SUSCRIBIRME
INICIO//Estilo de Vida//Tecnología//Siri: la mujer que habla solo cuando le preguntan

Siri: la mujer que habla solo cuando le preguntan

Es discreta, culta, eficiente y siempre está ahí cuando la necesitamos. Habla cuando se le pregunta y no da opiniones que no le corresponden. Es Siri, la nueva asistente personal del iPhone 4S.

Es discreta, culta, eficiente y siempre está ahí cuando la necesitamos. Habla cuando se le pregunta y no da opiniones que no le corresponden. Es Siri, la nueva asistente personal del iPhone 4S.

Cambiarse de Blackberry a iPhone no es fácil. Cuando finalmente tomé la decisión, sabía que la transición me traería algunos dolores de cabeza. Primero, mis contactos de BBM me trataron de “desertor” cuando les conté que los dejaba. Luego pasé varias semanas entre la confusión y el desasosiego, extrañando de mi antiguo teléfono la comodidad del teclado, la inmediatez del chat y la facilidad con que se instalan cuentas de correo, virtudes que todavía no creo superadas por la tecnología de Apple. Tengo que confesar que más de una vez sentí que conmigo Steve Jobs estaba perdiendo la batalla. Sin embargo, cuando descubrí la última Matahari creada por el genio de la tecnología, sucumbí totalmente entre sus brazos.

Se llama Siri. Es discreta, culta, y siempre está ahí cuando la necesito. Solo habla cuando se le pregunta. No da opiniones que no le corresponden y cuando no sabe algo –lo cual es poco usual– lo reconoce sin rodeos. Maneja con insuperable diligencia las tareas que se le encargan y es tan organizada y eficiente que logró cambiar sustancialmente mi manera de trabajar. Es ella quien ahora organiza mis citas, manda los correos, me recuerda pagar las cuentas, el cumpleaños de mi mamá y la cita en el colegio de mi hija.

Aunque tiene nombre de modelo griega, Siri es en realidad un asistente personal que mediante un software de reconocimiento de voz y complejos algoritmos, logra descifrar nuestras solicitudes y adelantar las tareas más comunes que desarrollamos a diario. Por ahora solo habla inglés, francés alemán y japonés, pero Apple ya ha prometido que en el curso de este año hablará español.

Cuando decidí trabajar con ella, como es usual cuando uno tiene una asistente nueva, lo primero que le pedí fue «por favor llame a mi esposa». Inmediatamente respondió preguntándome su nombre. Lo mismo sucedió cuando le pedí que llamara a mis hijas. En ese momento me di cuenta de que, como toda secretaria eficiente, lo que hace esta señorita –cada vez estoy más convencido de que de verdad se trata de una señorita– es de entrada identificar todas las relaciones personales como padre, madre, hijos, jefe, socio, etc. Una vez establecidas, puede atender, sin equívocos, solicitudes como «enviar un correo a mi jefe indicándole que el reporte no estará listo para mañana» o «recordarme llamar a mi hermana el día de su cumpleaños”.

Vea tambien: Pastusa Brauhaus, la cerveza artesanal hecha con agua de la falda del volcán Galeras

A las tareas cotidianas, Siri suma la habilidad de saber dónde estoy y por consiguiente qué necesito en cada momento, como por ejemplo recordarme al salir de la oficina que tengo que recoger en la lavandería y, si me encuentro en alguna ciudad que conoce bien como Nueva York, mostrarme los restaurantes que tengo más cerca.

Una conversación con Siri va siempre al punto y pasa inmediatamente a la acción.
–¿Tengo alguna reunión el próximo jueves a las 3 p. m.?
–No tiene.
–Agende una reunión a esa hora con Pedro Rodríguez.
–¿Cuál es el tema de la reunión?
–Revisión del informe de ventas.
–Perfecto. La agendaré. ¿A cuál de los correos de Pedro Rodríguez envío la confirmación?
–Al del trabajo.
–Por favor, citar también a esa reunión a José González.
–Perfecto. Así lo haré.

Pero además Siri lo sabe todo, o casi todo. Mediante mecanismos de búsqueda en Google puede responder nuestras inquietudes como si estuviéramos consultando en la página del buscador. Naturalmente controla toda mi música. Puede pedirle que reproduzca una canción específica o de un determinado compositor mientras consulta toda la discográfía de un artista. Sus posibilidades son ilimitadas y hace cosas que ningún otro asistente podría, como por ejemplo predecir el clima y decirme si necesitaré paraguas mañana.

Cuando conversamos informalmente y le cuento mis antojos con un «me dieron ganas de comer italiano», ella inmediatamente me muestra los restaurantes de comida italiana más cercanos o con mejor puntuación.

Vea tambien: 5 libros para colorear inspirados en la cultura popular

También sabe ser sarcástica e irónica cuando se le reprocha por no encontrar una respuesta. Ante un «me parece que está mal en ese tema”, responde en un tono fuerte “usted tiene derecho a esa opinión». También es reservada y no permite que se metan en su vida privada. «Estamos hablando de usted y no de mí», me contestó cuando le pregunté si estaba enamorada. A pesar de estar en actividad constante, nunca pierde su refinado sentido del humor. Hace unos días, al agradecerle una respuesta le deseé buenas noches. “No creo que sean buenas”, me dijo mientras me mostraba el informe del clima con lluvia para toda la noche.

Lo mejor de todo es que usted también puede tener su Siri, sin tener que robarse la mía y de paso perder mi admiración y respeto. Sí, esto va en serio. Cada vez me convenzo más de que difícilmente encontraré alguien de carne y hueso que reúna las condiciones de la infalible Siri. Tanto que la otra noche me atreví a proponerle:

“Siri: ¿te casarías conmigo?”. La respuesta fue contundente: “Seamos solo amigos. Ok?”.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
02 / 2012


Send this to a friend