SUSCRIBIRME
INICIO//Cultura//Archivo Diners//Conozca las enfermedades del siglo 21

Conozca las enfermedades del siglo 21

El hombre del siglo XXI se desenvuelve en un ambiente saturado de enemigos para su salud. Identifíquelos y conozca las alternativas para enfrentarlos.

Foto: Pixabay/CC BY 0.0

El hombre del siglo XXI se desenvuelve en un ambiente saturado de enemigos para su salud. Identifíquelos y conozca las alternativas para enfrentarlos.

Publicado originalmente en la Revista Diners N. 370, de enero de 2001.

El hombre de la modernidad se enfrenta a la muerte de una forma de vida. Se enfrenta a un cambio profundo en la manera de sentir y asimilar la realidad. Todos los días aparecen nuevas visiones que intentan explicar el curso de ese torrente llamado vida.

Son otros nuestros males y otras las alternativas para curarlos. Somos cada vez menos conscientes de lo que nos afecta y cada vez más propensos a sucumbir a los dictámenes de la moda. El siglo XXI es el de la perfección de las formas y de esta sentencia no se escapa el cuerpo humano. Se han ido los días en que se creía que un cuerpo redondo era signo de abundancia y buena vida.

Ahora se impone el régimen de los cuerpos delgados, fruto del afán cotidiano que no deja tiempo para comer, para ver a la familia…, ni siquiera para notar la falta de tiempo.

Vivimos una época de avances y retrocesos. Nuestro nuevo siglo desconcierta con la tecnología que lo facilita todo, pero que al mismo tiempo se queda corta en el descubrimiento de los nuevos males que atacan al hombre y que cada vez lo hacen menos humano.

Competencia de estrés

Las personalidades de la modernidad se caracterizan por el predominio de la competitividad, que implica en cualquier situación la existencia de un vencedor y un vencido, no sólo en el terreno profesional, sino en el escolar, en la familia y en las situaciones de esparcimiento.

El estrés crónico y los trastornos provocados por la ansiedad son responsables de buena parte de las crisis patológicas que enfrenta el hombre de hoy y que, en opinión del psiquiatra Carlos Rodríguez, ex presidente de la Asociación Colombiana de Psiquiatría, “atacan a las personas adictas al éxito, enemigas de los errores e intolerantes con quienes demuestran saber más que ellos mismos”.

Según Rodríguez todo lo que el sujeto humano hace es tratar de defenderse de la ansiedad, porque siempre está previendo lo que viene para evitar la incertidumbre. Sin embargo, “por muy sabios que seamos, todos llegamos a un estado de incapacidad, porque siempre habrá algo que no vamos a ser capaces de entender, algo que nos queda grande y nos gana”.

El trastorno primario es la ansiedad, el temor a un peligro irreal que hace que la persona sienta que va a enloquecer porque no está pasando nada y, sin embargo, siente temor. Es entonces cuando surgen las vías de escape como el consumo de drogas y alcohol, los olvidos momentáneos, y los excesos más frecuentes de nuestro tiempo: la extrema dedicación al trabajo y la adicción a internet.

Vea tambien: Cinco desarrollos que han revolucionado la medicina

La depresión es un drama humano. Hay en ella un sufrimiento inmenso arrastrado por la tristeza, la incapacidad, la culpa, el peso del pasado y el túnel negro del futuro. El hombre de la modernidad vive en el sin-remedio de la vida.

De la depresión al estómago

El agotamiento producido por la depresión repercute en el organismo alterando los mecanismos de defensa y provocando problemas nutricionales que convierten la alimentación en una tortura.

Vea también ¿Qué es el agotamiento psicológico, y cómo tratarlo?

Según la nutricionista Nancy Ramírez, de la Universidad Nacional, el inconveniente número uno de la salud en la actualidad es el ritmo contrarreloj al que se somete el hombre y que desencadena la adquisición de malos hábitos alimentarios, responsables del descontrol de los niveles de colesterol, ácido úrico, triglicéridos, azúcares y tensión arterial.

