SUSCRIBIRME

Brillo y color: una tendencia creciente en joyería

El zafiro y el rubí son dos piedras preciosas que les otorgan un toque inigualable a los looks de una mujer contemporánea. Conozca más detalles de la mano de Joyería Liévano.

Foto: Cortesía Joyería Liévano

El zafiro y el rubí son dos piedras preciosas que les otorgan un toque inigualable a los looks de una mujer contemporánea. Conozca más detalles de la mano de Joyería Liévano.

Los tonos vivos y vibrantes dejaron de ser una tendencia pasajera en joyería para convertirse en una corriente firme que evoca el maximalismo y la fantasía. Para Camilo Liévano, gemólogo y gerente de la Joyería Liévano, el uso generalizado de estas piezas se debe a que “las mujeres se han arriesgado a utilizar estos tonos brillantes, en parte, porque evocan felicidad y buenas noticias”.

Y cuando se habla de color y piedras preciosas, el zafiro y el rubí salen a relucir con sus característicos tonos azules y rojizos. Ambas piedras provienen del mismo mineral, el corindón, el segundo en resistencia, superado únicamente por el diamante, lo que asegura joyas para toda una vida y para heredar a las nuevas generaciones. 

Rubí Joyería Liévano
Aro de rubíes engastados en diminutas uñas de oro de 18k. Foto cortesía Joyería Liévano.

A esto se suma que, históricamente, el azul profundo del zafiro ha sido relacionado con la sabiduría, la serenidad y la paz. Aunque el azul es el más apetecido, el espectro se amplía cuando el corindón adopta tonos amarillos, violeta y naranja. En cambio, el rubí, una de las piedras más singulares del mundo, es solo roja y se asocia con el amor, la pasión y el romance. Ambas, además, son las favoritas de la realeza: la británica, con el zafiro, y la monarquía india, con el rubí.

Joyería para la cotidianeidad

Aquella joyería ostentosa y cargada de piedras preciosas se ha ido transformando en piezas más delicadas y mucho más pensadas para el día a día de la mujer. “La ocasión de uso se debe escoger de acuerdo con el diseño. En Joyería Liévano hacemos una colección para ocasiones especiales con modelos mucho más elaborados, pero también tenemos opciones con rubíes y zafiros para la vida diaria”, explica Liévano.

Vea también: Zamarith, la marca de jeans que habla de paz y resiliencia

zafiro Joyería Liévano
Pulsera de zafiros talla redonda, adornado con diamantes. Foto cortesía Joyería Liévano.

De esta manera, si usted quiere sumarse a esta tendencia de color puede comenzar por decidir entre el azul y el rojo. “Cada persona, según su estilo y las emociones que quiere evocar, debe escoger la piedra del color que más le guste. Con esto en mente puede optar por ir en línea con la tradición de adornar el rostro, que es algo muy colombiano. Unos aretes, por ejemplo, pueden ser una elección acertada”, explica el gemólogo.

Pendientes Joyería Liévano
Aretes de rubíes engastados en diminutas uñas de oro de 18k. Foto cortesía Joyería Liévano.

“Antes se tenía el pensamiento de que dentro del buen gusto no había cabida para los colores y por eso solo se usaban diamantes. Pero estos tonos también denotan lujo y siguen siendo joyas divinas, que en algunos casos pueden costar más que un diamante”, concluye Camilo Liévano. 

Conozca más en www.joyerialievano.com 

*Alianza Estratégica

Vea también: Entre reggaetón, flores y consciencia: cinco momentos para recordar Colombiamoda 2022

Lea también: Cinco razones para enamorarse de los diamantes

¡Quiero recibir el newsletter!

TODA LA EXPERIENCIA DINERS EN SU EMAIL

Ver términos y condiciones.
Mayo
27 / 2022

Send this to a friend