SUSCRIBIRME

5 pasos para diseñar una estrategia de e-commerce

En Colombia, el e-commerce crece a tasas aceleradas, y con la cuarentena quedó claro que los negocios deben estar en el mundo digital si quieren reactivarse y conquistar nuevos clientes.

Foto: Sindy Elefante

En Colombia, el e-commerce crece a tasas aceleradas, y con la cuarentena quedó claro que los negocios deben estar en el mundo digital si quieren reactivarse y conquistar nuevos clientes.

Hasta marzo, mis compras en línea eran más bien ocasionales y con cierto grado de desconfianza. La única excepción era el mercado de verduras orgánicas que pido en línea, y que antes de la cuarentena pagaba contra entrega, pero ahora también pago en línea para evitar el uso de efectivo. El e-commerce cada vez es más importante.

Esta rutina me ha ayudado a superar el temor a las compras en internet, que siempre me dejaban la inquietud de que algún ciberladrón hubiera visto mi clave. Estoy ya tan familiarizada con los botones de pago, que a mediados de junio compré tres libros en tiendas distintas.

En definitiva, el e-commerce llegó para quedarse. Según las cifras de la Cámara Colombiana de Comercio Electrónico (CCCE), entre 2018 y 2019 las transacciones digitales crecieron 48 % y llegaron a 201,88 millones. Además, cada vez la gente compra cosas de menor valor por internet. Cifras de la CCCE, con base en las pasarelas de pago y corte a la primera semana de abril, mostraron que la compra virtual de mercados creció 150 % en las primeras semanas del aislamiento obligatorio.

Y aunque los pagos digitales crecían hasta el año pasado a una menor tasa (30 % entre 2018 y 2019), el temor al contagio, con toda seguridad, les está dando un empujón adicional.

Por eso, la prioridad hoy para quienes ya tienen un emprendimiento o piensan montar uno es diseñar el modelo digital de su negocio, so pena de quedarse por fuera de las preferencias de sus clientes.

Vale la pena aclarar que un negocio digital no es llevar al mundo virtual lo mismo que se hace en el físico, sino encontrar oportunidades para automatizar los procesos o la relación con el cliente. Un restaurante tendrá un e-commerce si, por ejemplo, el pedido se toma a través de la página web, se paga en línea mediante una plataforma y se verifica la hora de entrega estimada.
Pero si se limita a publicar el menú en su sitio web, tomar los pedidos telefónicamente y llevar un datáfono para cobrar el pedido, está lejos del e-commerce.

 

Verduras en línea

Gourmet Inc. es un emprendimiento que cultiva verduras y frutas orgánicas y las vende en línea. El proceso es muy sencillo: dos veces por semana recibe pedidos a través de su página web, en donde se despliega el catálogo de verduras, frutas y productos artesanales disponibles. En el carrito de compra se registran los productos elegidos y se ofrecen tres modos de pago: débito a cuenta bancaria, tarjeta de crédito o contraentrega.

Felipe Quintero, gerente de este emprendimiento, está muy satisfecho de haber implementado una plataforma de e-commerce hace casi cuatro años. “La pandemia nos cogió bien preparados en materia de plataforma, aunque sí se nos desajustó un poco la logística, porque en una semana duplicamos el número de mercados que vendemos a través de la página”, dice.

Pero el negocio no siempre estuvo soportado en una herramienta digital. “Hace cuatro años vendíamos a través de WhatsApp o por teléfono y nuestro mercado era muy pequeño: los amigos, los familiares y uno que otro referido que llegaba por el voz a voz”, explica Quintero.

Decidieron lanzarse al mundo del e-commerce porque encontraron una solución para automatizar la toma de pedidos, gestionar el volumen de productos que debían cosechar 24 horas antes de cada entrega, disminuir las pérdidas por productos no vendidos y agilizar la respuesta a los requerimientos de los clientes a través de un correo electrónico que atiende PQRS (peticiones, quejas, reclamos y sugerencias).

“Cuando tomábamos pedidos por WhatsApp era terrible porque llegaban muchos mensajes y se nos hacía inmanejable; tampoco había trazabilidad de los pedidos”, afirma el emprendedor. Después de hacer una búsqueda exhaustiva se decidieron por Shopify, que les ofrece plantillas para tener la tienda virtual, publicar el catálogo de productos en línea, soporte 7×24, carrito de compras, integración con las principales pasarelas de pago y servidores de alta seguridad. “El tema de seguridad es clave para que los clientes puedan digitar sus datos con total tranquilidad”, concluye.

¿Y cómo lo hago?

Daniel Palacio, decano de International School Marketing Digital dice que todo está dado para que el e-commerce se afiance en el país. “Ya no está la excusa de que la gente no usa internet, porque este año la penetración va a estar cercana al 73 %. Además, en los tres meses de la cuarentena, el e-commerce creció más del 187 %”, afirma.

Vea tambien: ¿Quiénes fueron los comuneros? Definición e importancia histórica

El experto señala que el reto para los emprendedores y las personas naturales que buscan impulsar sus negocios con e-commerce está en lograr credibilidad y confianza de sus potenciales clientes. “Eso se consigue con las recomendaciones de terceros y las redes sociales, que ayudan mucho. Yo también soy emprendedor y siempre les pido a mis clientes que dejen comentarios en mi fan page, que me ‘tagueen’, para que cuando alguien busque referencias mías las encuentre con facilidad. En los negocios digitales la reputación es clave”, afirma.

