SUSCRIBIRME

Así fue el origen del SIDA en el mundo

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, recordamos las primeras impresiones de 1981 cuando se descubrió esta enfermedad mundial.

Foto: cottonbro en Pexels

En el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, recordamos las primeras impresiones de 1981 cuando se descubrió esta enfermedad mundial.

Un millón en el Central Park de Nueva York. Cada número que portan los manifestantes señala una muerte atribuida al SIDA. En el día internacional de la lucha contra el Síndrome de Deficiencia Inmunológica Adquirida recordamos cómo esta enfermedad llegó al mundo, o al menos la descubrieron en Estados Unidos.

El origen del SIDA

A comienzos de 1981, el doctor Michael Gottlieb, de la Universidad de California, informó al Departamento de Salud Pública de Los Ángeles que cinco de sus pacientes, todos homosexuales activos, sufrían de una extraña y letal modalidad de neumonía, denominada pneumocystis carinii.

Lo que más le preocupaba, no obstante, era que los sistemas inmunológicos de los enfermos parecían haberse deteriorado completamente. Casi al mismo tiempo, el doctor Alvin Friedman-Kien, de la Universidad de Nueva York, observó que varios pacientes suyos presentaban asimismo un marcado debilitamiento en sus sistemas inmunológicos y sufrían del sarcoma de Kaposi, un extraño cáncer de la piel que por lo regular ataca únicamente a hombre de más edad.

¿Dónde están las defensas del organismo?

No fue, sin embargo, hasta este año que comenzó a extenderse el pánico. La extraña enfermedad responde al nombre de Síndrome de Deficiencia Inmunológica Adquirida, el tristemente famoso SIDA que ya ha cobrado casi 680.000 víctimas en 2020.

No se conoce el origen de esta misteriosa dolencia que se caracteriza por debilitar las defensas del organismo de tal manera que la víctima cae fácilmente presa de toda suerte de infecciones.

Un cáncer o una neumonía aguda pueden convertirse en invasores mortales, pero igual puede suceder con el más común de los virus.

Entre el sexo y las drogas

Los primeros casos conocidos tenían como denominador común el carácter homosexual de sus víctimas. Se asumió, entonces, que el contagio se producía mediante el contacto sexual.

Luego contrajeron el síndrome varias personas en su mayoría heterosexuales, que acostumbraban drogarse por vía intravenosa.

Esto dio fuerza a la teoría de que la enfermedad también se transmitía a través de agujas hipodérmicas infectadas. El contagio por vía sanguínea se vio confirmado cuando pacientes hemofílicos a quienes se les había hecho transfusiones de sangre presentaron síntomas de la temible enfermedad. Poco después se descubrió que varios inmigrantes provenientes de Haití padecían de SIDA.

¿Dónde fue el primer brote de SIDA?

El caso de los haitianos introdujo una cierta confusión en el difícil rastreo de las causas de la nueva enfermedad, ya que la mayoría de ellos aseguró no ser ni homosexual ni drogadicto.

Aparentemente el síndrome se descubrió en Haití en 1981, más o menos al mismo tiempo que en Estados Unidos. Algunos científicos han insinuado que su origen es un agente viral proveniente de Africa, introducido a la isla caribeña por haitianos que trabajaron algún tiempo en el Zaire.

Según esta teoría, es posible que turistas norteamericanos que hayan frecuentado algunos de los muchos bares de homosexuales de Puerto Príncipe sean los causantes de haber llevado la epidemia a los Estados Unidos.

O, por el contrario, pudieron ser norteamericanos quienes introdujeron la enfermedad a Haití… Estas especulaciones demuestran cuán poco se conocía entonces del SIDA.

¿Qué es lo que pasa en el cuerpo cuando tiene SIDA?

Los análisis de laboratorio han permitido constatar que la sangre de las víctimas del síndrome presenta un desequilibrio en la producción de anticuerpos.

Con base en los que se conoce hasta el momento, existen dos teorías. La primera es que el SIDA es provocado por un agente específico, probablemente un virus. La otra hipótesis es que el sistema inmunológico de las víctimas de la enfermedad se deteriora precisamente por la acción de una variedad de infecciones.

Tanto los homosexuales activos como los drogadictos son propensos a contraer una amplia gama de infecciones que afectan su producción de anticuerpos. Según esta segunda hipótesis, el sistema inmunológico se ve eventualmente tan alterado que “explota”.

Vea también: Consejos para sobrevivir a la resaca o guayabo con éxito

Aún no hay cura para el SIDA

Otros investigadores opinan que la enfermedad tiene su origen en las dos teorías. Sugiriendo que se trata, en efecto, de un virus, el cual sin embargo únicamente afecta a personas que presentan desequilibrios inmunológicos o determinadas características genéticas.

Aunque es una dolencia cruel para la todavía no se ha descubierto ninguna cura, lo más grave de la enfermedad es tal vez la histeria colectiva que ha generado.

La mayor concentración de víctimas se encuentra en Nueva York, seguida por San Francisco y Los Ángeles. No obstante, el SIDA se está extendió con rapidez a todo el mundo.

Los médicos y científicos que estudian la enfermedad sostienen que el temor es irracional, ya que para una persona que no clasifica dentro de uno de los cuatro grupos de alto riesgo:

Homosexuales activos, drogadictos por vía intravenosa, haitianos o hemofílicos. Las probabilidades de contraer la enfermedad son, y seguramente seguirán siendo mínimas.

¿Quiénes están en riesgo con el SIDA?

