Papel de Punto: un retrato del estilo propio de los rolos en BFW

Papel de Punto, una marca de moda colombiana, destaca en el Bogotá Fashion Week con su colección 'b o g o t á', fusionando elementos urbanos con la esencia de la capital. La diseñadora Laura Acevedo busca responder a la pregunta: ¿Tienen los rolos un estilo propio?
 
 Papel de Punto: un retrato del estilo propio de los rolos en BFW
Foto: Nicolás López
POR: 
Laura Camila Ramos Conde

En el diverso universo de la moda, existen creaciones que van más allá de la simple tendencia. Las piezas de Papel de Punto no solo visten cuerpos, sino que también cuentan historias, transmiten emociones y reflejan la visión única de sus creadores. Esta es una de esas marcas que no solo teje prendas, sino que teje identidades y pasiones en cada puntada.

Un universo artístico tejido

Detrás de Papel de Punto se encuentra Laura Acevedo, la mente creativa que fusiona la moda con su singular visión del arte. Cada prenda es una invitación a embellecer la vida a través de la tela, transformando el papel en blanco del tejido en una expresión de estilo y personalidad. La marca ofrece una máxima diferenciación en la vida cotidiana con un concepto que combina lo clásico y la diversión, creando piezas que son tanto para hombres como para mujeres y que pretenden ser una herramienta de expresión para cualquier género. Los estampados, colores vibrantes y formas de las prendas son lo que carácteriza y hacen única a esta marca. 

Esta vez, para el Bogotá Fashion Week, la diseñadora tenía como propósito principal responder a la pregunta en su nueva colección de: ¿Tienen los rolos un estilo propio?

Desde allí, Acevedo parte de una premisa que es generar un sentido de pertenencia por Bogotá y su diversidad. Por eso, en su colección llamada ‘b o g o t á’ mezcla la fauna y la flora que rodea la capital con las figuras geométricas citadinas. 

“No tenemos un estilo propio los rolos y, de esta forma, quise mezclar ciertos elementos como los cuadros, como ‘preppies’ con el uso de las mangas, etc. Todo esto para generar esta pregunta de identidad de estilo, porque creo que Bogotá es una ciudad que está en acción todo el tiempo. Se alimenta a sí misma a través de ella y se compone a través de fragmentos que pueden ser todas estas personas que vienen a buscar oportunidades, a querer reinventarse también, porque eso es lo que hace la capital”, expresó la diseñadora de la marca para Diners. 

La pasarela en el BFW: una mirada hacia el pasado y el presente

La pasarela de Papel de Punto fue de las más impresionantes en el evento. El juego de la música con el estilismo que usaron los modelos para llevar esta identidad bogotana a la pasarela fue impresionante. Para presentar Bogotá desde la perspectiva musical, Laura Acevedo colaboró con el productor Sebastián Mejía. Su habilidad artística inspiró a fusionar elementos de la emblemática emisora de Melodía Estéreo, ícono de la ciudad, con la visión de llevar al público a los contrastes que representan la capital colombiana en la que abordó desde la nostalgia de lo popular y la sátira con la que muchas identifican a los rolos, como él uso de la chanclas con las medias. 

“Mi generación de jóvenes grababan en un cassette y tener estas distorsiones de estar grabando en un café y, luego viene algo súper joven que es la música del español Rusowsky, muy de la onda de Rosalía. Después, entrar y salir de eso al bolero de lo clásico. La música y todo este diseño sonoro nos sitúa en la ciudad, el caos, pero también en esta suavidad que son las prendas y en ese juego de contrastes”, aseguró Acevedo. 

Hubo un total de 13 modelos con 11 salidas durante el desfile. La intención de la diseñadora era crear un recorrido que evocara la esencia de la ciudad, destacando la dualidad entre lo suave y lo duro, representada, por ejemplo, por los ladrillos. Para ello, utilizó la imagen gráfica de los colchones coloridos, de rayas y de algodón reciclado, un elemento común en muchos hogares bogotanos, para confeccionar prendas como la ruana, que es emblemática de la región andina. 

Esta fusión de elementos representó una reinvención de la moda, como se reflejó en la pieza final del desfile: la ruana colchón. Además, se incorporaron elementos como el ‘twinning’, que consiste en vestir igual con otra persona para resaltar que son piezas sin género y versátiles. También, la marca tuvo una colaboración con Crocs, que estuvieron presentes a lo largo de la pasarela, combinados con medias y con el saco colgado en el cuello, para destacar el estereotipo rolo. 

La apuesta por la moda lenta 

En cuanto a sus empaques, la marca utiliza materiales reutilizables y etiquetas de papel reciclado. Este enfoque se ha consolidado en los últimos años con un fuerte compromiso hacia la sostenibilidad.

La fibra utilizada proviene de España y Turquía, y se procesa para crear hilo reciclado con el cual se tejen las prendas. Aunque existen ciertos limitantes en cuanto a colores, se compensa mediante la mezcla con otras fibras que ofrecen una variedad de tonos. El uso de esta fibra reciclada es fundamental para la marca, formando parte de su identidad central.

La producción se caracteriza por la exclusividad, con dos colecciones al año y una producción limitada de 12 unidades por prenda. Esto se hace con la intención de que cada cliente se sienta especial al adquirir las piezas. Además, la marca busca crear una experiencia exclusiva para sus clientes, promoviendo colaboraciones con creativos del país. 

Cada pieza es tejida industrialmente en Bogotá con algodón parcialmente reciclado y mezclas selectas de fibra provenientes de diferentes partes del mundo. Pero lo que realmente distingue a estas prendas es el trabajo artesanal que se realiza en cada acabado, garantizando que cada detalle sea perfecto. 

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
mayo
30 / 2024