SUSCRIBIRME

Ocho pasos para elegir el televisor ideal

Si piensa que una pantalla de ochenta pulgadas y el “Ultra mega HD” son las mejores opciones del mercado, siga estas recomendaciones.

Foto: Foto de JESHOOTS.com en Pexels

Si piensa que una pantalla de ochenta pulgadas y el “Ultra mega HD” son las mejores opciones del mercado, siga estas recomendaciones.

Este artículo, titulado originalmente Ocho pasos para elegir el televisor ideal, fue publicado el 23 de agosto de 2018.

El mundo de los televisores se diversificó. Ahora existen términos tan variados como OLED, HDR, 4k o Ultra HD, que confunden al comprador que solo desea un buen televisor para disfrutar de sus series y partidos favoritos. Es por eso que Diners realizó esta guía para que elegir el más adecuado según sus necesidades.

1. Full HD es del pasado

 

Si desea un televisor que esté a la vanguardia sin importar el paso de los años, elija uno con resolución 4K, es decir Ultra HD.

Su ventaja principal es que la resolución 4K rescata hasta el más mínimo detalle de una escena, incluyendo un texto más nítido. En la actualidad, Netflix, Amazon Prime y YouTube habilitaron la opción para ver esta resolución, al igual que la calidad de grabación de algunos celulares, como Apple, Samsung y Motorola.

Por último, tenga en cuenta que 4K le mostrará 3.840 líneas de colores en horizontal y 2.160 líneas en vertical, que es lo que finalmente forma la imagen, mientras que el HD común le mostrará 1.920 x 1.080.

2. Un televisor más grande no significa mejor imagen

Todos hemos soñamos alguna vez con tener un televisor de piso a techo, que cubra la pared de la sala para ver los partidos de la Champions League. Sin embargo, grande no siempre significa mejor.

Lo primero que tiene que hacer a la hora de elegir el tamaño ideal es pensar en uno que se adapte al espacio y presupuesto. También tiene que tener en cuenta que las señales de cable en Colombia no están lo suficientemente desarrolladas para entregar una resolución para un televisor de 108 pulgadas.

De ahí, que el mejor tamaño que puede elegir ronda entre las 55 y 65 pulgadas, para que disfrute al máximo la televisión local, los videojuegos y las películas de sus plataformas predilectas.

Vea tambien: Las 10 aplicaciones que necesitará para sobrevivir al 2021

3. HDR, para los expertos en colores

 

Las principales funciones del HDR (High Dynamic Range y en español Imágenes de Alto Rango Dinámico) son brindar colores más realistas, un mejor contraste e iluminación.

Esta opción es ideal para los diseñadores, quienes convierten su pantalla en un espacio de trabajo y necesitan ver las imágenes en los colores más fieles a la realidad. De ahí que empresas como Samsung ofrezcan televisores con tecnología HDR10 o los Sony con Dolby Vision.

4. Fluidez de imagen

¿Le ha pasado que está viendo una película y se congela por algunos segundos y vuelve a reproducirse como si nada? Tal vez habrá pensado que se trata de un problema de la señal o que el blu-ray estaba dañado, pero en realidad depende exclusivamente de la frecuencia de actualización.

Este concepto se maneja en hercios (HZ), lo que significa que cuenta las veces por segundo que se actualiza una imagen en el televisor. La frecuencia estándar es de 60 Hz o de 60 veces por segundo.

Sin embargo, con la llegada de los efectos especiales, los fabricantes de televisores han ampliado esta frecuencia a 120 Hz para evitar que la imagen se congele. La recomendación es que su próximo televisor esté por encima de este rango para evitar problemas de actualización en el futuro.

5. LCD, LED, LCD, OLED, ¿cuál elegir?

 

No se deje abrumar por tantos nombres. En el mercado solo existen dos televisores: LCD y OLED. Por un lado, el LCD es el más común del mercado y su calidad de imagen es excelente, aunque el contraste no es el mejor del mercado.

Vea tambien: “Eliminar WhatsApp no es suficiente para proteger sus datos”

En cambio, los OLED cuentan con una combinación de luces LED y LCD que le permiten jugar con la iluminación y las sombras. Esto quiere decir que los negros se ven absolutamente negros, lo que le permite un nivel de contraste casi tan perfecto como el que percibe el ojo humano. Sin embargo, suelen ser más costosos que los televisores LCD y aún no se sabe con certeza su tiempo de vida útil.

6. La pantalla curva es moda

Los televisores curvos no son más que una moda. No existen datos concretos que mejoren la imagen, el contraste ni el sonido.

7. No existe un televisor con buen sonido

 

Lastimosamente los fabricantes se dedicaron a diseñar pantallas más delgadas que se olvidaron de la importancia del sonido. Es por eso, que lo mejor para tener un buen sonido es comprarse un teatro en casa.

8. Confíe en su ojo

 

Por último, recuerde que las empresas de televisores brindan más datos técnicos, en ocasiones innecesarios, que terminar por confundir al comprador. Para que no le suceda esto, confíe en sus propios ojos y compare la imagen entre los televisores.

Para saber si la imagen es realmente buena, fíjese en los colores que están en las sombras. Si conservan su tonalidad y definición a pesar de estar oscuras, significa que tiene una mejor imagen.

Lea también: Los nuevos televisores de Samsung, ¿ya los conoce?

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Noviembre
23 / 2020

Send this to a friend