Inexmoda: 25 años de empuje paisa

De cómo la tenacidad y el compromiso resultaron en la más potente institución dedicada a expandir la industria de la moda en Colombia. Cinco lustros que hablan por sí solos.
 
/
POR: 
Rocío Arias Hofman

En la foto: Roque Ospina Duque, Clara Echeverri y Alicia Mejía, fundadores de Inexmoda.

Acumular recuerdos con el tiempo contiene en sí mismo el efecto paradójico de poder mirar mejor en retrospectiva. Como si la mirada, en la sucesión de anécdotas, devolviera nitidez a la historia. Sucede cuando te sientas a conversar sobre la andadura de Inexmoda, la fundación que se creó en 1987 para darle impulso a la industria de la moda en Colombia. La idea nació de unos empresarios en Medellín, se financió con la plata que se había acumulado en el sector por cuenta de la renuncia a la que habían hecho para disfrutar de beneficios tributarios para no perder las exportaciones a Estados Unidos y, por supuesto, la sede de la entidad quedó anclada en un barrio emblemático de la capital de Antioquia: El Poblado. Apenas en veinticinco años, Inexmoda se ha mudado dos veces: del sector de Patio Bonito a la actual casona en el de Castropol y tampoco ha cambiado mucho su equipo.

Durante veinte años Roque Ospina, el comandante de este buque insignia de la moda en Colombia, ejerció como líder y presidió una junta de sesenta empresarios primero y luego otra más dinámica con representantes de la industria y personajes de la vida nacional. Con él, trabajó mano a mano la perseverante Alicia Mejía, quien le entregó a la entidad prácticamente su vida profesional (1988-2006) y quien hizo posible Colombiamoda, la secuencia de ferias que –julio tras julio- tienen lugar en Medellín para hacer visible el trabajo integral de Inexmoda. Desde las investigaciones del Laboratorio de Moda, el descubrimiento de nuevos talentos creativos, la capacitación académica y empresarial, la exhibición de tendencias en las marcas y, por supuesto, la puesta en escena impecable de las pasarelas que cautivan al público y a los medios de comunicación. Desde su posición de estratega de las comunicaciones y relaciones públicas, Clara Echeverry ejerció una labor de de filigrana cuyos resultados tienen hoy posicionada a

Colombiamoda en el número uno del ránking de titulares sobre eventos de moda.

Para Ángela Posada -que venía de ser un “pájaro de libre vuelo en el área de marketing” en Leonisa y Orbitel pasar a Inexmoda en 2006 fue casi un paso natural pues había liderado la Pasarela Orbitel previamente en Colombiamoda y participó en la presentación de varios grandes: Oscar de la Renta y Agatha Ruiz de la Prada. Elegida por la propia Alicia Mejía, Angela Posada se estrenó como responsable del área de mercadeo para las ferias de Inexmoda. “Me tomé la libertad de hacer cambios porque confiaron en mí. Busqué financiación para crecer las ferias y me encontré con actitudes empresariales reacias que finalmente me hicieron abandonar profesionalmente el proyecto pero no he dejado nunca de apoyar personalmente a la Fundación y sus enormes logros”.

Hoy, Ángela Posada, convertida en empresaria independiente no se pierde una feria con sus clientes (Francesca Miranda, Tous, Agua Bendita y Propaís) y enfatiza que la presencia en los eventos de Inexmoda es crucial para sus travesías empresariales.
“Al interior de Inexmoda se siente siempre mucho dinamismo, la marca como tal es muy creativa y eso se traduce internamente en que la camaradería en el equipo es evidente. Roque Ospina dejó un legado de tesón inquebrantable. Lo heredó Carlos Eduardo Botero en agosto de 2008 y él se ha encargado de proyectar de manera global, hacia el mundo, a Inexmoda” resume ágilmente Ana Lucía “Chía” Jaramillo, consultora independiente en la industria de moda, poseedora de un archivo mental inigualable en materia de moda nacional y quien desde 2000 a 2009 estuvo a cargo, primero, del área de contenidos académicos de Colombiamoda y después como directora general de pasarelas.

