SUSCRIBIRME

10 mandamientos para una buena digestión, según un gastroenterólogo

Diners habló con el gastroenterólogo Alejandro Orozco, quien nos compartió varios consejos alimentarios que benefician el intestino.

Foto: PublicDomainPictures en Pixabay / C.C. 0.0

Diners habló con el gastroenterólogo Alejandro Orozco, quien nos compartió varios consejos alimentarios que benefician el intestino.

Debemos remontarnos a la famosa frase “somos lo que comemos” para entender muchos de los problemas de digestión que tiene el ser humano. Si nos alimentamos mal, puede que tengamos mayores complicaciones de salud.

Eso se debe a que todo lo que comemos termina en el intestino, que funciona como una tubería de desecho. “Sin embargo, llega un punto en que el intestino no puede más porque no tiene la capacidad de botar todas las sustancias químicas y los venenos que consumimos”, explica Alejandro Orozco, gastroenterólogo funcional del Instituto para la Nutrición Integrativa (IIN) del Estado de Nueva York.

Cada persona tiene una digestión diferente, por eso mientras algunos son intolerantes a los granos o a la lactosa, otros no pueden consumir carnes rojas. Es por este motivo que no se puede decir con precisión cuáles son los alimentos que más trabajo le cuesta al cuerpo digerir.

“La base de la digestión son los 300 billones de bacterias genéticamente diferentes que tenemos en la barriga y que se conocen como la flora intestinal. Los problemas digestivos comienzan cuando una de ellas prolifera sobre las demás y ocasiona una catástrofe en el intestino que produce las enfermedades digestivas”, comenta Orozco.

Las bacterias que adquirimos desde el día de nuestro nacimiento son necesarias para la digestión. Dependiendo de ellas podemos digerir mejor algunos alimentos según nuestra edad.

Por ejemplo, los recién nacidos heredan las bacterias de su mamá a través del canal vaginal. Según Orozco, estas son las que les permiten a los niños desarrollar su sistema inmune y, entre otras cosas, ingerir alimentos, como la leche, sin que les haga daño.

Condicionados desde el nacimiento

De hecho, la manera en la que venimos al mundo también condiciona nuestro estado de salud. Según un estudio publicado en el Canadian Medical Association Journal, los bebés que nacen por cesárea tienen menor riqueza y diversidad bacteriana que los niños nacidos a través del parto natural.

“Se encontró que pacientes con enfermedades intestinales como la enfermedad celíaca (reacción ante la ingesta de gluten) o la enfermedad de Crohn (reacción autoinmunitaria) son más frecuentes en personas que nacieron por cesárea”, agrega Orozco.

Además, asegura que el exceso de higiene en niños también es perjudicial. “Los niños que viven corriendo por la tierra se enferman mucho menos porque precisamente adquieren una inmunidad importante al estar en contacto con todas esas bacterias”.

Algunos de los mejores y peores alimentos para el intestino

Aunque no hay una lista generalizada, Orozco explica que hay alimentos que suelen producir más síntomas de gases, distensión y malestar en una parte de la población. Algunos de ellos son los derivados del azúcar, como las harinas y los lácteos, las carnes rojas y el alcohol.

Por otra parte, los más beneficiosos para el sistema digestivo son los vegetales y las frutas, especialmente las de color morado, azul y rojo, como las moras, arándanos, manzanas y uvas, ya que tienen los mejores antioxidantes y ayudan a desinflamar el intestino.

También, son saludables alimentos como el jengibre, el cilantro, el orégano, la menta, el clavo, las almendras, la cocoa, las semillas de chía y uno que para Orozco debería estar en nuestra mesa desde el desayuno hasta la cena: el aceite de oliva.

Vea tambien: ¿Cómo tener un cuerpo duro, tonificado y sin sufrir?

“Es una bendición de Dios y del sol. Deberíamos consumirlo tanto en los huevos por la mañana como en la ensalada de la tarde y la comida de la noche. Es uno de los alimentos más importantes”, explica Orozco.

