SUSCRIBIRME

Nueve alimentos que parecen saludables pero no lo son

Descubra por qué la avena molida, el jugo de naranja y el yogur con cero grasa están en esta lista.

Foto: Visual Stories || Micheile on Unsplash

Descubra por qué la avena molida, el jugo de naranja y el yogur con cero grasa están en esta lista.

Estamos rodeados de alimentos que parecen saludables pero no lo son. Por lo general están presentes cuando más queremos hacer ejercicio, como por ejemplo, running, crossfit o HIIT (ejercicios de alta intensidad).

En otras palabras, ejercicios que exigen al cuerpo una buena dosis de energía, grasa y azúcar. El problema, sin embargo, aparece cuando dejamos de hacer ejercicio pero mantenemos los alimentos de este para nuestra rutina.

Esto hace que ocasionalmente subamos de peso e incluso perdamos todo el trabajo que hicimos con cada gota de sudor.

Por eso, estos alimentos que aunque son recomendados para acompañar los ejercicios de cardio y halterofilia, no son tan saludables en una dieta común en la que gaste lo mínimo de energía todos los día.

A continuación vea los alimentos que parecen saludables pero no lo son:

1. Panqueques o waffles


El empaque puede decir que es harina hecha con productos vegetales, que es libre de grasa, pero nada de eso es garantía. Los panqueques y waffles contienen harina ultra procesada y solo este ingrediente los convierte en un producto que parece más saludable que el pan de panadería, pero no es así.

Además, el panqueque se suele acompañar de crema de chantilly, mermelada de mora, jarabe de arce o miel. En otras palabras, ingredientes que solo aportan azúcares añadidos a su cuerpo, lo que lo hará sentir pesado o con hambre en unas horas después de consumir dicho producto.

2. La granola, más dulce que beneficios

Es la combinación de varios frutos secos como nueces, avena, almendras, hojuelas de maíz, uvas pasas, linaza, ajonjolí y miel.

Aunque suena saludable, el problema está en que estos frutos son altos en carbohidratos creando un alimento de 500 calorías, que puede ser comparada a 5 tazas de avena cocida.

La granola sola antes de los entrenamientos no causa mayores dificultades, sin contar con que algunas traen un baño de azúcar refinada que puede arruinar su figura.

Una alternativa puede ser comerse la granola con leche descremada o preparar su propia granola, como lo aconseja la doctora Monique Tello de la Universidad de Harvard.

3. Jugo de naranja

Delicioso, refrescante e incluso muchas veces inocente. El jugo de naranja o de fruta es algo que siempre aparece en una mesa con productos saludables. Sin embargo, esta bebida trae mucha azúcar, porque usted se está quedando solo con el líquido y desecha la pulpa, la cual le ayuda a su cuerpo a procesar de forma más pausada.

Ahora, si compra jugo empacado en tiendas, se está haciendo un daño mayor. Es casi igual a comer azúcar en polvo con una cuchara. Lo mejor es consumir la fruta directamente, así también puede saciar la sed.

Vea tambien: Aprenda a preparar pan de soda con avena en casa

4. Bebidas hidratantes, ¿mejor que el agua?

Hemos visto los comerciales de deportistas al borde de la deshidratación sacando una botella helada de colores llamativos para recuperar electrolitos.

Aunque la publicidad hace que la deseemos tanto como el deportista, hay que aclarar que esta bebida es saludable si está destinada solo para exigentes rutinas.

Debido a su concentración de sodio, potasio y azúcar, no son recomendables tomar sin hacer ejercicio o para una rutina de baja intensidad.

Lo mejor es tomar agua con una pizca de sal, para recuperar lo perdido sin inyectar a su cuerpo todas estas sustancias químicas.

5. Yogur libre de grasa

De hecho, todos los productos que se venden como «libres de grasa» son aún más nocivos que los convencionales. Esto se trata de una estrategia de marketing porque la gente relaciona la palabra grasa con literalmente grasa, pero las grandes compañías compensan el sin sabor de su producto con más azúcares añadidos, que no son iguales a grasa.

Por supuesto las consecuencias son notables. Lo mejor es comerse un yogur griego normal, con unos frutos rojos y encontrará un snack perfecto para la mañana o la tarde.

6. ¿Por qué las manzanas y peras son malas (en exceso)?

No hay nada más sano que lo natural ¿verdad? pero esta frase se puede convertir en una verdad a medias cuando sobrepasamos nuestro límite.

Tanto la manzana como la pera tienen un alto contenido de fibra. Una ingesta descontrolada de estas puede afectar la absorción de minerales, provocar flatulencias, y aflojar los músculos del abdomen.

Lo recomendable es consumir una de estas frutas al día, ya que de 100 gramos, 3,1 gramos es contenido fibroso, perfecto para cualquier rutina diaria.

Si no lo hace tendrá que poner en su lista de alimentos que parecen saludables pero no lo son a las manzanas, así que con cuidado.

7. Avena procesada

Vea tambien: ¿Cómo identificar un auténtico whisky japonés?

Este producto que parece saludable pero no lo es, contiene azúcares añadidos y enzimas para que se conserve aún más. Esto incluye una carga importante de sodio, que a la larga puede afectar sus riñones e hígado, además de engordar o no poder definir sus músculos.

Recuerde, compre avena integral en grano entero y en la casa puede molerla en la licuadora o en un procesador de alimentos.

8. El famoso pan integral (con 28 mil vitaminas)

Este pan promete estar hecho con trigo y otros granos saludables para nuestro cuerpo, pero a la hora de la preparación utilizan granos refinados, los cuales ya han perdido gran parte de sus propiedades.

De ahí que está en la lista de los alimentos que parecen saludables pero no lo son.

Lo mejor es comprar pan integral casero en su panadería de confianza.

9. Endulzante artificial, la cruda verdad

Los anuncios en los últimos años han condenado al azúcar por ser el principal causante de obesidad y diabetes en el mundo. Para su reemplazo, las compañías alimenticias crearon los endulzantes artificiales que en su sabor son más dulces y más polvorosos.

Entre sus componentes se encuentran algunos químicos como la sucralosa que pretenden emular el sabor del azúcar con menos calorías, pero no es así, ya que no quita el azúcar y además su consumo en exceso puede provocar dolor de cabeza, visión borrosa, espasmos musculares, pérdida de audición y memoria.

Lo más recomendable es dejar los endulzantes artificiales y reemplazarlos por miel de abejas, miel de agave y panela.

¿Ha probado estos alimentos que parecen saludables pero no lo son? Cuéntenos su experiencia en nuestras redes sociales

También le puede interesar: Conozca los 11 alimentos que curan

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
09 / 2021

Send this to a friend