No obstante, existe un factor muy inquietante: dado que el periodo de incubación puede durar hasta dos años, miles de personas que se consideran propensas al contagio aguardan aterradas la aparición, real o imaginaria, de los primeros síntomas.

La categoría de los homosexuales, que abarca a un 75 % de las víctimas, es la que más ha sufrido. Ser homosexual hoy en día es vivir con el constante temor a contraer SIDA.

No solo existe un miedo físico hacia la enfermedad, que puede ser dolorosa, sino un agudo rechazo social. En muchas instancias, esto prácticamente ha anulado los logros sociales y el nivel de tolerancia alcanzados, al menos en los Estados Unidos, por la amplia comunidad gay.

Aún existe rechazo y estigma

La hostilidad se manifiesta de diversas maneras. Hay quienes no dudan en calificar la enfermedad de “castigo”, tomándola como una clara advertencia de Dios o de la naturaleza contra la perversión de las costumbres.

Otras personas han reaccionado con temor franco, presentándose casos en que se ha solicitado a homosexuales reconocidos que abandonen restaurantes o que desalojen sus apartamentos.

Una de las más graves consecuencias ha sido la disminución en las donaciones de sangre, a pesar de que no exista manera alguna de que alguien pueda contagiarse si se le inyecta una jeringa desechable.

Una enfermedad difícil de transmitir

En realidad pasa de ser una enfermedad infecciosa, el SIDA no es una de las más contagiosas, ya que se circunscribe a un grupo específico de personas.

Se han presentado síntomas del síndrome en niños, es cierto, pero todo parece indicar que lo contrajeron durante la época prenatal, ya sea por transfusiones o porque sus madres se inyectaron drogas con agujas contaminadas.

El pánico que hace poco dio lugar a una impresionante manifestación en el Central Park de Nueva York se debe más que todo al carácter misterioso de la enfermedad.

A medida que se recopile más información sobre las formas de contagio, menor será el temor generalizado. En todo caso, a semejanza de lo ocurrido con la epidemia del herpes, el SIDA ha provocado un serio replanteamiento de la muy publicitada revolución sexual.

En 2021 sigue la búsqueda de una cura

Médicos detectives rastrean por todo el mundo un antídoto contra el AIDS. Algunos afectados reciben tratamiento con trasplante de medula ósea y nuevas formas de interferón.

Vea también: Recetas con pétalos de rosa para conservar la belleza natural de la piel

En una batalla constante contra el tiempo, selectos equipos de “detectives médicos” rastrean en distintos rincones del mundo a bacterias o virus desconocidos. Esos asesinos invisibles que misteriosamente surgen para amenazar la vida y la salud de los habitantes del planeta Tierra.

En los Centros de Control de Enfermedades, patólogos y epidemiólogos, asistidos por el personal médico y de laboratorio, dedican sus esfuerzos a someter epidemias evasivas, buscando su origen encontrando el antídoto que lo detendrá.

Tras la cura del siglo

Gracias a los miembros de esta élite científica, la expectativa de vida ha aumentado apreciablemente en el mundo. Ya en buena parte del globo ha quedado prácticamente eliminada la amenaza de plagas como el polio, la viruela y la difteria que otrora diezmaban poblaciones enteras.

Los detectives médicos de los centros de control deben estar disponibles para acudir de inmediato a cualquier lugar del mundo donde se declare algún tipo peligroso de epidemia. Sea un envenenamiento de alimentos en Estados Unidos, una meningitis generalizada en el Alto Volta o un brote de malaria en Zanzibar.

Este equipo de investigadores es el que se encarga de resolver el misterio del AIDS. Desde su aparición en 1981, se encargó a un grupo de detectives médicos para tratar de localizar otros casos similares en distintos lugares del mundo.

Pronto comenzaron a hacerse evidentes ciertas conexiones que permitían la elaboración de teorías, lo que ayudó a determinar los cuatro grupos de alto riesgo conocidos hasta el momento:

Homosexuales activos, drogadictos por vía intravenosa, hemofílicos y haitianos.

Los experimentos más prometedores

Se ha experimentado con un trasplante de médula ósea que fortalece las defensas de los pacientes. De otra parte, varias víctimas del AIDS están siendo tratadas con nuevas formas de interferón. Es decir, un componente del sistema inmunológico que puede reproducirse mediante la ingeniería genética, algo que ha vuelto muy optimistas a los investigadores.

Cada día el arsenal médico adquiere nuevas armas para combatir las enfermedades. No obstante el optimismo se ve un poco atemperado cuando se piensa que la lucha contra los agentes patógenos es cosa de nunca acabar.

Las bacterias y los virus que se creían controlados pueden florecer si encuentran un ambiente adecuado. Los microbios han existido en el planeta desde mucho antes que el hombre y aún no hay señales de que se les pueda derrotar.

No obstante, sin estos detectives médicos, los estragos que causarían serían infinitamente mayores. Poco a poco, la ciencia va ganando terreno y, gracias a ello, el hombre su aumentar su expectativa de vida.

Actualmente se conoce el caso de Adam Castillejo, un venezolano que logró eliminar todo rastro de SIDA en su cuerpo con una terapia antirretroviral, como lo informa la BBC. Los científicos aún no entienden cómo sucedió, por lo que Castillejo se encuentre bajo observación en Londres. Su sangre podría ser la respuesta a una cura definitiva.

Haga clic aquí para ver los avances científicos más prometedores contra el SIDA.

El artículo Así fue el origen del SIDA en el mundo fue publicado originalmente en Revista Diners No. 162 de septiembre de 1983

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Diciembre
01 / 2021

Send this to a friend