SUSCRIBIRME

10 consejos para hacer una crítica gastronómica, según The New York Times

Este codiciado trabajo, tiene sus más y su menos, pero sin duda resulta de gran interés y genera todo un halo de misterio para todos.

Foto: Ratatouille, 2007

Este codiciado trabajo, tiene sus más y su menos, pero sin duda resulta de gran interés y genera todo un halo de misterio para todos.

Criticar a un restaurante no es tan fácil como parece. Según The New York Times existen métodos y procesos que los periodistas y el público en general deben respetar. Los consejos que leerá a continuación vienen de escritores del prestigioso diario como Ligaya Mishan, autora de la columna Hungry City y Peter Welles, experto en comida callejera americana.

Sin más preámbulos lo dejamos con los 10 consejos para criticar a un restaurante en cualquier parte del mundo.

1. Si es de alta cocina, hay que ir tres veces


Para hacer una crítica, si el restaurante entrará en el “sistema de estrellas” que manejan este y otros medios, van tres veces antes de escribir. Las estrellas que dan medios como el NYT (hasta 4), nada tienen que ver con las estrellas Michelin, de la reconocida guía roja (hasta 3) y que en este caso son otorgadas por jueces anónimos. Para los medios lo máximo son 4 estrellas, para la Michelin hasta 3, pero en ambos casos tener al menos una estrella es símbolo de calidad.

2. Ir de incógnito


Los críticos desempeñan su labor anónimamente, algunos han usado hasta disfraces, si bien anotan que no salieron muy bien las cosas cuando lo hicieron.

Hacen sus reservas a nombre de otra persona, y lo gracioso es que a veces al llegar al restaurante olvidan el nombre que dieron.

3. El comensal paga la cuenta


Es tan claro que no vale la pena ahondar en este punto. Si el dueño lo invita, estará atado a hablar bien del lugar, o al menos a bajar su grado de exigencia. Sea independiente y pague su cuenta.

Vea tambien: ¿Cómo identificar un auténtico whisky japonés?

4. Ir en grupo o en pareja


Dependiendo del tipo de menú –léase también cantidad–, van solos, con una persona o en grupo. Ellos eligen a quien llevar, pues para poder probar suficientes preparaciones, necesitan otros comensales.

5. Escuchar a quien lo acompañe


Dicen que si bien van acompañados, no toman en cuenta los comentarios de estas personas, pues se guían por su criterio bajo la lógica de que los lectores confían en éste y es justo esto lo que buscan al leerlos.

6. Leer al restaurante


El lugar que visita debe cumplir con su promesa en cuanto a concepto, comida, ambiente, servicio y precio. Así que un buen lugar no es necesariamente el más elegante y costoso; un buen restaurante puede ser un sitio sencillo, en el cual se coma bien y cuyo espacio, servicio y precio se ajusten a la propuesta y coherencia.

7. Calificar con criterio


No siempre les resulta fácil asignar las estrellas, de hecho anotan que en un sitio puede haber un plato 4 estrellas y el resto de cosas pueden ser más “normales”, nada del otro mundo, pero hacen su balance para asignar de 0 a 4, como está establecido.

En cualquier caso, anotan, las estrellas no van solas, siempre las acompaña un texto y esperan que las personas se detengan a leer las reseñas, que son finalmente las que más información traen.

Vea tambien: Sabores locales para regalar a quienes más quiere

8. No aceptar invitaciones del restaurante


Los críticos no aceptan invitaciones de restaurantes que quieren tener su reseña en el NYT, las reciben, responden que las tendrán en cuenta y luego ven si es de su interés asistir bajo su lógica de comensal anónimo.

9. Ser un comensal más en el lugar


En general ellos tratan de percibir los lugares bajo la óptica de un comensal normal, obviamente se fijan en muchos detalles, pero siempre se preguntan qué experiencia ofrece el lugar a un cliente regular y eso los ayuda en la elaboración de su reseña y la asignación de estrellas.

10. Disfrutar el momento


Y mejor que no se quejen de su trabajo. Dicen que al trabajar comiendo todo el tiempo, sin pagar ellos mismos, nadie entiende que le encuentren algo malo a su labor –aunque como todos los trabajos tiene sus más y sus menos–, pero en su caso saben que es mejor “tragar entero” en cuanto a lo menos agradable –por ejemplo estar por fuera de casa casi todas las noches–, o compartirlo con otro que lo viva o haya vivido, únicos que los entenderán.

¿Qué otro consejo agregaría para criticar a un restaurante? Escríbanos en nuestras redes sociales

También le puede interesar: 6 restaurantes colombianos fueron elogiados internacionalmente por su sabor autóctono

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Octubre
16 / 2021

Send this to a friend