Cuatro destinos de fin de semana para enamorarse de Colombia

Desde relajarse en playas ancestrales hasta avistar delfines rosados, son algunos de los imperdibles de los lugares seleccionados para conocer durante este periodo de celebración.
 
Cuatro destinos de fin de semana para enamorarse de Colombia
Foto: Berend Leupen en Unsplash
POR: 
Daniela Gallo

Colombia es uno de los destinos más ricos en biodiversidad, cultura y gastronomía, por lo que cada año, la celebración del mes del Amor y la Amistad se convierte en la excusa perfecta para conocer algunos de los rincones mejor guardados y más impresionantes del país.

Aunque la celebración oficialmente se festeja el tercer sábado de cada mes -en este caso el próximo 16 de septiembre-, colombianos y extranjeros alistan sus maletas para aprovechar cualquier escapada de fin de semana que puedan hacer con sus amigos o pareja, para celebrar el amor y la amistad -y de paso enamorarse de Colombia-.

Pensando en que pueda relajarse y conocer Colombia mientras celebra esa fecha especial, Diners le recomienda cuatro destinos que se encuentran en los extremos del país y que debe visitar al menos una vez en la vida para enamorarse del territorio nacional.

1. Punta Gallinas – La Guajira

Ubicada en el norte del departamento de La Guajira, Punta Gallinas es considerada como el extremo más septentrional de la placa continental de América del Sur. Recorriendo sus esquinas emblemáticas, el destino es un escenario natural en el que convergen el mar y sus impresionantes atardeceres.

Si viaja a La Guajira, su trayecto por el departamento puede iniciar en (Riohacha) – ciudad desde la que se puede observar la belleza del desierto-, para continuar por Uribia, municipio desde donde se viaja con rumbo al Cabo de la Vela, una de las zonas costeras más paradisíacas y tranquilas de Colombia, que se juntan con el mar Caribe. 

Dependiendo de la ruta que tome, podrá toparse con algunas de las postales naturales de la región que parecen como sacadas de una película: caminos de flamencos rosados y hasta uno de los lugares más “instagrameables” del departamento, Las Salinas de Manaure, cerros de sal que se posan sobre perforaciones de agua.

En su travesía por La Guajira, los viajeros también tienen la posibilidad de conectar con el pueblo indígena Wayúu, comunidad ancestral que vive en sus famosas rancherías (aldeas rurales) de la región. Allí, no solo puede convivir con ellos, sino igualmente, conocer y adquirir algunas de las artesanías que ellos mismos elaboran.

Su viaje no estará completo si no tacha de su lista una visita al mirador del Faro del Cabo de la Vela. Con 18 metros de alto, este se ha convertido en uno de los imperdibles de La Guajira pues, entre otras cosas, desde allí se puede contemplar una de las más increíbles puestas de sol.

2. Quebrada San Antonio – Amazonas

Más hacia el extremo sur del país, específicamente en la Amazonía, yace la quebrada San Antonio, un cuerpo de agua conocido como ‘El fin de Colombia’, y que desemboca en el río Amazonas.

Aunque el arroyo es muy poco conocido, especialmente al encontrarse tan en el sur de Colombia, conocerlo es la excusa perfecta para emprender una travesía por el Amazonas colombiano, y enamorarse de la biodiversidad y cultura que se esconden en ese bosque tropical.

Durante su paso por la región, no puede dejar de visitar el muelle turístico de Leticia -la capital del departamento-, donde se encuentra la línea imaginaria que divide al Amazonas entre Colombia, Brasil y Perú.

Otra gran opción es aprovechar su estancia para visitar parques y reservas naturales como Amacayacu, Chiribiquete y Nukak, zonas donde podrá maravillarse con algunos de los lotos más grandes del mundo -que flotan pacíficamente en los lagos amazónicos-, o con las especies exóticas que allí moran como las guacamayas, los caimanes negros o los particulares delfines rosados que bailan entre las aguas del Amazonas.

Para los amantes del turismo de aventura, Leticia también ofrece a sus viajeros actividades como el canopy, caminatas por la selva o escaladas por los árboles. Pero si lo que busca es un plan más tranquilo, puede adentrarse en el corazón del Amazonas con una travesía fluvial.

3. Isla San José – Guainía

Integrada al municipio de La Guadalupe, en el departamento de Guainía, San José es una isla fluvial considerada como uno de los puntos más remotos de Colombia. La zona, localizada en el curso del río Negro, al frente de la Piedra del Cocuy, además de tomar fama por ser un destino apartado, lo ha hecho por ser un punto trifinio, es decir, un lugar en el que convergen las fronteras terrestres de tres país, en este caso, Venezuela, Brasil y Colombia.

Si se anima a recorrer esa región clavada entre la Orinoquía y la Amazonía colombiana, no puede dejar de visitar los monumentales cerros del Mono, Pajarito y Mavicure, formaciones rocosas que se alzan imponentes en medio de la espesa selva, y frente al solemne río Inírida -en la capital del departamento-.

En los cerros tendrá la posibilidad de realizar actividades recreativas como senderismo, avistamiento de aves y fauna, y hasta deportes náuticos en el río Inírida, como el canotaje.

Adicionalmente, en la zona se puede pescar o acampar. En el caso de esta última, cuando la noche cae, si toma una linterna y la apunta a orillas del río Inírida, podrá observar algunas de las especies que navegan libremente por el cuerpo de agua: desde las llamadas ‘cuchas’, hasta rayas.

Entre los imperdibles de la capital del departamento de Guainía también está visitar la Laguna de la Bruja, donde se pueden avistar las llamadas toninas, los delfines rosados del Amazonas; recorrer el Parque Nacional Puinawi, y visitar a la comunidad de Coco Viejo, habitantes de la etnia curripaco.

4. Cabo Manglares – Nariño

El último rincón mejor guardado de Colombia y del que ciertamente se va a enamorar, está ubicado en el punto más occidental del país. Se trata de Cabo Manglares, un área protegida ubicada a 45 kilómetros de la cabecera municipal de Tumaco

Sin duda alguna, su visita será inolvidable, pues además de ser un destino del Pacífico colombiano en el que abundan los ejemplares forestales, es un área natural que se ha convertido en el hogar de cientos de especies. Por ejemplo, la zona es un sitio de reproducción de la ballena yubarta -por lo que es común que pueda avistarlas-, mientras que sus playas son el lugar de anidación o hábitat de algunas tortugas marinas.

En su paso por Cabo Manglares puede aprovechar para visitar Tumaco, uno de los municipios nariñenses que más cerca se encuentra de esa área protegida por Parques Nacionales Naturales.

Entre los atractivos turísticos más famosos de la llamada ‘Perla del Pacífico’ se encuentra la playa del Morro, una zona ubicada en la isla que lleva el mismo nombre y que está unida al municipio por un puente que se extiende por 350 metros de longitud. Desde allí podrá observar la famosa ‘‘Peña del morro’, mientras disfruta de la gastronomía local.

A 15 minutos en lancha de Tumaco, en la llamada isla de Bocagrande, igualmente podrá disfrutar del mar abierto y las playas del Pacífico colombiano mientras goza de los atardeceres dignos de una postal o se relaja en las tranquilas aguas de la playa.

También le puede interesar: Los diez destinos más buscados por los colombianos para viajar en estos festivos

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
diciembre
18 / 2023