Lo cierto es que cinco lustros de empeño y visión han dado lugar a una entidad no gubernamental capaz de articular a los diferentes sectores de una industria que no siempre han hecho buenas migas (textil, confección, diseño, investigación, negocios) y de volverla un punto de referencia en América Latina. Sus eventos más notorios son el ya mencionado Colombiamoda y Colombiatex. Se celebran anualmente y congregan la atención en torno a volúmenes de negocio superan los 150 millones de dólares cada uno, por convocatoria.

La celebración este año, por cuenta del aniversario, es por todo lo alto. Veintitrés conversaciones y conferencias en el Pabellón del Conocimiento. Casi treinta desfiles con Haider Ackermann como invitado colombo-internacional y con el cierre estelar que hará la diseñadora Silvia Tcherassi en su regreso insospechado a esta feria donde hace veintiún años creyeron en su talento. Se incorpora además la novedad de contar con Textiles2, “una nueva feria dentro de la feria” por así decirlo.

Un acierto según Ana Lucía Jaramillo: “la creación de Textiles 2 es necesaria para el sector porque así dos veces al año: Colombiatex en febrero y ahora Textiles 2 en julio permiten acercar la materia prima. Nuestro mercado, salvo las marcas potentes y muy grandes, no compra con mucha antelación y el poder crear un circuito así podría estimular la producción y la cadena de abastecimiento. Creo que puede haber sorpresas porque al contar con un foro de tendencias en Colombiamoda, los compradores constatarán la necesidad de comprar materia prima en Textiles2, sin tener que arriesgarse tanto comprando antes. Eso en el contexto de una oferta de moda cada vez más diversa en el país por la llegada de marcas internacionales, tiene importancia porque se podrá reaccionar mejor ante las tendencias para proyectar el negocio”.

Para entender qué le espera a la moda en el país por cuenta de Inexmoda vale la pena pensar a partir de lo que expone Ana Lucía Jaramillo: “la gran fortaleza de Inexmoda consiste en la capacidad de visión que ha tenido para fortalecer los sectores vinculados a la moda. Su debilidad, en cambio, radica en que no se ha ampliado a nivel país todo este esfuerzo y eso no es propio solamente de Inexmoda sino de las entidades que se vinculan localmente en cada región y en cada ciudad (Cámaras de Comercio, Fenalco, etc…). Es que Inexmoda no puede generar esta articulación nacional en solitario. Y la explicación reside, a mi juicio, en que somos muy fraccionados regionalmente hablando. Nos falta integrar mucho más a la industria de la moda y vincularlo a un trabajo político”.

La repercusión de la labor de Inexmoda en el crecimiento del diseño nacional es apenas una repercusión fraccionada de su esfuerzo pero es, sin duda, uno de los más visibles ante el mercado. Según Ana Lucía Jaramillo el esfuerzo de las nuevas generaciones es ineludible para triunfar: “llevo 25 años en el sector de la moda y me atrevo a decir que el esfuerzo de Inexmoda para acentuar la formación académica, el fortalecimiento de la industria y el escenario de presentación que favorece el surgimiento de buenos diseñadores. Sin embargo, estos nuevos diseñadores son todavía escasos, van a requerir más de una década para consolidar su trabajo. Habilidad y pasión no son suficientes. Deben contar con cualidades empresariales. En la generación que se lanzó en los años ochenta hubo, en cambio, muchos más diseñadores con potencial. Eso lo demuestran ahora con sus marcas y reconocimiento. El caso de las barranquilleras con sus parejas es ejemplar. Colombiamoda es una plataforma pero los diseñadores deben ganarse con mucha perseverancia su lugar en el mundo de la moda. La estética que produce la habilidad creativa de estos nuevos diseñadores hay también que entenderla en el contexto del mercado colombiano. ¿Qué tipo de estética consume Colombia? Esa es la pregunta que deben hacerse los creadores jóvenes”.

INSCRIBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
julio
16 / 2013