Pulsera Love de Cartier: un amor fuera de lo convencional

La marca de joyas francesa Cartier celebra el amor con su icónica pulsera, un diseño que ha acompañado a parejas extraordinarias desde los años sesenta.
 
Pulsera Love de Cartier: un amor fuera de lo convencional
Foto: Foto Iris Velghe, cortesía © Cartier /
POR: 
Revista Diners

Hay amores que trascienden en la historia. El de Sophia Loren y Carlo Ponti es uno de esos excéntricos encuentros que superan incluso los relatos escritos por los mejores guionistas. Ella, la última leyenda viva de la historia del cine, y él, uno de los productores italianos más importantes de su momento y 22 años mayor que su amada.

Precisamente, estos romances que se liberan de lo convencional y suceden contra viento y marea son la representación del amor que encapsula Cartier en su pulsera Love: la mítica historia de pasión de los duques de Windsor y la mediática relación entre Elizabeth Taylor y Richard Burton también son ejemplo de esta visión.

La pulsera, de forma ovalada, está compuesta de dos arcos rígidos y un sistema de cierre que funciona con un tornillo y una bisagra.

Una revolución de amor

El diseñador italiano Aldo Cipullo —nacido en 1936 en el seno de una familia joyera en Nápoles— tuvo la idea de esta pulsera en los talleres de Cartier en Nueva York, en el año 1969.  

Las extraordinarias parejas que se volcaron a usar la pulsera la convirtieron rápidamente en un ícono del diseño de joyas, una pieza unisex llena de simbolismo que, incluso, se anticipó a las piezas creadas en los años dos mil.

pulsera love Cartier
Foto Iris Velghe, cortesía © Cartier

De hecho, en aquel momento las joyas se diseñaban para acompañar atuendos específicos; sin embargo, Cipullo creó un diseño capaz de ajustarse a cualquier ocasión, de día o de noche, con una banda de oro que se cierra con un pequeño destornillador.

Desde entonces, el diseño ha tenido diferentes variaciones. En 1978, Cartier lanzó el anillo Love como compañero. Luego, en 1993, vio la luz una versión en oro blanco, y en 2002, otra en oro rosa. Para 2016, apareció una versión mini que abrazaba delicadamente la muñeca y en 2019 se lanzó una versión de la pulsera Love sin destornillador.

Pulsera love: un símbolo en el tiempo

Más allá de su diseño, la pulsera Love es una pieza de declaración, una encarnación física de los sentimientos. En este caso, el amor que une a dos personas se refleja en la banda de oro que se cierra delicadamente con los tornillos, los cuales Cartier dejó deliberadamente a la vista como elementos decorativos.

En efecto, de todos los códigos de Cartier, los tornillos son los más deslumbrantes y los más reconocibles al instante. Recuerdan, además, al reloj Santos de Cartier, que los luce en su bisel desde 1904. En el caso de la pulsera Love, se destacan a primera vista y realzan su encanto andrógino, que se complementa con la comodidad de este diseño, que armoniza con el movimiento natural de la muñeca.

De esta manera, cada vez que requiera abrir o cerrar la pulsera, deberá pedirle ayuda a su pareja para asegurar los tornillos, convirtiéndose en un ritual que lo hará recordar para siempre la conexión emocional entre ambos.

* Alianza Estratégica

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
12 / 2024