Maygel Coronel, la diseñadora colombiana que cambió las reglas de los vestidos de baño

Esta es la historia de la diseñadora de moda cartagenera Maygel Coronel, que se consolida como la propuesta más interesante e innovadora en el universo de los vestidos de baño en Colombia, con un tallaje que les funciona a todas las mujeres.
 
Maygel Coronel, la diseñadora colombiana que cambió las reglas de los vestidos de baño
Foto: cortesía Andrés Oyuela /
POR: 
Adrián David Osorio Ramírez

El verano en Miami se extiende desde los últimos días de mayo hasta mediados de septiembre, con una temperatura constante entre los 25 y 30 grados y el sol siempre brillante. Sin embargo, el año 2022 fue distinto y sorprendió a la diseñadora colombiana Maygel Coronel, quien viajó con su equipo desde Cartagena hasta la ciudad estadounidense para realizar la campaña fotográfica de su colección Mujeres del agua, inspirada en el río, la laguna y el mar.

La idea era hacer las fotos en una playa, pero al aterrizar, Coronel encontró a Miami envuelta en una tormenta que cambió sus planes. Acostumbrada a fotografiar sus vestidos de baño en destinos paradisíacos, la diseñadora y su equipo no tuvieron otra opción que alquilar un estudio e intentar recrear la sensación acuática que buscaban desde el principio.

“Las modelos ya habían llegado de Nueva York y las fotos tenían que enviarse al siguiente día a un cliente importante. A pesar de la adversidad, Maygel mantuvo la calma. Ella tiene el don de llegar al set y contagiar a todo el equipo con su sonrisa. Con luces, creamos un efecto que hacía parecer como si las modelos estuvieran sumergidas en el agua. Al día de hoy, son de mis fotos favoritas”, le cuenta a Diners el fotógrafo de moda cartagenero Diego Armando Mendoza, amigo cercano de Coronel.

vestido maygel coronel
La colección resort 2024, titulada Nodus, incluye este vestido Rosina. Foto cortesía Maygel Coronel.

Aunque algunos pronuncian su nombre como “Mayguel”, “Maiyel” y “Maigél”, su familia y sus amigos más cercanos le dicen May, sin más. Aquella sonrisa característica de la que habla el fotógrafo aparece en la pantalla; la diseñadora luce una clásica camisa blanca y su melena castaña acomodada detrás de las orejas. Habla desde su nueva casa en Milán, en el norte de Italia, a la que se mudó en junio de 2023 con su esposo, el napolitano Lucio De Vincentiis, y su hija Carlotta, de ocho años.

Un poco más de 8.700 kilómetros separan hoy a Coronel de su natal Cartagena, donde nació el 10 de enero de 1987. Al crecer, fiel a su espíritu caribe, se reunía con sus primos todos los domingos en la casa de su tía en La Boquilla, un corregimiento pesquero situado en las afueras de la capital de Bolívar, para jugar en la playa y comer arroz con coco, pescado frito y patacones.

“He sido fiel amante de la playa toda la vida, de jugar frisbee, voleibol, tomar el sol o simplemente tirarme a mirar el mar. Es muy difícil que, si vives en Cartagena, el mar no forme parte de tu vida; allí soy libre en todos los sentidos”, confiesa la diseñadora.

Este amor por el mar terminó convirtiéndose en un emporio de vestidos de baño y todo el universo de vestir playero que lleva su nombre, con el que ha conquistado los armarios de celebridades como la cantante Dua Lipa, la actriz Jennifer López y las modelos Hailey Bieber y Maye Musk —esta última, madre del empresario Elon Musk—, quien a sus 74 años lució uno de sus diseños en la portada de la revista Sports Illustrated.

El patronaje en la sangre

Vestir a estos personajes de las artes y la cultura es mucho más de lo que Maygel soñaba cuando era niña. Angélica Castro, su mejor amiga, recuerda que desde que la conoció —en un casting de modelaje a los dieciséis años—, Coronel ya soñaba con crear prendas y vestir a personalidades de la televisión colombiana.

