SUSCRIBIRME
INICIO//Gastronomía//Bar//Conozca al Sherlock Holmes de los licores

Conozca al Sherlock Holmes de los licores

Como un detective londinense, el colombiano Hernando Herrera le sigue la pista de los que alteran delicadas obras de arte importadas como el whisky escocés o la champaña francesa. Junto con un equipo que parece extraído de la serie CSI.

Foto: Sherlock Holmes, BBC

Como un detective londinense, el colombiano Hernando Herrera le sigue la pista de los que alteran delicadas obras de arte importadas como el whisky escocés o la champaña francesa. Junto con un equipo que parece extraído de la serie CSI.

Publicado originalmente en Revista Diners Ed. 402 de septiembre de 2003

Cuando Hernando Herrera entra en una licorera de los sanandresitos, quienes atienden no sospechan que están frente a un hombre capaz de desenmascarar a los más perversos falsificadores de licores.

Ganó ese título en un largo periplo de dieciocho años que incluyó una visita fugaz a las más refinadas destilerías de Escocia, una década como director de una reconocida importadora de licores en Bogotá, y ocho años ejerciendo como Protector de Marca o investigador de licores falsificados de una firma importadora de bebidas.

En un pequeño laboratorio situado en el norte de Bogotá, acompañado de un cromatógrafo y de la química Margarita Calderón, el héroe de los importadores de bebidas ha descubierto hasta quince clases de falsificaciones, desde la más «honesta» cuando se cambia un whiskey Premium de doce años por otro de menor calidad, hasta las adulteraciones más burdas, hechas con metanol.

Vea tambien: Hoy comienza el Salón del Queso en Bogotá

Cortersía: Archivo Diners.


Para realizar su trabajo se vale de su instinto, sus ojos y su olfato, que mezclados con la experiencia le permiten detectar la autenticidad de una bebida. Primero analiza el empaque. Generalmente las cajas de licor adulterado tienen una pobre impresión y huelen a tinta.

Acto seguido sus ojos se dirigen a las dos estampillas que recubren la tapa: la de aduana y la de consumo, y en la tapa del envase mira si tiene adulteraciones, y si es así, las pistas son inequívocas: es un licor falsificado.

A través del envase confirma sus sospechas. En el 99,9 por ciento de los casos resultan ciertas, pues el color de la bebida indica si es un licor alterado.

Una de las características propias del whisky es su tonalidad ámbar, semejante a la del caramelo, que al perderse o al acusar partículas flotantes, puede convertirse en veneno. El ron, el vodka o la ginebra, el aguardiente, la champaña y los vinos son los más manipulados por los falsificadores.

Vea tambien: ¿Los recuerda? Estos fueron los campeones de la Copa América 2001

El genio detrás de la botella

Siendo muy joven Hernando Herrera se fue a Inglaterra a estudiar ingeniería mecánica, en BMC University. Difícilmente había un lugar que combinara las dos especialidades de Herrera, pero la empresa importadora de licor Puyana S.A. fue la que le ofreció la posibilidad de ingresar como jefe de operaciones y además, en los descansos, como catador.

Hoy cuenta sesenta y un años, y las huellas de su conocimiento corren el riesgo de perderse, ya que en Colombia son pocos los especialistas en la materia.

También los falsificadores encuentran nuevas fórmulas para alterar los licores, y los medios de persecución no son los idóneos. Pero Hernando Herrera continuará, en un diminuto laboratorio del norte de Bogotá, siguiendo los rastros letales de los licores adulterados.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
02 / 2019

Send this to a friend