elegir y, entonces el comensal comienza a mirar hacia los lados, titubea y responde: lo que el chef recomiende. Así que el mesero asiente y se retira. Quien realizó el pedido siente que supo salir bien del dilema, pero desconoce que, aunque el chef puede indicar un camino, la recomendación más apropiada es la del sommelier.

En conversación con Diners, Nicolás Reines, presidente de la Asociación de Sommeliers de Colombia, cuenta que el tema de la educación en temas vitivinícolas tiene bastantes retos. “No se puede decir que esté en su mejor momento, de hecho, que solo haya una escuela lo hace muy difícil, hay muchas oportunidades para probar vinos a nivel comercial, pero no desde la educación”.

A pesar de ello, existen espacios que aportan desde su propuesta a la consolidación de una mejor cultura vitivinícola en Colombia. Reines destaca los cursos que ofrece El Gato Dumas, o Maestri, cuya boutique reúne alrededor de 140 etiquetas.

Diners le presenta varios cursos que prometen enseñarle todo lo que quiera saber sobre vinos, desde su elaboración, origen, hasta cómo identificar ciertas características con solo olerlo. Algunos de ellos ofrecen titulación, y otros, aunque no lo certifiquen, le permiten aprender de una manera relajada, incluso con amigos.

Seratta Gourmand Market

Con 744 referencias, este restaurante tiene la cava más completa del país. Entre sus joyas se encuentra un vino de Oporto Taylor´s de 1863, que cuesta 44 millones de pesos y es una de las más caras del mundo. “Para cuidar referencias como esta, todos los vinos se encuentran protegidos gracias a vidrios con filtro de rayos UV, además, cuentan con un sistema de refrigeración especial y se almacenan inclinados, para conservar sus características”, explica Jairo Palacios, dueño del restaurante.

Todos los miércoles, en la noche, se llevan a cabo catas maridadas, con piano en vivo, abiertas al público y cuyo valor es de 59 mil pesos. También puede ser miembro del club de Seratta, y con la membresía, puede asistir a todas las catas sin pagar un valor extra. Mensualmente recibirá una botella de un vino seleccionado en su casa.

Mucha gente viene ávida de conocimiento, la idea es que aprendan a pedir un vino, cómo catarlo sin sentirse intimidado. La idea es enseñarles a disfrutarlo. Las catas son para todo público, para que quien llegue, pruebe diferentes referencias sin tener que comprar la botella entera. Incluso, con reservación previa, puede organizar una cata personalizada con amigos”, explica John Jairo Hernández, maitre y sommelier de Seratta.

El Lounge de Andrei

Este es uno de los puntos de El mundo de Andrei, que reúne todas las propuestas gastronómicas del rumano Andrei Farkas. “Las catas las realizamos un miércoles de cada mes, la programación la compartimos en nuestras redes sociales. Todas son maridadas con los productos y recetas de los restaurantes de Andrei. La próxima será con vinos franceses y chocolates belgas. Realizamos catas temáticas alrededor del vino y también existe la posibilidad de hacerlas de otros licores. Duran en promedio, dos horas y media. También llevamos a cabo catas privadas de máximo 25 personas, las dirigen los enólogos de cada referencia o marca, y nuestros sommeliers”, explica Andrea Silva, directora comercial de El mundo de Andrei.

 

Tasters

Juan Pablo Gómez, educador de vinos certificado por la Napa Valley Academy, de Estados Unidos, y bartender del European Bartending School, de Madrid, es el fundador de Tasters, una escuela para aficionados del mundo del vino y de los destilados. Aunque Gómez comenzó a dictar cursos y talleres desde 2014, Tasters se fundó oficialmente en julio del año pasado.

“Tasters nace para ayudar a la gente a que se familiarice con el vino de una manera fácil, divertida, sin el acartonamiento de las propuestas tradicionales. Actualmente hacemos cursos para aficionados en Medellín y Bogotá, también comenzamos en Santa Marta. La manera de asistir es estar pendientes de la convocatoria que hacemos por redes sociales, se entra a la página web, se hace el pago ($150.000) y listo. Los cursos son de 9 de la mañana a 4 de la tarde”.

“Hablamos sobre tipos de vino, estilos, se miran las principales cepas internacionales, las cepas nobles, se catan ocho vinos durante el día, es una experiencia divertida, para aficionados. Es un plan de sábado muy divertido porque se toma mientras se aprende”, añade Gómez, que también es profesor de Enología del Instituto Superior Mariano Moreno.

Los cursos no se hacen en el mismo lugar siempre, pueden realizarse en un restaurante definido por Gómez.

 

El Gato Dumas

Si su proyecto de vida está encaminado en vivir del conocimiento de vinos, o si tiene pensado hacer el suyo propio o entrar de alguna manera al negocio, esta escuela de gastronomía ofrece un programa de tres semestres cuyo pensum incluye materias como apreciación sensorial de vinos, geografía vitivinícola del viejo mundo y maridajes.

Es una preparación 33 % teórica, 20 % teórico-práctica y 47 % práctica. “Atraemos personas que sueñan con expandir sus sentidos, con crear bebidas y recorrer el mundo compartiendo sus experiencias. Que sean apasionados, curiosos, con espíritu creativo e innovador y que busquen la excelencia en cada cosa que hacen. Gato Dumas se compromete a conectarlos con sus aspiraciones a través del programa de Sommelier”, reza el perfil del programa.

Bonus:

Algunas universidades como El Externado y La Fundación Universitaria del Área Andina, ofrecen seminarios y diplomados en Enología (la ciencia de producir vino). Para más información consulte sus páginas web.

Artículos Relacionados

  • Hace 54 años se escribieron los tres grandes himnos del pop
  • Las 10 canciones recomendadas de Camila Zárate, de Canal 13
  • Galería: Los mejores retratos de animales en vía de extinción
  • 11 obras al óleo para recordar la historia de Colombia

Send this to a friend