“Ahora lo vemos hecho realidad y da hasta miedo. Recuerdo que en ese entonces juntamos los ahorros que teníamos del modelaje y empezamos una marca juntas, que se llamó Galúa. Compramos unas telas para hacer vestidos de baño; ella ponía su talento y yo era la que administraba. Desde siempre supe que iba a ser grande”, le cuenta Castro a Diners.

Incluso antes de esto, la cartagenera ya había explorado su gusto por la moda. Su mamá es diseñadora, y aunque nunca ejerció, siempre estuvo presente en casa una máquina de coser Singer, en la que arreglaba los uniformes de Maygel y le cosía algunas prendas. De tanto ver a su mamá, Coronel aprendió a coser y más de una vez tuvo peleas con su hermano Rafael porque tomaba sus pantalones para transformarlos en faldas y tops.

Maygel Coronel diseñadora
Maygel Coronel junto a su equipo en su taller en Bocagrande, Cartagena. Foto Andrés Vargas, cortesía Maygel Coronel

De hecho, la cartagenera recuerda que “cuando llegaba mi hermano y no encontraba su ropa, era todo un problema en mi casa. Fui medio rebelde. Mi mamá dice que no dejaba que me compraran ropa, siempre era yo la que decidía qué ponerme, a mi manera; parecía un arbolito de Navidad (risas). Lo mío siempre fue el arte. En el colegio era la que hacía las carteleras y decoraba los tableros, pero no me fue muy bien académicamente”.

Esta cercanía con la máquina de coser hizo que Maygel sobresaliera, años más tarde, en sus clases de patronaje en la Escuela de Diseño y Mercadeo de Moda Arturo Tejada. A pesar de que inicialmente llegó a Bogotá a estudiar Diseño Industrial en la Universidad Jorge Tadeo Lozano, en el segundo semestre trabajó como modelo para las entregas de estudiantes de Diseño de Moda, y motivada por sus sueños, tomó la decisión de cambiar de carrera.

Allí, Maygel fue monitora del taller de patronaje, y como terminaba rápido sus trabajos, se dedicaba el resto del tiempo a ayudar a sus compañeras con la máquina y la confección. Al regresar a Cartagena, terminó sus estudios en el Instituto de Diseño y Moda María Luisa Valencia y se asoció con su prima, la también diseñadora Goretty Medina, para crear la marca de vestidos de baño Coco Ale, en la que trabajaron por un periodo de año y medio.

La medida perfecta

Sin imaginarlo, el camino de la cartagenera por la moda continuaría lejos de casa, específicamente en Nápoles (Italia), junto a su esposo Lucio, a quien conoció en su fiesta de cumpleaños número 23 en Cartagena.

“Él regresó las siguientes vacaciones y nos hicimos novios. Luego, su mamá enfermó, decidimos casarnos y me mudé a Nápoles con ellos. Llegué a aprender el idioma y después entré a la universidad. Fueron cuatro años en los que ambos estuvimos dedicados a estudiar”, cuenta desde Milán la diseñadora, quien anota que se graduó con honores de la Accademia della Moda y gracias a esto recibió una propuesta para trabajar en la firma Bluemarine.

vestido playa maygel coronel
Este vestido Atlaua destaca los hombros con su escote y es ideal para las noches en la playa. Foto cortesía Maygel Coronel.

Lucio, por su parte, recuerda que desde el primer momento supo que el don de Coronel era único. “Ella tiene un talento innato; es como un futbolista o una cantante, lo que hacen es entrenar el talento con el que nacieron. Recuerdo que cuando nos conocimos caminábamos por la calle y la gente se detenía a preguntarle por su ropa. Sucedió incluso en España e Italia”.

Con sus títulos universitarios en mano, la pareja decidió regresar a Colombia, primero a Bogotá y luego a Cartagena, cuando quedó embarazada de su hija Carlotta. “Yo quería que fuera costeña”, dice entre risas Maygel.

