Moda Lab: la nueva plataforma de moda colombiana para comprar en línea

Moda Lab es una de las apuestas de moda que surgieron en medio de la pandemia para apoyar el talento del diseño colombiano. Diners conversó con su creadora.
 
Moda Lab: la nueva plataforma de moda colombiana para comprar en línea
Foto: MN / Cortesía Moda Lab
POR: 
Adrián David Osorio Ramírez

Ana María Zúñiga es una outsider de la moda. No es diseñadora, ni stylist, ni modelo. Sin embargo, su experiencia de 10 años en el mundo corporativo fue la base para construir Moda Lab, una plataforma de moda orientada al comercio electrónico y la tecnología.

De origen barranquillero e ingeniera industrial de profesión, Zuñiga regresó a Colombia hace tres años después de un largo recorrido estudiando y trabajando en Europa. Allí hizo parte de multinacionales del sector financiero, seguros, salud y en consultoras organizacionales involucrada en proyectos de transformación digital.

Estando en España, y con un ritmo de vida acelerado, Ana María Zuñiga aprendió todo lo necesario para realizar la gran mayoría de sus compras en línea por medio de procesos fáciles y seguros. De vuelta en Colombia se encontró con una industria de la moda nacional más consolidada, con muchos diseñadores surgiendo y, como lo dice ella, “un coctel creativo muy interesante”.

Le puede interesar: ¿Por qué las réplicas se venden tanto? El misterioso mercado de las réplicas de moda

Pero al momento de revisar los canales digitales y analizar la experiencia de compra en línea, Zuñiga se encontró con procesos poco fluidos y desagradables para el consumidor.

“Me pasó que hice la prueba con varias marcas y diseñadores y el tema no estaba terminado de inventar aquí. Ahí empecé a sentir que definitivamente en Colombia hacía falta una página en la que yo pudiera transferir mis conocimientos con la experiencia de cliente en medios online”, recuerda.

Ana María Zuñiga


Foto: Ana María Zuñiga, creadora de Moda Lab. Cortesía Moda Lab.

Desde ese momento empezó a estudiar a profundidad el negocio, el modelo que quería implementar y las plataformas que ya existían en Colombia. Su inspiración principal era acompañar a la mujer moderna que debe responder a múltiples responsabilidades diariamente, el trabajo, la familia, los compromisos sociales y al mismo tiempo prestar atención a qué diseñadores o marcas comprar.

Moda Lab nació durante la pandemia

Con la idea de que “la mujer encuentre todas las prendas que necesita en un mismo lugar, con un proceso de curaduría especial para ella”, Moda Lab reúne una selección exclusiva de ropa, decoración y accesorios firmados por diseñadores establecidos y emergentes de Colombia.

La plataforma vio la luz en abril de este año, un mes en el que los colombianos continuábamos acostumbrándonos a la cuarentena nacional.

“Teníamos dudas, pero decidimos arriesgarnos y era la oportunidad de ayudar a los diseñadores y a las marcas colombianas a encontrar canales de venta nuevos porque estaban pasando un mal rato. Al mismo tiempo, lo que buscamos con Moda Lab no es solamente un e-commerce sino crear una comunidad de moda y estilo de vida. Y ese momento era ideal para conectar con los usuarios y generar contenidos de valor”, cuenta Zuñiga.

Fue así como Moda Lab llegó para ofrecer una experiencia de compra distinta a la física, que durante este año ha sido, sin exagerar, casi imposible de realizar. La barranquillera es consciente que con esto no pretende “comparar una experiencia en una tienda presencial, pero todo depende del momento y no todos los momentos de compra son iguales”.

Boshc - Moda Lab


Foto: BOSCH. Cortesía Moda Lab

A medida que van disminuyendo las restricciones por la pandemia, regresan poco a poco los eventos sociales. Y en una época en la que se trata de salir lo menos posible, tener la opción de comprar productos de calidad con sello de diseño colombiano es una ventaja que es posible con Moda Lab.

“Cuando una persona compra por redes sociales, por ejemplo en Instagram, que es algo muy propio de la cultura colombiana o latinoamericana, la persona ve el producto, debe contactar al vendedor, preguntar por las tallas, por el precio y esperar que le envíen fotos de calidad. Toda esa interacción es algo que no todas las mujeres tenemos ni el tiempo ni las ganas de hacer”, dice la creadora de la plataforma.

Un puente entre diseño y consumidor

En medio del proceso de investigación previo al lanzamiento de Moda Lab, el equipo entrevistó a usuarios potenciales para entender sus necesidades y también a los diseñadores y sus tiempos de producción.

