SUSCRIBIRME

"La gente está cansada de que le hablen, quiere conversar", Arianna Huffington

Arianna Huffington, fundadora del Huffington Post, nos dejó esta reflexión sobre los medios y el papel de los lectores en las redes sociales.

Foto: Jorge Maya on Unsplash

Arianna Huffington, fundadora del Huffington Post, nos dejó esta reflexión sobre los medios y el papel de los lectores en las redes sociales.

Una de las primeras personas en las que pensé cuando supe que Jeff Bezos (el presidente de Amazon.com) iba a comprar The Washington Post fue en un compatriota mío: el filósofo griego Heráclito, que hace alrededor de 2.500 años dijo que “ningún hombre pasa dos veces por el mismo río”, dice Arianna Huffington, quien comparte con los lectores de Diners su impresión sobre el fin de los medios tradicionales de comunicación y la nueva ola de propuestas informativas.

Como dijo James Fallows en The Atlantic, la venta fue “uno de esos episodios que encapsulan una era”. Así como la venta del emblemático periódico refleja una época que está llegando a su fin, también tiene el potencial de expandir la era en que vivimos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Arianna Huffington (@ariannahuff)

La combinación de lo mejor de los medios tradicionales con el infinito potencial de los medios digitales representa lo que serán los medios en el futuro. Ya es hora de que demos un giro a la conversación: del futuro de los periódicos al futuro del periodismo, sin importar el medio.

El gran periodismo sigue existiendo y también una gran cantidad de personas hambrientas de información. Y hoy se están probando distintos modelos de negocio que conectan lo primero con lo segundo.

El futuro del periodismo

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Arianna Huffington (@ariannahuff)

El futuro será un híbrido que combinará las mejores prácticas del periodismo tradicional (imparcialidad, precisión, narrativa, investigaciones a profundidad) con las mejores herramientas disponibles en el mundo digital: rapidez, transparencia, y capacidad de entablar un diálogo con el lector.

Aunque la distinción entre los nuevos y viejos medios se ha hecho casi irrelevante, la reacción de la mayoría de los medios tradicionales ante el creciente mundo digital fue durante mucho tiempo la de un anciano gritándoles a los niños de los nuevos medios que se salieran de su jardín. Se perdieron muchos años levantando barreras que nunca iban a ser sólidas.

Entre los beneficios que ha traído internet está la habilidad para perseguir una historia cuando la mayoría de los grandes medios tradicionales la ha dejado a un lado. La participación que permite la web abre el espacio para que los usuarios se relacionen con la historia, la desarrollen, la lleven más lejos y la mantengan viva hasta que reciba la atención que se merece.

Vea tambien: Buk, la plataforma tecnológica que le permite trabajar desde donde sea

Hemos tenido muchas autopsias, pero no suficientes biopsias de los hechos (como la invasión a Iraq y el desplome del sistema financiero), y es algo que tenemos que cambiar.

Medios digitales con mañas de los medios tradicionales

En el debate de nuevos medios versus medios tradicionales, a menudo se oye el lamento de que estamos a punto de perder el periodismo capaz de meterse hasta los codos en una historia. Pero al permitir la participación de los usuarios, los nuevos medios pueden ayudar a darles vida a historias que desaten cambios reales.

Además, una de las cosas que le hace falta al periodismo tradicional son noticias sobre lo que sí está funcionando. Sí, es importante conocer dónde se han cometido equivocaciones, pero si eso es todo lo que recibimos, no tendremos una imagen realista de lo que está sucediendo en nuestras vidas y en nuestras comunidades.

Se piensa que las noticias de lo que sí funciona no son populares en los medios tradicionales. Pero yo puedo decir que esto definitivamente no es cierto. En el Huffington Post tenemos el compromiso de reportar lo que funciona en nuestras comunidades y en el resto del mundo.

Nuestra experiencia nos ha mostrado que la gente se encuentra hambrienta de este tipo de historias: siempre están entre nuestros artículos más compartidos y hemos descubierto que los anunciantes también las aman.

¿Cuál será nuestro futuro?

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Arianna Huffington (@ariannahuff)

Cuando consideramos el futuro de nuestros medios, incluyendo las formas en que la tecnología los está transformando, salen a relucir tres tendencias, según lo que hemos visto en Huffington Post

La primera es el cambio radical que se da entre presentación y participación. La segunda es la paradoja de usar la tecnología para desconectarse de la tecnología. Y la tercera es la transformación que implica pasar de usar las redes sociales como una forma de diversión a utilizarlas para hacer el mundo mejor.

La primera significa que se acabaron los días de los dioses de los medios, sentados en el Olimpo contándonos cómo son las cosas. La gente está cansada de que le hablen, quiere conversar y así se lo hace saber al Huffington.

La nuestra es una conversación global, con millones de personas nuevas sentándose a la mesa; casi tres mil millones de personas estarán conectadas a internet para el año 2021. Esa conversación ha dado pie a revoluciones y ha permitido a los medios relacionarse con los lectores en formas completamente nuevas.

El amor está en lo que haces

La línea entre los aficionados y los profesionales se cruza a cada minuto. Como dijo Clay Shirky, la palabra “amateur” nace del latín “amare”, amor. El secreto para cualquiera que desee conectarse con el público, es que ame lo que crea, produce y comparte. Y cuando amas lo que haces, otros amarán lo que haces también.

Así que si la primera tendencia es un Jardín del Edén que florece con conversaciones y expresión personal, la segunda tendencia es la serpiente en el jardín: la tentación de estar conectados 24 horas, 7 días de la semana, a nuestro mundo digital, lo que nos desconecta de nuestros seres amados, y especialmente de nosotros mismos. Y millones de personas están pagando un alto precio en términos de su propia creatividad y de la capacidad de resolver problemas por el hecho de estar siempre conectados, según lo que vemos en el Huffington Post.

Líderes con pésimas decisiones

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Arianna Huffington (@ariannahuff)

Según el efecto Flynn, los coeficientes intelectuales han ido en aumento cada década desde el comienzo del siglo XX. Pero nuestra capacidad para resolver problemas no está a la altura. Estamos rodeados de líderes con coeficientes altísimos que toman decisiones pésimas pese a sus diplomas.

Afortunadamente hay una fuerza poderosa que se contrapone: el uso de la tecnología para alejarnos de la tecnología. Por supuesto, como parte del Huffington soy consciente de la paradoja que reside en la idea de que una aplicación pueda liberarnos de la serpiente en el jardín, pero esta tiene una gran capacidad de voluntad, así que nuestras soluciones tienen que ser igual de inteligentes.

La tercera gran tendencia es el cambio en lo que busca la gente: de estar buscando información y datos, ahora buscan algo de significado. Las personas están usando la tecnología para conectarse con otros no solamente alrededor de sus pasiones e intereses, sino alrededor de las causas que más les llaman la atención. Por todas estas razones, veo un futuro en los medios digitales lleno de promesas: la combinación de lo mejor del periodismo tradicional con lo mejor de las tecnologías digitales.

El artículo «La gente está cansada de que le hablen, quiere conversar», Arianna Huffington fue publicado originalmente en Revista Diners de septiembre de 2013

También le puede interesar: La realidad de nuestros mitos nacionales

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
06 / 2021

Send this to a friend