A la par de su embarazo, Maygel retomó el sueño que había empezado con sus dos marcas de vestidos de baño anteriores, pero con un temor que por momentos la detenía. Sin embargo, fue su esposo quien le insistió en explorar su talento. “Cuando uno crece, se llena de inseguridades que antes no existían. Pero Lucio me dijo un día que si no iba a usar las máquinas de coser que teníamos guardadas en el apartamento, mejor las vendía (risas). Ese fue el motor para comenzar”.

Maygel Coronel diseñadora
Maygel Coronel nació en Cartagena el 10 de enero de 1987. Foto cortesía Maygel Coronel.

La sala de la casa de su mamá se convirtió entonces en un pequeño taller de confección, que visitaba dos o tres veces por semana. Mientras buscaba proveedores de telas, su mamá la cuestionó porque sus diseños solo le iban a funcionar a mujeres delgadas y no a mujeres de tallas más grandes. El comentario caló en Maygel, quien decidió entonces crear un vestido de baño que pudiera servirles tanto a ella como a su mamá.

Con ese propósito en mente, la diseñadora cartagenera tuvo que buscar por meses una tela que le permitiera abarcar al menos tres tallas, por lo que debió experimentar con diferentes tipos de licras hasta que encontró la ideal, con la cual —sumada a su experticia en patronaje, la tecnología y la ayuda de don Darío, un productor de telas paisa que conoció en Barranquilla— pudo lograr lo que tanto quería.

En pocas palabras, cada pieza se ajusta al cuerpo de la persona y siempre vuelve a su estado original, debido al trabajo de patronaje y a la tecnología de memoria muscular.

Trabajo en equipo

Días después de nuestra charla, Maygel llegó de sorpresa a Cartagena. Allí, rodeada de sus mejores amigos y familiares, celebró su cumpleaños como más le gusta, con una cena en casa y, días después, con un paseo por las islas. Lorena Bueno, amiga de la diseñadora, cuenta que cuando está en su ciudad “siempre sale en falda, chancletas y mochila a tardear en el centro y a tomarse una costeñita en El Barón. Es muy cartagenera”.

Lorena, de hecho, fue de las primeras personas en probarse los famosos bodies talla única de Maygel: “Creo que los que tengo en mi armario se están valorizando (risas)”. Para ella, parte del éxito de la diseñadora es “su imagen. Todas admiramos cómo se le ven sus diseños. Además, como es tan perfeccionista, logró que sus prendas hormaran siempre muy bien”.

Esta tecnología que creó con los bodies le comenzó a abrir puertas en los ámbitos nacional e internacional: a los pocos meses viajó por primera vez a una feria en Miami, y en un día, vendió las 200 referencias que llevaba para toda la semana. 

Dua Lipa Maygel coronel
La cantante británica Dua Lipa lució el top Trinidad y la falda Zoe en la Riviera Albanesa. Foto cortesía.

Tras este éxito y la necesidad de seguir creciendo, Lucio dejó de lado algunos proyectos personales y se sumó como CEO de la compañía. “Comencé a interesarme mucho en la moda, a estudiar todo lo relacionado con el tema, y finalmente me uní al negocio en 2018. No es fácil trabajar con tu pareja, porque a pesar de que uno quiere mantener una barrera entre las dos cosas, finalmente terminan juntándose. Pero ya llevamos trece años juntos y hemos pasado por muchas cosas, así que los problemas del trabajo los resolvemos bien”.

Con un equipo más sólido, el nombre de Maygel Coronel alcanzó un nuevo nivel de reconocimiento cuando ganó el Pitch to LAFS, un concurso anual que premia lo mejor del talento emergente en Latinoamérica, en la edición de 2019 que se celebró en Cartagena.

“Recuerdo que estaba en Costa Rica y me encontré con la diseñadora Kika Vargas, quien había ganado el reconocimiento el año anterior. Ella me insistió en participar, pero lo dudé porque nosotros seguíamos siendo una marca muy joven y se presentaban otras con años de trayectoria. Finalmente, Kika agarró el celular, llenó mi aplicación y me inscribió”, dice con gracia.