Por el lado de las bebidas, asegura que las mejores son el jugo de manzana, el té negro, el café, el jugo de uva, el té verde y una copita de vino tinto todos los días.

Fuera de ello, el doctor Orozco compartió con Diners los 10 mandamientos que les recomienda a sus pacientes para tener un intestino sano.

Evitar el uso indiscriminado de antibióticos

Al tomarlos también mueren las bacterias buenas del intestino. Orozco asegura que es por eso que después de ingerirlos, a muchos de los pacientes les ocasiona diarrea, problemas de estreñimiento o dolores articulares.

El alcohol es tóxico

Se debe evitar el consumo excesivo de alcohol porque es una toxina que daña el intestino directamente, según Orozco. Aclara que el vino es un caso aislado. Una copa diaria es positiva para el organismo por las sustancias que contiene.

Hidratarse constantemente

“Tienes que mantener un intestino hidratado, por eso es importante que apenas te levantes, tomes un buen vaso de agua a temperatura ambiente”, explica Orozco.

Hacer ejercicio

El ejercicio es positivo para las bacterias y para el intestino. Debería practicarse al menos tres veces por semana.

Dormir bien

El sueño es fundamental para tener un buen sistema digestivo. Según Orozco, cuando no se duerme bien, el cuerpo sufre un desbalance porque el intestino está trabajando más tiempo del normal y la calidad de la digestión se ve afectada por el exceso. Es necesario darle un descanso diario de al menos ocho horas.

No fumar

Según un estudio publicado en Biomed Central, en la sección Microbiome Journal, la flora intestinal de las personas fumadoras es menos abundante y diversa que la de las no fumadoras.

Vea tambien: La cura contra el cáncer

En este sentido, otra investigación publicada en la revista chilena de ciencias ARS Médica, explica que el tabaquismo es un factor de riesgo para desórdenes gastrointestinales, incluyendo úlceras pépticas, enfermedad de Crohn y distintos tipos de cáncer.

Evitar el estrés

“El estrés activa todos los factores inmunológicos y genera una cantidad de defensas y de productos en el intestino que hacen que se inflame”, comenta Orozco. Para combatirlo es recomendable hacer meditaciones constantes.

Evitar las toxinas

Los desodorantes, la crema dental, las fragancias, los pesticidas y el BPA (producto químico que se encuentra en algunos plásticos) son tóxicos a los que estamos sometidos todos los días. “Por ejemplo, el triclosán, que es el de los desodorantes, es un veneno que llega al intestino y lo intoxica. El flúor de la crema dental también daña las bacterias positivas”, asegura Orozco.

Sin embargo, existen alternativas naturales que no usan químicos sino que están hechos a base de aceites esenciales y extractos de plantas.

Desintoxicarse ayuda a la buena digestión

Los saunas son una excelente opción para que el cuerpo libere muchas de las toxinas negativas que hemos consumido. También, según Orozco, los ayunos intermitentes resultan efectivos porque consiste en dejar durante horas prolongadas que el intestino repose. Así tiene el tiempo suficiente para eliminar las toxinas.

Comer bien

Sentarse en la mesa, sin computador ni celular, a disfrutar del alimento que usted está consumiendo es esencial para una buena digestión. Procure no comer de afán y masticar bien porque si no, según Orozco, el intestino recibe los alimentos en 10 minutos, en vez de los 40 regulares, no los puede digerir bien, se inflama y le ocasiona diarrea.

Recomienda evitar la dieta estándar americana de hamburguesas, perros calientes y cualquier otra comida chatarra, que es la que ocasiona severos problemas de obesidad en Estados Unidos.

“Lo que consumimos es lo que nos ocasiona las enfermedades. Al final, son las toxinas que recibimos las que nos producen cáncer, diabetes y enfermedades coronarias”, concluye.

También le puede interesar: Mitos y verdades sobre el hipo según un otorrinolaringólogo

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Febrero
19 / 2021

Send this to a friend