“Lo que hace una plataforma como Moda Lab es conectar a un diseñador que tiene una oferta de productos de calidad, muchas veces con procesos artesanales, con un cliente que está buscando piezas especiales y únicas. Identificamos que buscaban fotos de alta calidad, explicaciones sobre el material, buenas descripciones y un proceso de pago fácil y seguro. De nada sirve que yo vea un vestido divino y que me llegue diez días tarde”, cuenta Zuñiga.

Para cumplir con estas expectativas es necesario consolidar un trabajo cercano entre marca – diseñador y la plataforma. Por eso, al seleccionar a un nuevo diseñador para Moda Lab, Ana María Zuñiga se encarga de conocer la esencia de la propuesta a profundidad y así transmitir lo mejor de cada pieza a los usuarios.

Infinita Estampa Modelo Tropical


Foto: Infinita Estampa. Cortesía Moda Lab.

“En noviembre de 2019 comencé a hacer el scouting de marcas y fue uno de los retos más grandes. Era convencer a diseñadores con trayectoria de que una persona que no viene de la industria los podía ayudar a vender sus prendas. Viajé a Cali, Bogotá y Medellín explicándoles lo valiosa que era mi experiencia en el tema digital y la pasión que tenía por apoyar esta industria”, recuerda.

“La reacción de los diseñadores fue muy positiva. Muchos de ellos me decían que era justo lo que les hacía falta. Quedaban tranquilos cuando les mostraba los prototipos del sitio web porque entiendo que los creativos tienen mucho recelo por saber en dónde van a posicionar su marca. También hubo otros diseñadores que debí convencer de la importancia de los canales digitales. Varios me dijeron que no, y a finales de marzo me estaban llamando porque necesitaban urgente una experiencia digital”, añade la ingeniera.

¿Cómo es el proceso de curaduría en Moda Lab?

Luego de seleccionar las marcas y recibir su confirmación, un comité liderado por Ana María Zuñiga escoge las piezas de los diseñadores que mejor se alinean con el adn de Moda Lab. “No caemos en tendencias, por eso la mayoría de piezas tienen un componente de atemporalidad. Son piezas de fondo de armario, versátiles y que sirven para todo”, aclara.

A Modo Mio


Foto: A Modo Mio. Cortesía Moda Lab.

Algo importante para destacar es que la plataforma le apuesta al slow fashion, una producción de moda más consciente con el planeta y más sostenible. De allí que cuenten con dos modalidades de envío, ya sea producto disponible o producto por pre orden. Estos últimos generalmente son piezas artesanales que conllevan procesos manuales más largos.

Actualmente Moda Lab cuenta con reconocidos nombres como Juan De Dios, Renata Lozano, Pink Filosofy, Verdi, Adriana Castro y Daniella Battle.

Cápsulas de diseño emergente

Con el propósito de continuar apostando y apoyando el diseño colombiano emergente, Moda Lab lanzó un nuevo espacio en su plataforma llamado ML Capsules. Cinco cápsulas con piezas de más de 20 diseñadores para distintos momentos de la vida de la mujer.

Ropa, joyería, accesorios y decoración hacen parte de estas cinco historias que responden a diferentes temáticas: Monochrome chic, Power prints, Artisanal treasures, Daily gems y Home is my happy place.

Koi de manglar


Foto: Koi de Manglar. Cortesía Moda Lab.

“Creamos cinco historias muy basadas en la información que íbamos obteniendo de la página, de lo que nos estaba pidiendo la gente y los tipos de cliente. Por eso seleccionamos los best sellers de estas marcas y les dimos un espacio diferente a los diseñadores posicionados. Es combinar una experiencia de compra nueva para los consumidores y darle un espacio a los diseñadores emergentes de una forma divertida”, comenta Zuñiga.

Muchos de los diseñadores que hacen parte de esta selección nunca habían tenido presencia en una página web. Por eso el equipo de Moda Lab ha realizado un proceso de educación y acompañamiento a cada marca y diseñador.

Ana La Verde


Foto: Ana La Verde. Cortesía Moda Lab.

“Fue una manera de incluir talento emergente sin que tuvieran la carga de las marcas ya establecidas, debido a que no cuentan con una producción grande. Comenzamos con 10 y ya vamos por 20 diseñadores, y continuaremos incluyendo piezas nuevas”, finaliza.

Por medio de su plataforma, Ana María Zuñiga sueña con posicionar el diseño colombiano en todas las ciudades del país para luego impactar el mercado internacional. Hasta el momento ya han recibido pedidos de países como Dinamarca, España, Estados Unidos y Puerto Rico. Y planean expandirse al incorporar marcas para hombre y niños.

Vea también: A Lot Studio, la marca colombiana que apoya el talento de artistas emergentes

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
octubre
22 / 2020