Para su sorpresa, Maygel Coronel fue una de las 50 marcas seleccionadas y pasó todos los filtros hasta llegar a las finalistas, que debían hacer una presentación frente al jurado. “Fuimos, contamos toda nuestra propuesta, el origen de la marca por mi amor al mar, el proyecto de talla única y la disminución de residuos que eso significaba. Ganamos, y en ese momento empezó una nueva etapa para la marca”.

El universo completo de Maygel Coronel

Desde aquel reconocimiento, la marca de moda colombiana no ha parado de crecer. En cada viaje, así el destino sea en Asia, Europa o América, Maygel identifica nuevas necesidades para el vestir de las mujeres. De esta manera, pasó de crear únicamente bodies a diseñar diferentes estilos de bikinis, vestidos, pantalones, enterizos y faldas que crean todo un universo alrededor de disfrutar la playa y el mar.

Según el fotógrafo de moda Oliver Olivella, responsable de la primera campaña fotográfica de la marca, “parte del éxito de Maygel es que todos sus productos son atemporales y en diez años van a seguir funcionando. Y como estamos tan saturados de estampados, ella logra que uno pueda usar sus piezas muchas veces. Además, son diseños para todas las mujeres, no hay un prototipo de mujer”.

tienda maygel coronel bogotá
La nueva tienda en Bogotá está ubicada en La Cabrera. Foto cortesía Maygel Coronel.

Para ella, parte del éxito que han logrado con su equipo es que “siempre estamos concentrados en nosotros, sin importar mucho lo que está pasando afuera o lo que están haciendo otras personas. Es el resultado del trabajo de muchas personas, porque yo hice el proyecto pero es un equipo que está todos los días dando lo mejor para permanecer vigentes”.

Hoy en día, la marca es parte de grandes plataformas de moda de lujo, como Moda Operandi, Saks, Shopbop y Net-a-Porter, a la que ingresaron hace unos días, luego de un primer acercamiento hace siete años. “Algunas veces uno como diseñador se desespera y no quiere hacer el recorrido necesario. Durante siete años nos reunimos con ellos y no nos compraban, pero nosotros nos seguimos preparando. Así que fue muy emocionante para mí cuando ingresamos; el tiempo de Dios es perfecto”, recuerda.

vestido de baño
El traje de baño Festón resalta con los volantes que han estado presentes desde el inicio de la marca. Foto cortesía Maygel Coronel.

A las celebraciones se sumó la reciente apertura de su primera tienda en Bogotá, en La Cabrera, que se une a las dos del Centro Histórico de Cartagena. Sin embargo, para Lucio, “hoy en día estamos en el 5 % de todo lo que queremos lograr con la marca. Maygel tiene el talento necesario para convertirse en una de las mejores diseñadoras de Latinoamérica”. 

De ahí la decisión de partir a Milán. “La idea es crecer, sobre todo en la parte creativa, y yo con las relaciones en negocios. Y en solo tres meses ya se nota este cambio en el trabajo de Maygel. Probablemente después nos iremos a París, a seguir alimentando a este genio creativo”, explica el italiano.

Maygel, por su parte, se aferra a la frase que decidió inmortalizar en su sitio web: “No hay límites, me lo enseñó el horizonte infinito del mar”. Y es que en su historia, todo comienza y termina en el mar, ya sea en el Caribe o en el Mediterráneo. Su próximo sueño es lanzar el proyecto que lleva a cabo con prendas de punto, que realizarán con insumos italianos, haciendo honor a su relación con Italia. Su mejor amiga lo define de manera clara: “Ella siempre quiere que todos a su alrededor estén bien y se vean bien”.

Lea también: Humberto Cubides y su maximalismo artesanal con Cubel

         

INSCRÍBASE AL NEWSLETTER

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL
febrero
13 / 2024