Cuatro recetas para disfrutar al aire libre

Prepare un almuerzo especial para la familia con estas recetas con influencias de Europa del Este.

Tener tiempo, idealmente con los seres queridos, para un almuerzo tranquilo, en medio de un jardín de ensueño, es uno de los placeres simples de la vida. Este mes he reunido cuatro recetas sencillas y sabrosas, para una comida informal de domingo, inspirada en los platos que he cocinado en los últimos meses.

Para facilitar las cosas, hay salchichas compradas, de buena calidad, rociadas con miel y tomillo, un aderezo que las convertirán en algo delicioso. Además, se proponen dos platos que pueden prepararse el día anterior para atenuar el estrés.

Una organización previa también significa que haya menos pánico en el último minuto en la cocina y puede tener tiempo para sentarse y disfrutar de una copa de vino y divertirse con sus invitados. Y finalmente, una ensalada de repollo con nueces crujientes. Si desea agregar un postre saludable, sirva trozos de sandía fría y tazones con yogur griego, miel y frambuesas. Van perfecto con una copa de vino rosé.

Crear el ambiente de la mesa también forma parte de la diversión de organizar una fiesta. Si el sol está brillando, entonces haga su fiesta al aire libre, comer así es lo mejor. Me gusta poner una mesa afuera en un lugar sombreado. En esta ocasión la vestí con un mantel de lino blanco, agregué un toque rústico natural con jarrones de flores recién cortadas y hierbas y serví la comida en una mezcla ecléctica de platos heredados y platos coloridos, que he traído de mis viajes.

Es raro si después de un viaje no termino con una maleta llena de cerámicas en Bogotá.
Sin importar cuán ocupadas estemos, las comidas son el momento para hablar y compartir. Disfrutar de preparaciones caseras con la familia y los amigos es la columna vertebral de la vida. Los beneficios para la salud física y mental son ilimitados. Espero que estas ideas lo inspiren a hacer su propia fiesta soñada para el almuerzo del domingo.

Pimentones asados con perejil
Para 4 personas

Estos pimentones se pueden asar a la parrilla el día anterior y aderezar cuando esté listo el almuerzo. Cualquier sobrante puede almacenarse durante varios días. Recuerde que un tarro de pimentones asados es algo útil para tener en la nevera y puede servir para preparar cualquier cantidad de platos a lo largo de la semana.

8 pimentones
Aceite de oliva (el necesario)
Sal y pimienta al gusto
1 taza de perejil liso picado
2 dientes de ajo pelados y cortados
en láminas

Cocine los pimentones a la parrilla o en un horno precalentado a 200°C. También puede hacerlo en la estufa utilizando una parrilla para asar arepas, pues funciona muy bien.
Deje los pimentones hasta que estén bien quemados, pues así son más fáciles de pelar y también proporcionan un mejor sabor al plato final. Luego páselos a un recipiente con tapa y déjelos por unos 5-10 minutos. Este truco ayuda a ablandarlos más y el vapor sirve para separar la piel de su parte carnuda.

Cuando pasen los 10 minutos pele los pimentones con cuidado, colóquelos en un contenedor y marínelos con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta al gusto. En este momento se pueden guardar en la nevera por 1-3 días.

Para servir, coloque los pimentones sobre un plato y espolvoree el perejil picado y las láminas de ajo encima. Termine con un poco más de aceite de oliva, sal y pimienta al gusto.

Salchichas con miel
Para 4 personas

Puede utilizar sus salchichas favoritas en esta receta; es más, prepare las suyas si tiene tiempo. Yo, la verdad, nunca estoy lo suficientemente organizada para hacerlas un domingo en la mañana. Utilicé el tomillo, aunque otras hierbas como la menta y la salvia también funcionan bien.

8 salchichas
1/4 de taza de miel
1 cucharada de tomillo picado

Cocine las salchichas sobre la parrilla o en el horno precalentado a 180 °C hasta que estén en su punto –el tiempo depende de su tamaño–. Al final mezcle con la miel y el tomillo y sirva inmediatamente.

Katchamak
Para 4 personas

Este plato de polenta al estilo balcánico es una receta perfecta para preparar con anticipación. La polenta puede prepararse el día anterior y mantenerse en la nevera hasta el momento de servir el almuerzo. Puede recalentarse en el horno y aderezarse en la mesa con mantequilla, paprika y trozos de queso feta.

2 tazas de agua
2 tazas de leche
Sal al gusto
1 taza de polenta instantánea
3 cucharadas de mantequilla sin sal
1 cucharita de Paprika
1/2 taza de queso feta

Ponga a calentar a fuego medio una olla con el agua, la leche y sal al gusto. Cuando llegue al punto de ebullición baje el fuego y añada la polenta lentamente mezclando de manera constante con una cuchara grande o un batidor de mano. Siga cocinando por unos 10 minutos más revolviendo continuamente para evitar grumos. También puede utilizar un batidor eléctrico.

A continuación vierta la masa de la polenta en una bandeja para hornear, previamente engrasada con un poco de mantequilla. Deje reposar hasta que tenga la textura de una torta, debe ser densa y firme. Puede guardarla tapada en la nevera hasta el día siguiente.

Para servir, caliente la torta de polenta en el horno precalentado a 180 °C por unos 10 minutos.

Mientras tanto, en una olla aparte caliente a fuego bajo la mantequilla con la paprika por 2-3 minutos. Retire la torta de polenta del horno y vierta por encima la paprika y la mantequilla derretidas. Para finalizar, corte el queso feta en pedazos por encima y sirva inmediatamente.

Ensalada balcánica de col con nueces de nogal
Para 4 personas

En los años recientes se ha visto un renacimiento de la ensalada de col en los menús de los restaurantes, aunque las toneladas de mayonesa pueden ser abrumadoras y poco positivas para la salud.

Prefiero un repollo más ligero y saludable, inspirado en las ensaladas de Europa del Este, en las que tiras delgadas de vegetales de temporada están aderezadas con aceite de oliva y jugo de limón. Más sabor y textura se logra añadiendo una abundante cantidad de hierbas y nueces.

4 zanahorias peladas y cortadas en julianas
2 remolachas peladas y cortadas en julianas
2 manojos grandes de kale cortado finamente
2 tazas de repollo blanco (o morado) cortado finamente
1 manojo grande de eneldo picado
1/2 taza de nueces de nogal picadas
Zumo de un limón
1/4 de taza de aceite de oliva extra virgen
Sal al gusto

Vierta todos los vegetales con el eneldo y las nueces de nogal en un recipiente. Agregue el zumo de limón y el aceite de oliva. Sirva inmediatamente.

Artículos Relacionados

  • Así sonaría Johann Sebastian Bach en 2018
  • ¿Qué escucha Burning Caravan?
  • Destino: Colombia, el viaje de las ballenas jorobadas
  • Cinco canciones para disfrutar el fin de semana

Send this to a friend