Las angustias laborales, la inestabilidad de los horarios de las comidas, el sedentarismo de los trabajos de oficina y la tendencia a consumir alimentos en la calle, son las fuentes de los problemas orgánicos de la actualidad, que han elevado la asistencia a los gimnasios y centros de estética.

Sumado a esto existe la fascinación por tener una figura perfecta, que en opinión de Ramírez “afecta por igual a hombres y mujeres en una sociedad que sobrepasa los límites de rechazo social e impone el imperativo de lucir cuerpos perfectos, sin que ello implique un cambio de hábitos alimentarios o laborales”.

Cada vez son más los casos de anorexia en mujeres que sienten temor a engordar y optan por restringir los alimentos y extralimitarse en el ejercicio físico. Existe también la tendencia a desarrollar una sensación exagerada de hambre, enfermedad conocida como bulimia.

Piel adentro

Vea tambien: Arteterapia o por qué dibujar y colorear le ayudaría a controlar la ansiedad

La disminución del deseo sexual es otra de las enfermedades de la modernidad. Los hombres desarrollan impotencia, y las mujeres, trastornos de la excitación, porque el estrés genera una pérdida constante de energía que se manifiesta en la pobreza de fantasías y deseos sexuales o en aversión extrema por el sexo.

El organismo reacciona ante los trastornos depresivos y el estrés por medio de sus barreras externas, dentro de las cuales se encuentra la piel, que se ha convertido en otra de las preocupaciones mundiales.

Al respecto, la dermatóloga Judy Amparo Palencia afirma que los profesionales de hoy desconocen la existencia de un enemigo silencioso para la piel que se encuentra en sus ambientes laborales y los afecta todo el día. Se trata de la luz ultravioleta tipo A, que atraviesa la lluvia, los vidrios y las nubes. Es emitida por herramientas de trabajo como el computador, las luces halógenas de la oficina y el televisor. El resultado es el envejecimiento prematuro de la piel.

En concepto de la doctora Palencia la cultura de la protección solar que conocemos está errada, porque se limita al uso del bloqueador solar en los días de playa y vacaciones. Pero cosas tan cotidianas como pasar 20 minutos frente al monitor, navegando en internet, pueden resultar doblemente peligrosas.

Entre la naturaleza y la tecnología

Junto al cúmulo de patologías que ha traído la modernidad para el hombre, crece la oferta de adelantos al servicio de la ciencia y la medicina, abriendo paso a una rica elección de alternativas en pro del bienestar y la salud.

En el campo de la informática se destaca la invención del biochip, dispositivo que construye secuencias de DNA y permite definir las enfermedades por sus causas y no por sus síntomas, constituyéndose en una revolución terapéutica que ofrece la posibilidad de detectar mutaciones, desarrollar medicina preventiva y terapia farmacológica personalizada.

Pero no es un secreto que el mundo de hoy experimenta el resurgir de la medicina natural. El último adelanto, la siconeuroendocrinoinmunología, se ocupa de las relaciones mente-cuerpo. Según la doctora Palencia, es un paso adelante en la medicina. porque rescata el valor que tienen las emociones en el funcionamiento orgánico.

En cuanto al universo de la moda y la belleza resulta pertinente mencionar procedimientos como la gimnasia pasiva y la endermoterapia, que estimulan por medio de corriente eléctrica los puntos del cuerpo donde se acumula grasa, para eliminarla.

En el plano de los trastornos depresivos, que afectan diariamente a doscientos millones de personas en el mundo, se cuenta con la psicoterapia, que logra reconstruir la confianza del paciente a partir del diálogo con un tercero que está al margen de su vida y que tiene el compromiso ético de reciclar la información que recibe y usarla para enseñar al paciente a mirar desde otra perspectiva.

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Abril
25 / 2018


Send this to a friend