SUSCRIBIRME

¿Qué es el estrés silencioso y por qué podría sufrirlo sin darse cuenta?

No gritan, no maldicen, se ven tranquilos, pero viven angustiados todo el tiempo. Así es el estrés silencioso.

Foto: KC Green

No gritan, no maldicen, se ven tranquilos, pero viven angustiados todo el tiempo. Así es el estrés silencioso.

Raquel Cortés* tiene 37 años,  está finalizando un doctorado en Literatura,  es soltera y la mayor parte del día vive angustiada, con un dolor en el estómago, que a veces se traslada al pecho y unos nervios a punto de estallar, que siempre contiene. La mayoría de las personas la percibe como alguien tranquila y dulce, pero nadie sabe que en las noches casi no duerme, que le preocupa que su madre de repente se enferme, que cree que jamás va a terminar su tesis o que nunca va a conseguir un buen trabajo como el que tenía antes de empezar su posgrado. Demasiadas tribulaciones que han ido debilitando su salud física y emocional, lentamente. Tiene estrés silencioso.

Raquel solo se dio cuenta de lo que pasaba hasta que le dio un ataque de pánico. Ahí pensó que tenía que ir al psicólogo y hablar de su situación. “El problema es que muchas personas viven angustiadas la mayor parte del tiempo, con una ansiedad generalizada, y creen que es algo normal”, explica la psiquiatra Yahira Rossini Guzmán.

estrés

Foto: Riccardo Mion / Unsplash.


¿Qué es el estrés?

Según un artículo publicado en el diario británico The Telegraph, esto podría corresponder al estrés silencioso, una forma a menudo ignorada del estrés que todos identificamos con explosiones de temperamento, ira, gritos y  groserías.

“En cambio, el estrés silencioso hace que no reaccionemos lo suficiente. En silencio, mantenemos nuestro estrés en el interior: no hablamos sobre cómo nos sentimos, en lugar de hablar en exceso, que es lo que hacemos con el estrés regular. Y crucialmente, nos volvemos inertes.

No actuamos en situaciones que requieren acción. Nos mantenemos en relaciones infelices y trabajos insatisfactorios. Nos sentimos abrumados, pero ignoramos las tareas administrativas importantes. Nosotros postergamos.

El estrés silencioso crea una forma de parálisis emocional que nos mantiene “atrapados” en situaciones infelices. Y la falta de acción es una respuesta inapropiada al estrés tanto como la reacción exagerada”, asegura en el reportaje Jillian Lavender, directora del centro de meditación de Londres.

El psiquiatra y médico laboral, Felipe Villegas, asegura que es clave entender que el estrés es una respuesta fisiológica del ser humano, “es algo normal, todos los tenemos y se activa bajo unas situaciones de alarma o peligro para prepararnos ante esa amenaza”, asegura.

Sin embargo, “el problema viene cuando esa respuesta se activa permanentemente y genera un impacto negativo sobre el organismo. Y hoy en día pasa eso, muchas veces ni siquiera existe la amenaza física real – como un león que nos va atacar- sino que proviene de nuestras mentes, de pensar en un futuro que no ha llegado”.

angustia

Vea tambien: ¿Cuál es la mejor posición para dormir según la ciencia?

Foto:  Christian Erfurt / Unsplash.


Tres tipos de estrés

Según la APA (American Phsycological Association), el estrés es cualquier “experiencia emocional molesta que venga acompañada de cambios bioquímicos, fisiológicos y conductuales predecibles. A veces, un poco viene bien porque da el empuje y la energía que se necesitan para sobrellevar ciertas situaciones, como tomar un examen o cumplir con algún plazo en el trabajo. Sin embargo, una cantidad excesiva puede tener consecuencias sobre la salud y afectar adversamente el sistema inmunitario, cardiovascular, neuroendocrino y nervioso central”.

La APA asegura que hay tres tipos de estrés: el agudo, que es el más común y que surge de las exigencias y presiones  tanto del pasado reciente como del futuro cercano; el agudo episódico, que afecta a cuyas personas asumen muchas responsabilidades y no pueden organizar la cantidad de exigencias autoimpuestas ni las presiones que reclaman su atención. Y el estrés crónico, que surge cuando una persona nunca ve una salida a una situación deprimente, generan una visión del mundo, o un sistema de creencias, que provoca un estrés interminable. El peor aspecto es que las personas se acostumbran y se olvidan que está allí.

¿Cómo identificarlo?

Para la psiquiatra Yahira Rossini Guzmán hay varios síntomas que se pueden identificar. “Si se preocupa por todo lo que le pasa y no puede dejar de pensar en eso, si está cansado, tenso, a veces amargado, irritable, le cuesta trabajo concentrarse, se siente fatigado y sufre de insomnio durante un período de al menos seis meses, es hora de cuestionarse y de enfrentar el problema”, dice.

La psiquiatra dice que algunos lo enfrentan con un trago, por ejemplo, porque eso los ayuda a relajarse momentáneamente, pero no atacan la raíz ni la forma cómo están asumiendo la vida. Otros terminan con problemas físicos más serios, como gastritis, dolores musculares, migrañas, hipertensión, o con cuadros más complejos de depresión y ansiedad. “Cuando deciden ir a consulta, uno inicia un proceso para que cambien esa distorsión de la realidad y vean que no tiene sentido sufrir y preocuparse por todo lo que les pasa.  Es cambiar cómo se asumen las cosas”.

En general, asegura que las mujeres van más a consulta por estos temas y los hombres terminan remitidos por otros especialistas, cuando han revisado todos los síntomas físicos y no han logrado un diagnóstico. Resalta que a los niños también les pasa lo mismo “y más desde cuando los papás quieren negociar todo con los niños y ellos asumen responsabilidades y preocupaciones que no les corresponde tener a su edad”.


¿Cómo prevenir?

Rossini y Villegas aconsejan varias cosas para enfrentar ese estrés que nos quita el aliento de vivir:

Hay que tomar la vida con tranquilidad. Nada es tan grave, todo se puede solucionar, excepto la muerte. Y cada cosa tiene un paso a paso.

Las palabras tienen poder. Piense en lo que dice.

No vea consecuencias catastróficas en cada problema que tiene. Véalo en perspectiva.

Vea tambien: 6 errores que está cometiendo en el gimnasio y no lo sabía

Lo peor es quedarse callado. Hable con su vecino, con sus amigos y familia. Comunique sus sentimientos. Si no quiere hablar y evitar la confrontación, escriba sus sentimientos.

Tenga un estilo de vida saludable, coma equilibradamente y haga ejercicio regularmente, porque esto genera endorfinas.

estilo de vida

Foto: Emma Simpson / Unsplash.


Practique una actividad manual que mantenga la mente ocupada.

Practique técnicas de meditación que lo ayuden a mantenerse equilibrado. 

Aprenda a escuchar su cuerpo. Si tiene múltiples síntomas, que parece que no tuvieran conexión, consulte al médico.

Disminuya el estigma de ir al psiquiatra o al psicólogo, porque podría ahorrarle muchos pasos y dolores de cabeza.

También podría interesarle: 3 consecuencias poco conocidas que llegan con el estrés

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Julio
30 / 2020
Advertisement

Send this to a friend