Palacio insiste en que tanto WhatsApp como las redes sociales son canales de comunicación, vitrinas para visualizar el negocio, pero no se pueden considerar e-commerce y su función debe ser atraer potenciales clientes para llevarlos a la plataforma de e-commerce. “Cuando se hace un negocio con alguien hay que pedirle los datos y esto implica dejarlos expuestos, porque es muy fácil ‘hackear’ WhatsApp, con lo cual ya se incumple la ley de Habeas Data. Por otro lado, este tipo de canales no permite hacer transacciones electrónicas, aunque mucha gente envía los datos de sus cuentas y su documento de identidad por allí, lo cual es un error muy grande, porque son datos sensibles. Además, impide tener un registro de venta no presencial, con lo cual se incumple la normatividad del gobierno en materia de facturación electrónica”.

A estas alturas, lo mejor es que el experto nos dé su definición de e-commerce para no confundirnos con acciones desconectadas en redes sociales. “Hacer e-commerce significa contar con una plataforma de negocios conectada al sistema financiero, que nos permite operar de manera formal cumpliendo todas las obligaciones como empresarios. Así se podrá llevar un control de los ingresos y los egresos, se generará la factura electrónica y se pagarán los impuestos correspondientes”.

Si la palabra impuesto y factura le acaba de generar angustia existencial es mejor que se relaje, pues el gobierno ha expedido ciertos beneficios para que emprendedores, empresas y personas puedan lanzarse de manera formal a este mundo sin asumir tantas cargas. “El IVA se paga cuando se superan los topes establecidos por la ley, y con la reforma tributaria del año pasado se estableció la deducción sobre el impuesto de renta de las comisiones que se pagan a las pasarelas por cada transacción”, dice Palacio.

Pero tener éxito con su estrategia de e-commerce no basta tener una página web con carrito de compras. “Antes de montarla debe pensar en las personas a las que puede impactar, en cuál es su mercado objetivo. Allí debería empezar a construir su plan de negocio, con el fin de garantizar una secuencia de momentos para llegar a ser exitoso”, concluye el experto.

e-commerce

Pasos para diseñar una estrategia de e-commerce ganadora

1. Defina su mercado objetivo, identifique sus edades, gustos, preferencias, capacidad de compra, necesidades, sueños y aspiraciones.

2. Identifique a sus competidores y procure establecer cuáles son sus debilidades y fortalezas, así como las posibles acciones que le permitirían ser más relevante que ellos.

3. Elabore su presupuesto para impulsar su estrategia de e-commerce y los rubros clave.

4. Determine la logística de entrega de sus productos y servicios, que garantice cumplir con las expectativas del cliente y con su promesa de valor.

5. Diseñe un plan de negocios que contemple metas de facturación, por mes, bimestre y trimestre.

Algunas plataformas con las que podrá desplegar su estrategia de e-commerce

YaQui

www.yaqui.com.co

El ingeniero colombiano Juan Carlos Olano creó esta plataforma, gratuita, amigable y autogestionable. En 15 minutos se puede montar la página web o el catálogo de productos con fotos, precios y descripción, descuentos y promociones, carrito de compras y pasarela de pagos. Una vez creado, lo pueden compartir en redes sociales, WhatsApp o por e-mail de forma gratuita. YaQui cuenta con más de 8.500 proveedores entre empresas, emprendedores y profesionales independientes y 20.000 productos y servicios registrados en distintas categorías. La plataforma cobra comisión por transacción.

Vea tambien: Cómo escoger y dónde comprar la bicicleta perfecta para usted en Bogotá

Shopify

https://www.shopify.com.co/online

Es una de las más conocidas a escala internacional. Por 29 dólares mensuales permite crear la tienda virtual del cliente con plantillas de variados diseños y colores. Facilita integrar diversas herramientas para desplegar estrategias de marketing digital, crear promociones, cargar catálogo de productos, carrito de compras, pasarela de pagos e, incluso, envío. Tiene más de un millón de negocios activos.

Tiendanube

https://www.tiendanube.com/

Plataforma creada por emprendedores argentinos, que ofrece la opción de crear su tienda virtual, gestión del inventario, carrito de compras, canales de pago.

Cinco errores que debe evitar en su estrategia de e-commerce

1. Lanzarse al agua sin un plan de negocios claro ni metas.

2. Creer que el e-commerce es poner fotos del producto en Instagram, Facebook o en WhatsApp, sin ninguna estrategia de segmentación de clientes.

3. No tener un sitio web. Cuando se inicia un negocio virtual es clave tener una página web. Así no sea aún transaccional, porque permite que los potenciales clientes confirmen que sí existe la empresa.

4. Creer que un negocio se puede montar sin inversión. La buena noticia es que por 1 dólar diario puede comenzar a vender en un solo día.

5. Creer que un negocio online le va a dar para vivir en el corto plazo. Lo cierto es que si hace las cosas bien podría comenzar a ver el retorno de su inversión y esfuerzo en un periodo de dos a cinco años.

Lea también: 10 consejos para llevar sus finanzas en tiempos de pandemia

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
28 / 2020


Send this to a friend