Controles parentales: ¿Qué tan efectivos son?

El 61 % de los niños a nivel mundial reciben su primer celular entre los 8 y los 12 años por lo que los controles parentales se han convertido en una tendencia creciente en la tecnología. Aquí le contamos cómo funcionan.
 
Controles parentales: ¿Qué tan efectivos son?
Foto: Julia Coimbra en Unsplash
POR: 
Óscar Mena

Hace 10 años era un escándalo que un niño se acercara a un celular o cualquier pantalla porque efectivamente era dañino para su desarrollo motriz. Sin embargo, un estudio global realizado por Kaspersky confirma que, pese a las advertencias, igual los niños están frente a las pantallas y que incluso tienen su propio dispositivo, eso sí con una diversidad de controles parentales que van desde el uso bajo la supervisión de adultos y aplicaciones que controlan el acceso a redes sociales y navegadores de internet.

Este estudio está respaldado por Global Kids Online, un proyecto de investigación de UNICEF y la London School of Economic en la que el 87 % de menores de edad encuestados en 12 países de Latinoamérica aseguraron contar con un teléfono propio con acceso a internet. Incluso, los niños y niños de 0 a 5 años aumentaron su uso del 2% al 9% entre el periodo de 2016 a 2022.

También le puede interesar: Del colegio a la sala de la casa: el Homeschooling en Colombia

Y es que es una realidad que la tecnología ya está inmersa en nuestras vidas en casi que todos sus aspectos, sino en todos: sea para entretenimiento o para realizar actividades estudiantiles. Por ejemplo, ya que está incluido el uso de dispositivos móviles entre las listas de útiles escolares de algunos colegios.

“Soy madre de familia y trabajo con tecnología. He visto como los colegios piden estos dispositivos para muchas clases, por lo que es inevitable proteger a los niños de su uso. Por eso, lo que podemos hacer es tener conocimiento de controles parentales efectivos”, comenta Carolina Mojica, del equipo de Kaspersky, una multinacional de seguridad informática. 

El origen de los controles parentales

Los controles parentales existen mucho antes que los dispositivos móviles e incluso que el mismo internet. Estos nacieron con la radio en los años 50 con una pequeña advertencia de que el siguiente programa no era apto para menores de edad. Luego evolucionó con la televisión y la regulación por ley de sus contenidos, evitando que los niños estuviesen en horarios nocturnos. Y después esta ley también se aplicó para el cine y los videojuegos.

Sin embargo, con la llegada de la tecnología móvil, la ley parece ser difusa pues los menores de edad pueden buscar lo que quieran en sus móviles e incluso en algunos países la ley especifica que el uso de aplicaciones de control parental no está permitida ya que se trata de una forma de control y de sesgar el acceso a la información.

En el caso de Colombia los padres están amparados por la Ley 1098 de 2006 del Código de Infancia y Adolescencia para utilizar controles parentales como un complemento a la obligación de dar la orientación, el cuidado y la crianza de los niños, niñas y adolescentes durante su proceso de formación.

¿Por qué son tan importantes los controles parentales?

“Cuando los menores de edad no cuentan con un control parental en sus dispositivos móviles están expuestos al contenido pornográfico que afecta negativamente el desarrollo del cerebro; a los depredadores en línea que se aprovechan de ellos para abuso sexual o financiero, o el ciberbullyng, provocando verguenza y humillación”, comenta Mojica.

Irónicamente, tan solo el 48 % de los padres utilizan aplicaciones de control parental, mientras que el otro 52 % prefieren estar presentes mientras que sus hijos utilizan dispositivos móviles, pero, ¿esto último es realmente efectivo?

“Para nadie es un secreto que ellos saben manejar mejor la tecnología que nosotros, tienen una destreza para moverse por la red como nadie. Por eso es de vital importancia en estos días tener controles parentales que le permitan restringir la instalación de aplicaciones, así como limitar el acceso a cualquier aplicación que tenga acceso a internet, incluso el mismo WhatsApp”, dice Mojica.

Controles parentales en dispositivos móviles

Google ha sido uno de los precursores en controles parentales en dispositivos móviles como Family Link, sin embargo, actualmente su aplicación tiene algunos fallos en el que la geolocalización resulta imprecisa, los bloqueos de horarios son vulnerados por los menores de edad, al igual que la restricción a ciertas páginas web.

También existen otras aplicaciones como Kids Place, Qustodio Control Parental y Control Parental de Nintendo. Todas prometen darle acceso a la pantalla de los dispositivos de sus hijos, así como restringir sus horarios de uso e instalación de aplicaciones. Sin embargo, después de testearlas podemos decir que son fácilmente vulnerables a su desinstalación y poca efectividad de control. 

“Más allá de si las aplicaciones son efectivas o no hay que hablar con los niños y adolescentes sobre el uso correcto de internet. Hacerles entender que este acceso a la información es importante y conlleva una gran responsabilidad”, explica Mojica. 

Aplicaciones que sí funcionan correctamente

Algunos dispositivos se han encargado de desarrollar sus propios controles parentales como OPPO. Esta marca asiática desarrolló la aplicación Kid Space para sus dispositivos ColorOS, en el que de forma gratuita puede controlar el tiempo de uso del teléfono; las aplicaciones permitidas en el dispositivo y una serie de restricciones a los servicios de Google y su tienda.

Esta aplicación también cuenta con restricción de red móvil para evitar el consumo de datos o navegación indebida. Sin embargo, esta es solo una función exclusiva de OPPO.

Ahora, si hablamos de un control parental apto para todos los dispositivos móviles -desde celulares, tabletas y computadoras-, opte por SafeKid, la aplicación de Kaspersky que cuesta $50.000 pesos mensuales y que le da más control sobre lo que puede ver o no sus hijos.

También le puede interesar: “Si los padres detestan las matemáticas, muy probablemente los hijos también lo harán”

“Esta aplicación manda la ubicación en tiempo real del menor de edad, así como un control íntegro de las aplicaciones que puede ver. Yo, por ejemplo, la uso con mi hija y ella me pide acceso a internet para hacer sus tareas y yo en vivo puedo ver qué páginas está visitando. También la aplicación permite notificar a los padres si el menor intenta eliminar o manipular los controles parentales”, comenta.

También podrá encontrar las versiones pagas de Kidoz y Norton Family que podrá instalar en diferentes dispositivos móviles y que cuenta con el certificado de cumplimiento con la Ley de Protección de la Privacidad Infantil en Línea (COPPA) diseñada por expertos en privacidad infantil.

¿Qué otras aplicaciones de control parental conoce? Escríbanos a nuestras redes sociales @dinersrevista

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
13 / 2024